Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El número dos de la ATF intentó detener el operativo 'Rápido y Furioso'

El director adjunto de la agencia de control de armas de EU, ATF, planteó una "estrategia de salida" porque veía fallas en el programa
jue 11 agosto 2011 02:29 PM
Decomiso de armas
Decomiso de armas Decomiso de armas

El número dos de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos de Estados Unidos (ATF, por sus siglas en inglés) intentó detener el operativo Rápido y Furioso, tras considerar que no estaba dando los resultados esperados, de acuerdo con un reporte del diario Los Angeles Times.

Tras cinco meses de estar en funcionamiento, el director adjunto de la ATF, William Hoover, concluyó que el programa no había derivado en acusaciones o detenciones contra traficantes de armas, por lo que en marzo de 2010 convocó a una reunión de emergencia para manifestar su preocupación por el rumbo de la operación.

En ese encuentro, Hoover planteó una “estrategia de salida” al operativo, según el diario estadounidense. El plan podría tomar 30, 60 o 90 días, explicó el funcionario, pero no fue tomado en cuenta.

A principios de marzo de este año surgieron las primeras acusaciones contra Rápido y Furioso, cuando agentes y exagentes de la ATF afirmaron que recibieron órdenes de permitir el tráfico de armas de Estados Unidos a México como parte de la operación, y que esa medida fue aprobada por altos oficiales en Washington . Fue entonces que el escándalo en torno al programa comenzó a crecer.

“Probablemente debí haber sido más duro con eso, no hay duda”, dijo Hoover, según Los Angeles Times. “Probablemente debí haber tomado un avión y volar a Phoenix (Arizona) para tener una discusión con la división (de la ATF) y la gente del fiscal general”.

Desde marzo, Rápido y Furioso es investigado por el Congreso de Estados Unidos, que ha acusado a la ATF y al Departamento de Justicia de no cooperar en la indagatoria. Los legisladores, incluso, han amenazado al titular de la ATF, Kenneth Melson, con considerarlo en desacato .

Publicidad

Los cálculos del Congreso indican que, durante la realización del operativo, unas 2,000 armas cruzaron ilegalmente la frontera entre México y Estados Unidos. La mayoría de ellas no ha sido localizada, al menos 1,400 .

Mientras el Gobierno de México exige que el caso sea esclarecido e insiste en que Estados Unidos frene el tráfico de armas desde su territorio —porque de él se abastecen los delincuentes mexicanos—, el presidente Barack Obama ha advertido que habrá castigos contra los funcionarios involucrados en Rápido y Furioso .

En julio pasado, Jesús Enrique Rejón Aguilar, uno de los presuntos fundadores de Los Zetas, declaró a las autoridades mexicanas que la organización delictiva adquiere la mayoría de sus armas en Estados Unidos . Los Zetas son considerados una de las agrupaciones más violentas del continente.

Publicidad
Publicidad