Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Autoridades temen daño de barras radiactivas en el reactor 4 de Fukushima

Algunas de las barras de combustible nuclear del reactor 4 de la central de Fukushima han sufrido severos daños
jue 14 abril 2011 07:55 AM
Exterior planta nuclear Fukushima
Reu_Fukushima_planta_nuclear_exterior Exterior planta nuclear Fukushima

Las autoridades japonesas dijeron que la alta radiación registrada en una de las piscinas de almacenamiento de combustible usado de la central de Fukushima Daiichi puede ser causada por los desechos radiactivos de fuera y no del daño de las barras de combustible en su interior.

Una muestra de agua tomada de la piscina, que alberga las barras del reactor 4, mostraron una cantidad más alta de lo normal de yodo radiactivo 131, dijo Hidehiko Nishiyama, portavoz en jefe de la Agencia de Seguridad Nuclear e Industrial. Esto indica que las barras de combustible pueden haber sufrido algunos daños desde el desastre, pero la causa aún estaba bajo investigación, agregó.

El primer reporte de los altos niveles de radiación indicaba este miércoles que "no eran tan altos", según Nishiyama, lo que sugiere que la fuente puede haber sido los desechos radiactivos que soplan hacia las piscinas del edificio dañado. "Si la barra de combustible ha tenido algunos problemas, el valor sería mucho más alto".

La comisión de seguridad informó que la radiactividad del yodo 131, el subproducto del reactor medido con mayor frecuencia, alcanzó los 84 milisievert por hora este miércoles, un nivel que representa la dosis máxima anual para los trabajadores de plantas nucleares, si están expuestos por tres horas.

Los ingenieros han luchado para estabilizar la planta de Fukushima Daiichi, paralizada desde el 11 de marzo, cuando el tsunami que siguió al terremoto de magnitud 9 grados golpeó los sistemas de refrigeración . Los núcleos de tres de los seis reactores fueron dañados por el sobrecalentamiento y la consiguiente explosión de hidrógeno en los primeros días del desastre, ahora se clasifica como un accidente nuclear de alta escala.

Los trabajadores de la planta han vertido cientos de toneladas de agua al día en los tres reactores dañados, y al menos uno de los reactores, en de la unidad 2, podría tener una fuga de agua altamente radiactiva. La contaminación radiactiva se ha dispersado a través de una amplia franja de tierra alrededor de la planta y en el lado del océano Pacífico , aunque los datos publicados por los ministerios del gobierno han demostrado una disminución en los niveles de radiación en las últimas semanas.

Publicidad

Los ingenieros han tomado medidas esta semana para contener el desastre, el bombeo de agua radiactiva de las trincheras y de los túneles de servicio en un depósito de almacenamiento de condensadores de vapor del reactor 2. Han colocado las tuberías necesarias para la transferencia de casi 10,000 toneladas en una instalación diseñada para el tratamiento de los residuos radiactivos de bajo nivel, señaló el titular de la central Tokyo Electric Power Company (Tepco) este jueves.

La compañía vertió más de 9,000 toneladas de agua menos radiactivos en el Pacífico la semana pasada para hacer espacio para el líquido más peligroso que posiblemente se fugan del reactor 2, una medida considerada de emergencia por las autoridades japonesas, y que enfureció a los pescadores del país.

El gobierno amplió este lunes a 30 kilómetros la zona de evacuación para varias ciudades , temiendo que existe la posibilidad una exposición prolongada a los niveles de radiación y que podría representar un peligro a largo plazo para la salud humana. Los datos del gobierno japonés de esta semana detallan el hallazgo de niveles bajos de estroncio radiactivo, otro subproducto del reactor, en dos de las ciudades en los días posteriores al desastre.

El estroncio 90 es considerado un peligro para la salud no sólo por sus 29 años de vida media radiactiva sino porque una parte de ella se absorbe por los huesos si se ingiere, de acuerdo con la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos. No existe una norma aceptable para estroncio en los reglamentos japoneses, pero el ministerio de Ciencia señaló que las cifras reportadas no fueron lo suficientemente altas como para suponer un peligro inmediato para la salud humana.

El gobierno japonés ha tratado de limitar los daños causados ​​a los agricultores de las prefecturas de Fukushima y otras donde la contaminación de la planta se ha encontrado, con el levantamiento de la prohibición a productos agrícolas de las zonas circundantes si pasan tres pruebas en tres semanas consecutivas.

El secretario del gabinete Yukio Edano, la persona clave durante la crisis, anunció este jueves que kakina, una verdura de hoja, de la prefectura de Tochigi ahora es segura para el envío. La medida sigue a la prohibición de las setas shiitake de 16 ciudades y pueblos vecinos.

Asuka Murao, Gen Shimada y Susan Olson contribuyeron con este reportaje.

Publicidad
Publicidad