Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El fundador de WikiLeaks ve campaña de desprestigio con tinte sexual

Un día después de obtener su libertad bajo fianza, el fundador de WikiLeaks dice que 'hasta ahora' la estrategia había dado resultado
vie 17 diciembre 2010 02:07 PM

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, dijo este viernes que los cargos de abuso sexual en su contra no son más que un esfuerzo por desacreditarlos, a él y a su organización.

"Ésta ha sido una campaña de desprestigio muy exitosa hasta ahora, pero creo que sus días están contados y la gente está empezando a preguntarse ‘lo que dicen es cierto y, si es cierto,  ¿dónde está la evidencia?", dijo Assange a la cadena NBC. "¿Por qué no han mostrado las evidencias, incluso ni a mí ni a mis abogados’”.

Assange, quien dejó una prisión británica tras obtener su libertad bajo fianza mientras espera el curso del proceso de extradición a Suecia bajo cargos por delitos sexuales, dijo que los ataques ataques tecnológicos y jurídicos en su página web están desviando recursos de su misión central. Sin embargo, aclaró, esto no impactado al grupo para impedir la publicación de nuevos documentos diplomáticos secretos.

"A alguna gente le gusta decir que WikiLeaks sólo somos yo y mi mochila, pero no es cierto, somos una organización grande", dijo a los periodistas. "Es resistente, está diseñada para resistir los ataques para decapitarla y, en realidad, nuestro ritmo de publicación aumentó durante el tiempo que estuve en prisión, en confinamiento solitario".

Assange obtuvo su libertad este jueves, después de que un tribunal británico rechazó un recurso de apelación de las autoridades suecas para mantenerlo encarcelado en espera de la audiencia de extradición.

El australiano de  39 años es buscado para un interrogatorio sobre las acusaciones de violación, abuso sexual y el uso ilegal de la fuerza derivada de incidentes separados con dos mujeres, ocurridos en agosto pasado en Estocolmo. No ha sido acusado de manera formal, pero podría enfrentarse a dos años de prisión si es declarado culpable.

Publicidad

Como parte de la resolución para su libertad bajo fianza, debe permanecer en la mansión de un seguidor de las afueras de Londres, reportarse todos los días con la policía, usar una etiqueta electrónica para monitorear su ubicación, y que cubrir el depósito de 200,000 libras (unos 310,000 dólares) en efectivo, además de otros dos pagos de 20,000 libras cado uno.

La próxima audiencia del caso está programada para el 11 de enero.

Tanto Assange como WikiLeaks han estado bajo una creciente presión desde que la organización comenzó a publicar cables secretos de diplomacia de Estados Unidos, el 28 de noviembre pasado.

Los proveedores de servicios de internet y los procesadores de pagos restringieron su relación con WikiLeaks. El sitio web ha sido objeto de ataques y las autoridades de Estados Unidos analizan la posibilidad de acusar a Assange de espionaje.

El procurador general de Estados Unidos, Eric Holder, reveló sin dar detalles que autorizó una investigación criminal sobre WikiLeaks.

Assange dijo que está preocupado por soldado del Ejército, Bradley Manning, quien enfrenta acusaciones por acceder a los documentos militares y diplomáticos para los que no tenía autorización. Manning está en un régimen de aislamiento, tal como le ocurrió a Assange durante su detención.

"Wikileaks está diseñado para no saber quiénes son sus fuentes. Sin embargo, podemos ver que es la única persona que ha sido acusado y eso significa que está en una posición difícil", dijo Assange.

La organización ha ofrecido 50,000 dólares para la defensa de Manning, dijo Assange este viernes.

También condenó la investigación sueca, de la que se quejó porque "toda la maldita cosa se mantiene en secreto".

"Todas las audiencias en Suecia eran secretas. A mi abogado sueco intentaron imponerle una orden de silencio”, dijo. “Y las condiciones solicitadas en mi extradición a España y la llegada a Suecia se celebrarían bajo medidas de incomunicación”.

Insistió en que hay algo realmente malo en que quieran manejar las investigaciones en secreto. Recordó que él cooperó con las autoridades suecas y que obtuvo su permiso para salir del país, además de que se entregó a la policía cuando fue emitida una orden europea de detención.

Dijo que lucha contra la extradición por una cuestión de principios, pero no porque sea culpable.
 

Atika Shubert, Peter Wilkinson, Jonathan Wald, Per Nyberg y Lianne Turner, de CNN, contribuyeron a este reporte.

Publicidad
Publicidad