Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Católicos abarrotan el Vaticano para honrar al papa Juan Pablo II

El papa Benedicto XVI declaró a Juan Pablo II "beato". Para convertirse en santo, el Papa Viajero necesitaría otro milagro
dom 01 mayo 2011 05:47 AM
Miles de fieles abarrotan la plaza San Pedro para la ceremonia de beatificacion de Juan Pablo II
AFP_beato_juan_pablo_ii_peregrinos Miles de fieles abarrotan la plaza San Pedro para la ceremonia de beatificacion de Juan Pablo II

Fieles alrededor del mundo asistieron en Roma a la ceremonia de la Iglesia católica, que declaró al papa Juan Pablo II "beato", un paso hacia la santidad.

Aclamaciones se escucharon cuando el papa Benedicto XVI personalmente beatificó a su antecesor: algo que no ocurría desde hace 10 siglos. Nunca un Papa beatificó a su predecesor.

Un enorme retrato de Juan Pablo II fue descubierto, mostrándolo como el hombre sano, vigoroso y relativamente joven que fue al inicio de su papado.

El papa Benedicto XVI aclamó la fuerza de voluntad de hierro de Juan Pablo II ante su decadencia física en los últimos años de su vida, diciendo: “El Señor gradualmente lo despojó de todo, sin embargo él permaneció como una ‘roca’, cómo Cristo lo deseó".

Un frasco con la sangre de Juan Pablo II fue colocada ante el millón de personas que se hicieron presentes en la plaza San Pedro: La concentración fue la más grande en el Vaticano desde el funeral del propio papa en 2005.

La sangre, tomada por doctores para una posible transfusión pero nunca fue usada, fue mostrada en un relicario de plata especialmente hecho para la ocasión.

Publicidad

A continuación, una petición —primero en inglés y luego en polaco, la lengua materna de Juan Pablo II— pedía a la gente a bajar sus banderas y a rezar silenciosamente.

Alrededor de 50,000 personas se concentraron en Cracovia, Polonia bajo la lluvia en el Santuario de la Divina Misericordia en Lagiewniki. 

Juan Pablo II se convirtió en el tercer papa en tener el período más largo en la historia , asimismo logró visitar más países que cualquier otro papa.

El Vaticano sugiere que Juan Pablo II fue el papa más visto en la historia, realizó 104 viajes al extranjero y aproximadamente 17 millones de peregrinos lo vieron en el Vaticano.

Luego de su muerte, hubo demandas para su inmediata canonización de fieles católicos que cantaban “Santo súbito” o “Santo ahora”.

Sin embargo, el difunto papa fue criticado por creyentes y particularmente por aquellos quienes lo acusan de no haber hecho lo necesario para detener el abuso infantil por algunos cleros de la iglesia Católica.

La Red de Sobrevivientes de aquellos Abusados por Sacerdotes (Survivor Network of those Abused by Priests –SNAP- por sus siglas en inglés) juraron protestar en 70 iglesias en 7 países el domingo.

El antiguo vocero de Juan Pablo II, Joaquin Navarro-Valls dijo a CNN que él no tiene dudas que estuvo bajo la presencia de un santo.

Navarro-Valls no solo citó la devoción del papa a la oración, pero su preocupación por otros, acotando la oportunidad cuando el papa lo llamó y le preguntó sobre la salud de su madre antes que nada.

También recordó la sencillez del Papa Juan Pablo II, diciendo que él a veces tuvo que recordarse que estaba bajo la presencia del papa. 

Juan Pablo II obtuvo la beatificación de una manera rápida, tan solo 6 años después de su muerte. 

Navarro-Valls rechaza la idea que el proceso haya sido acelerado, la historia será quien juzgue a Juan Pablo II, diciendo que la canonización podría tomar siglos. 

Para la beatificación, una persona debe dar crédito de un milagro a la Iglesia Católica. El Papa Benedicto XVI declaró en 2010 que tras su muerte, Juan Pablo II había curado milagrosamente a una monja francesa que padecía el mal de Parkinson . El Papa también sufrió de esta enfermedad.

La monja, hermana Marie Simon-Pierre,  fue una de las dos monjas que llevaron el relicario de plata con la sangre de su antecesor al Papa Benedicto XVI, luego que Juan Pablo II fuese beatificado.

La sangre de Juan Pablo II que se exhibió como reliquia en la plaza de San Pedro todavía está en líquida puesto que los doctores le añadieron anticoagulantes cuando fue extraída.

La tradición católica de venerar los restos físicos de santos –conocidos como reliquias- data de los primeros años de la iglesia.

Para convertirse en santo, Juan Pablo II necesita otro milagro.

*John Allen, Jr., Hada Messia, Diana Magnay y Richard Allen Greene de CNN contribuyeron con este reporte.

Publicidad
Publicidad