Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El derrocado presidente de Túnez es sentenciado a otros 15 años de prisión

Zine el Abidine Ben Ali recibió otra pena después de le fueron encontradas drogas ilegales y armas en el palacio presidencial
lun 04 julio 2011 12:33 PM
ben ali
ben ali ben ali

El derrocado presidente tunecino, Zine el Abidine Ben Ali, fue sentenciado este lunes a 15 años y medio de prisión por cargos relacionados con el supuesto descubrimiento de armas, piezas arqueológicass y drogas ilegales en el palacio presidencial de su país.

El ex mandatario y su esposa, Leila Trabelsi, viven en el exilio en Arabia Saudita desde la revuelta de enero pasado, con la que se puso fin a sus 23 años de gobierno y posteriormente desató una ola de protestas  en el norte de África y Oriente Medio.

Tanto Ben Ali como Trabelsi fueron condenados el mes pasado a 35 años de prisión por cargos de corrupción. Además de la pena de prisión, el tribunal le impuso una multa de 91 millones de dinares ($ 65 millones).

Ben Ali e integrantes de su círculo cercano también se enfrentan a una serie de cargos relacionados con los delitos de asesinato y tortura . Esos cargos han sido remitidos a un tribunal militar de Túnez, según informó la agencia estatal de noticias TAP.

El juicio del lunes, inicialmente previsto para comenzar el jueves, se celebró ante una sala llena y con la ausencia del principal enjuiciado.

Hosni Beji, uno de los abogados que representan a Ben Ali, le había pedido al juez Touhami Hafi, aplazar el juicio, para darle tiempo de convencer al ex gobernante de regresar a Túnez.

Publicidad

Beji dijo que tiene previsto reunirse Ben Ali en Arabia Saudita el próximo viernes.

La solicitud fue rechazada y desencadenó una serie de arranques de ira de algunas de las personas presentes en el juicio.

Ben Ali había gobernado Túnez desde 1987. Las protestas en su contra iniciaron en diciembre después de la autoinmolación de un vendedor de frutas que denunció que su compra siempre era incautada por la policía.

El suicidio del vendedor desató una serie de protestas entre los tunecinos que se dijeron hartos de la corrupción, el alto desempleo y la escalada de precios de los alimentos.

La revuelta que siguió dejó al menos 300 muertos y 700 heridos, según dijo recientemente un experto de las Naciones Unidas de derechos humanos.

El partido político del ex presidente ha sido disuelto por una orden judicial, y las nuevas elecciones parlamentarias se han programado para este mes.

Ben Ali dijo en junio que ha sido tratado injustamente y desacreditado por la oposición política. En una declaración escrita emitida por uno de sus abogados, Ben Ali, dijo que estaba "cansado de ser un chivo expiatorio" y ser una víctima de la "injusticia"

Contrariamente a las afirmaciones de sus oponentes, Ben Ali asegura que trabajó para lo que consideró era el bien del pueblo tunecino, con miras a mejorar las condiciones de vida y progresar en el camino hacia la modernidad.

Publicidad
Publicidad