Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La organización separatista vasca ETA anuncia el fin de su lucha armada

La organización "ha decidido el cese definitivo de su actividad armada", según un comunicado que difundió el diario vasco 'Gara'
jue 20 octubre 2011 12:28 PM
ESP
Comunicado-Gara-ESP ESP

La organización separatista ETA anunció este jueves que "ha decidido el cese definitivo de su actividad armada", según un comunicado que difundió el diario vasco Gara, poniendo así fin a 43 años de violencia y 829 víctimas mortales. 

“La organización armada vasca comunica que ha tomado esta decisión histórica y añade su ‘compromiso claro, firme y definitivo’ de ‘superar la confrontación armada”, publicó Gara en su edición digital.

El anuncio se conoce tres días después de la Conferencia de Paz celebrada en San Sebastián, en la que líderes internacionales instaron a ETA al cese definitivo de la violencia y a los gobiernos a las conversaciones para avanzar en la solución al conflicto. La izquierda abertzale, afín al nacionalismo independentista, apoyó la denominada Declaración de Aiete. 

En su comunicado, ETA hace “un llamamiento a los gobiernos de España y Francia para abrir un proceso de diálogo directo” para solucionar "las consecuencias del conflicto".

Según Gara, tres portavoces de ETA hicieron llegar el documento y un video donde los militantes leen la declaración. Según la organización, la decisión “no ha sido un camino fácil”.

ETA solicitó que la sociedad vasca se involucre en el proceso, del cual “cada paso, cada logro será fruto del esfuerzo y de la lucha" de ellos.

Publicidad

La organización anunció en enero pasado "un alto el fuego permanente y de carácter general, que puede ser verificado por la comunidad internacional como compromiso firme" con "un proceso de solución definitivo y con el final de la confrontación armada". Anterior a aquel anuncio, la organización  había impulsado al menos ocho treguas , algunas de ellas parciales y otras totales.

ETA, siglas de "Euskadi Ta Askatasuna" ("Patria Vasca y Libertad"), fue fundada el 31 de julio de 1959 con el objetivo de buscar la independencia del País Vasco de España. En sus 50 años de actividad ha causado la muerte de cerca de 900 personas. 

Cientos de presos de una organización desgastada

Más de 700 miembros de la banda terrorista está en prisión. Se trata de una de las cifras más altas de su medio siglo de historia, según fuentes jurídicas y penitenciarias. 559 de los reclusos se encuentran en España, cifra en la que se incluyen tanto la treintena de etarras que optaron por desvincularse de la banda como la decena de excarcelados por motivos de salud. Más de la mitad de los reclusos de ETA cumplen condena en régimen cerrado, el más riguroso. 

ETA no ha cometido atentados desde hace más dos años y atraviesa una situación de gran debilidad por las sucesivas detenciones de sus cabecillas y desarticulaciones de sus grupos armados. La presión de las Fuerzas de Seguridad españolas y francesas de los últimos años han descabezado a su cúpula dirigente hasta en seis ocasiones.

El fortalecimiento de la colaboración internacional frente al terrorismo, sumado al incremento de la disidencia de los presos y el distanciamiento de su entorno político, ha llevado a la organización terrorista a un declive progresivo que empezó con la detención en mayo de 2008 de su entonces número uno, Francisco Javier López Peña, Thierry

Uno de los últimos golpes que ha sufrido la banda es la detención en julio en Reino Unido de Eneko Gogeaskoetxea, considerado hasta 2010 uno de los responsables del aparato logístico. Fuentes de la lucha antiterrorista sitúan en la cúspide de la organización a Iratxe Sorzabal y, en lo que se refiere estrictamente al aparato político, a David Pla, detenido en Hendaya (Francia) el año pasado y puesto en libertad poco después. 

Sin una dirección clara, sin apenas capacidad para cometer atentados y sin el apoyo de su entorno político, ETA también ha perdido una de sus mayores fuentes de ingresos, tras dejar en abril de extorsionar a empresarios del País Vasco y Navarra con el denominado "impuesto revolucionario". 

Con información de EFE. 

Publicidad
Publicidad