Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Líderes africanos se reúnen de emergencia por crisis en Costa de Marfil

Los líderes de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental discuten cómo frenar la violencia derivada de las elecciones
vie 24 diciembre 2010 12:14 PM
costa-emergencia
costa-emergencia costa-emergencia

Líderes de África occidental se reúnen este viernes en Nigeria, en un encuentro de emergencia que busca hallar medidas para frenar la crisis en Costa de Marfil , donde el presidente Laurent Gbagbo se niega a ceder el poder.

La Comunidad Económica de Estados de África Occidental, integrada por 15 miembros, llamó a Gbagbo a reconocer los resultados de la pasada elección presidencial y entregar el gobierno a su contrincante, Alassane Ouattara.

Sin embargo, Gbagbo desafía las críticas de la comunidad internacional y muchos en la región temen que la inestabilidad política se convierta en una nueva guerra civil en el país.

La reunión de emergencia en la capital nigeriana, Abuja, es otro intento por encontrar una solución. Algunos especialistas en África consideran que la organización discute todas las opciones sobre la mesa, incluyendo la intervención militar.

El vocero del Departamento de Estado, P.J. Crowley, dijo esta semana que Estados Unidos y otros países debaten la posibilidad de enviar más cascos azules de la ONU a Costa de Marfil. Aún no está claro cuál sería la contribución estadounidense.

La Unión Africana suspendió a Costa de Marfil de la organización “hasta que el presidente democráticamente electo asuma el poder”. El Banco Mundial dejó de entregar préstamos y fondos y cerró su oficina en el país.

Publicidad

Líderes mundiales emitieron un mensaje para Gbagbo: reconozca la voluntad del pueblo y retírese. También han condenado las violaciones a los derechos humanos cometidas por los partidarios de Gbagbo.

Kyung-wha Kang, vicecomisionado de derechos humanos de la ONU, dijo que entre el 16 y el 21 de diciembre, funcionarios de las Naciones Unidas recibieron reportes de que ocurrieron 173 asesinatos , 90 casos de tortura y tratamientos indignos, 471 arrestos y 24 casos de desapariciones forzadas. Advirtió que los números reales pueden ser mucho más altos.

Mientras tanto, el ministro de juventud de Gbagbo, Charles Ble Goude, afirmó que la situación es “muy, muy difícil de vivir”, pero el gobierno está “lidiando con ella”.

Aseguró que “el reporte de la ONU no es correcto”, especialmente al responsabilizar a los partidarios de Gbagbo de la reciente violencia. En cambio, acusó a la gente de Ouattara de usar armas para atacar a los soldados y de quemar edificios.

La violencia es consecuencia de la elección presidencial del 28 de noviembre, cuando la Comisión Electoral Independiente declaró ganador a Ouattara, pero el Consejo Constitucional invalidó los resultados y proclamó vencedor a Gbagbo.

Publicidad
Publicidad