Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Una doctora llena el vacío del sistema de salud para las mujeres sin hogar

Roseanna Means y su equipo han instalado clínicas dentro de refugios de Boston para ofrecer servicios médicos gratuitos a miles de personas
lun 01 agosto 2011 08:33 AM
Héroes de CNN - Roseanna Means
Héroes de CNN - Roseanna Means Héroes de CNN - Roseanna Means

Durante más de un año, Ellen O'Donnell vivió en las calles, donde fue víctima de robo, violencia y crueldad. Su situación le dejó problemas de salud desatendidos que amenazaron su supervivencia.

“Era muy difícil acceder a servicios médicos. Estaba totalmente marginada y simplemente no me podía vincular”, dijo O'Donnell. “Me roban cosas. Y… Dos mujeres trataron de prenderme fuego. Ésta era la película de mi vida y simplemente ya no estaba dispuesta a participar”.

Posteriormente, O'Donnell se topó con alguien con quien podría identificarse: La doctora Roseanna Means. Desde 1999, Means y su equipo han instalado clínicas dentro de refugios de Boston para ofrecer servicios médicos gratuitos a miles de mujeres y niños que no tienen hogar.

“Las mujeres vienen a los refugios para calentarse, comer y sentirse seguras. Y nosotros ya estamos ahí”, dijo Means, de 58 años. No hay registro ni cobro por su atención.

“Las mujeres aprenden a confiar en nosotros como embajadores del sistema de salud. Y con el tiempo, les enseñamos cómo usarlo como fue concebido”, agregó.

Means renunció a una carrera médica lucrativa para trabajar en una población desprotegida de Boston. Cuando era residente médica buscando una especialidad de cardiología en 1982, pasó tres meses brindando atención en un campamento de refugiados de Camboya y encontró una nueva vocación.

Publicidad

“Habían perdido todo. Y yo pude hacer una diferencia tan sólo por moverme a 10,000 millas de mi zona de confort… Dando una mano, algunos medicamentos y convenciéndolos de tratarse sus heridas. Eso tuvo una gran impresión en mí”.

Ella se convirtió en médica general y descubrió que de manera similar, podía hacer una diferencia con la población desprotegida de Boston.

“Lo que les podía dar, más que nada, era estar ahí, escucharlos y ofrecerles mis servicios”.

Means abrió su organización sin fines de lucro Women of Means después de trabajar siete años en los programas de salud del ayuntamiento para gente desprotegida. Descubrió que a pesar de la calidad de los recursos médicos para esta población, pocas mujeres usaban el servicio.

Las mujeres víctimas de violencia doméstica son usualmente renuentes a presentar su identificación ya que puede revelar su paradero, y son las mujeres vulnerables quienes tratan de evitar las salas de espera donde pueden encontrar a miembros hostiles de la comunidad desprotegida, destacó Means.

“Para las mujeres pobres, sin hogar o maltratadas, lidiar con un sistema de salud puede ser abrumador. Hay muchos problemas emocionales y psiquiátricos… Simplemente no me gustaba la idea de que cayeran en las grietas del sistema”.

Women of Means trabaja en 10 refugios para mujeres y brinda ayuda a más de 2,000 mujeres sin hogar según el último censo de la ciudad. El grupo está formado por personal de medio tiempo, con nueve enfermeras y 17 doctores que atienden todas las áreas de salud. El equipo trabaja en clósets de limpieza y escaleras, atendiendo problemas de salud que van desde resfriados hasta cánceres y heridas de bala.

Normalmente, el primer reto al que se enfrenta el grupo es la desconfianza de las mujeres.

“Ellas no confían en nadie. Es una característica de los que no tienen hogar, el tener que estar alerta y cuidando tu espalda. Por lo cual se les dificulta llevar una vida normal”, destacó.

Por esta razón, el grupo considera vitales los primeros encuentros en la construcción de una relación. Como no cobran por sus servicios, el personal puede tomarse el tiempo que sea necesario para ganarse la confianza de sus clientes, ayudándolos finalmente a abrirse y a cuidar su propia salud.

“No se trata sólo de hacer chequeos o recetar antibióticos para una infección, sino de dar a estas mujeres aceptación y el amor que se merecen. Es un proceso. Toma mucho tiempo. Pero no nos ponemos límites de tiempo porque sabemos que en algunos casos, literalmente les salva la vida”.

El grupo funciona en su totalidad a través de subsidios y donativos tanto privados como corporativos. Los equipos de médicos y enfermeras trabajan en un mismo refugio por lo menos un año, aunque en la mayoría van más allá de su compromiso inicial. Los doctores donan 500,000 dólares en servicios al año y todos cubren sus propios seguros y prestaciones.

Women of Means tiene una lista de espera de médicos voluntarios que lleva años porque los doctores actuales del grupo “nunca se van”, señaló Means.

“Tenemos gente que ha estado aquí nueve años… Porque los doctores sólo quieren ser doctores. No hay reglas de atención. No hay normatividad. No hay pagos adicionales. Nos encanta atender a estas mujeres. Y francamente, se debe a que es todo lo que hacemos. Es simplemente atención a la salud”.

O'Donnell se ha beneficiado del estilo del grupo. Cuando conoció a Means hace tres años, tenía una catarata que se le había complicado y los doctores no estaban seguros si todavía podía ver. Con la ayuda de Means, O'Donnell se operó para mejorarse.

“La doctora Roseanna habló con mi asesor social y literalmente tomaron mi mano y me llevaron al hospital. Di el paso sólo porque la doctora Roseanna estaba ahí”.

Actualmente, la nueva vista de O'Donnell acabó con su depresión y la ayudó a dejar algunos medicamentos. Recientemente, consiguió una cama en un refugio residencial y dijo que aspira a iniciar un servicio paralegal desde su próximo departamento. O'Donnell atribuye su nueva vitalidad a Means.

“Debido a que sabía que realmente le importaba, comenzó mi deseo por cuidarme a mí misma”, dijo O'Donnell.

Para Means, de eso se trata su programa.             

“Amo a estas mujeres pase lo que pase. Eso eventualmente les llega -que si le importo a alguien más, tal vez yo también me importo-. Le damos a las mujeres pobres, sin hogar y maltratadas, los medios para seguir adelante con sus vidas. Esto es lo que alimenta mi alma y lo seguiré haciendo hasta que ya no se me necesite”.

¿Quieres participar? Visita la página web de Women of Means en  www.womenofmeans.org  y ve cómo puedes ayudar.

Publicidad
Publicidad