Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Los ciudadanos decidirán el futuro de las actividades taurinas en Ecuador

El presidente Rafael Correa aseguró que "maltratar a un animal es violencia" y la violencia en sí misma provoca inseguridad ciudadana
sáb 18 diciembre 2010 05:25 PM
toros
tauromaquia toros

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, confirmó el sábado que enviará a consulta popular la posibilidad de prohibir los festejos taurinos, por considerar que "maltratar a un animal es violencia".

Los colectivos taurinos preparan una "protesta frontal" contra la iniciativa del mandatario, porque “sólo acoge argumentos de grupos que se oponen a ese tipo de espectáculo”.

En su habitual informe sabatino, Correa justificó su decisión al afirmar que "la base de la inseguridad es la violencia" y que ésta se expresa de distintas maneras. "Maltratar a un animal es violencia. La violencia en que se dispara también es violencia, pero también hay violencia estructural, las diferencias entre ricos y pobres".

Explicó que la consulta popular no sólo se enfocará a las corridas de toros, sino que incluirá un conjunto de preguntas acerca de reformas constitucionales para combatir la inseguridad ciudadana, que es uno de los problemas que más angustia a los ecuatorianos, según varias encuestas.

Agregó que varios colectivos de jóvenes antitaurinos han conversado con él sobre el tema y ratificó que pondrá la pregunta respectiva en el plebiscito.

Lo que se busca, dijo el mandatario, es crear "un Ecuador sin violencia de ninguna especie", aunque admitió que esa propuesta tendrá mucha resistencia de sectores de la oligarquía, sobre todo en Quito, donde cada año se celebra la Feria Jesús del Gran Poder.

Publicidad

La consulta será aprovechada por el mandatario para preguntar al pueblo sobre la posibilidad de prohibir los casinos y también sobre una ley de comunicación, para regular a la prensa.

"Consultaremos al pueblo ecuatoriano cuantas veces sean necesarias sobre las cosas que sean necesarias", subrayó el jefe de Estado, tras reiterar que "para tener una verdadera paz, hay que acabar con toda forma de violencia".

De su lado, Carlos Solines, presidente de las peñas taurinas de Quito, dijo que la postura de los antitaurinos es "inentendible e injustificable", porque no respeta a un importante sector social y evita las referencias sobre otras actividades que generan violencia, y en las que se maltratan animales.

Consumir licor, tabaco, drogas, visitar animales "condenados a perpetuidad en zoológicos", las peleas de gallos, el boxeo y otras actividades humanas deberían ser analizadas por los antitaurinos, antes de "faltar al respeto a quienes prefieren disfrutar de un arte", añadió.

Tras insistir en que se siente "indignado" por la posición del gobernante, Solines señaló que los taurinos emprenderán una "protesta frontal" y que confía en que el pueblo ecuatoriano no acogerá la propuesta de los antitaurinos.

Publicidad
Publicidad