Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Obama: "El conflicto de Israel y los palestinos no depende sólo de la ONU"

El presidente de Estados Unidos dijo que la solución al conflicto no se dará con una resolución de la ONU si no llegando a acuerdos
mié 21 septiembre 2011 11:29 AM
barack obama ante la oNU
barack obama ante la oNU barack obama ante la oNU

Las diferencias entre Israel y los territorios palestinos no se resolverán sólo con una resolución de las Naciones Unidas, si no negociando, dijo este martes el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ante la Asamblea General de ese organismo.

Obama dijo que la paz entre esos dos pueblos depende del compromiso logrado después de un diálogo franco entre ambos.

“Israelíes y palestinos deben vivir lado a lado, israelíes y palestinos, no nosotros, son los que tienen que llegar a un acuerdo sobre los temas que los dividen”, dijo Obama.

“La paz depende del compromiso entre las personas que deben vivir juntas, incluso después de que nuestros discursos hayan terminado y de que nuestros votos hayan sido contados”.

Barack Obama aseguró que desde el año pasado que dio un discurso ante la Asamblea General de la ONU dejó claro que creía en que el pueblo palestino merecía tener su propio Estado, pero recordó que aunque todavía lo cree, está seguro que primero se necesita paz genuina entre los dos pueblos.

“Estoy convencido de que no hay un acceso directo para terminar con el conflicto que ha durado por décadas”, insistió el mandatario estadounidense, quien agregó que el compromiso de su país con Israel es “inquebrantable”.

Publicidad

El presidente palestino, Mahmoud Abbas, anunció poco después que entregarará antes del viernes una carta al Consejo de Seguridad con  la petición del Estado palestino , aunque aseguró que no espera que actúen de inmediato, de acuerdo con funcionarios palestinos. Abbas pretende así forzar una votación al respecto en la Asamblea de la ONU. Mientras, el primer ministro israelí,  Benjamin Netanyahu, pide una negociación  directa entre las partes y evitar posiciones unilaterales.

El presidente francés, Nicolás Sarkozy, propuso una mesa de diálogo entre el pueblo palestino e Israel para llegar a un acuerdo en un año.

La última ronda de negociaciones directas entre los dos pueblos fracasó hace casi un año por una disputa sobre la expansión de los asentamientos judíos en territorio donde los palestinos quieren fundar un Estado independiente.

El porqué de la petición 

Los líderes palestinos aseguran que el mejor camino para incrementar las posibilidades de paz en Medio Oriente es a través del reconocimiento internacional de un Estado palestino. 

En el Consejo de Seguridad, con 15 miembros, uno de los cuerpos que puede otorgar plena membresía a los estados en la ONU, los palestinos gozan del apoyo de la mayoría de los países que lo conforman.

Estados Unidos, con derecho a veto, se ha comprometido a que votará en contra de la iniciativa de condición de estado, poniéndole fin a las posibilidades palestinas de hacerse de plena membresía como estado.

En la Asamblea General, donde un voto no sería vinculante, los palestinos gozan del apoyo de más de 120 de los 193 miembros y la aprobación de una resolución en materia de la condición de estado estaría asegurada.

El veto de EU

Tanto EU como Israel consideran la estrategia palestina una jugada unilateral que sólo dificultará la posibilidad de alcanzar un acuerdo pacífico. La decisión de la ONU, señalan ambos países, no reemplaza a las negociaciones directas.

Sin el aval de Israel y EU, el reconocimiento de un estado palestino por parte de las Naciones Unidas, con base en las líneas de armisticio que existían antes de 1967, es en gran parte un movimiento simbólico. El primer ministro israelí, Benjamin  Netanyahu, ha rechazado esas líneas como las bases para un Estado palestino , llamándolas “insostenibles".  

Por tanto las fronteras, espacio aéreo, y movimiento de personas en una nueva “Palestina” continuarían siendo controlados por el Ejército israelí y sería poco probable modificar la presencia de los cerca de 300,000 colonos israelís en la Franja de Gaza.

Publicidad
Publicidad