Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El Congreso de Perú rechaza destituir al exvicepresidente Omar Chehade

Omar Chehade renunció a la vicepresidencia, pero mantiene su cargo de legislador, luego de que el Congreso rechazara un informe en su contra
mié 18 enero 2012 01:09 PM
el presidente y vicepresidente de peru
ollanta-chehade el presidente y vicepresidente de peru

El Congreso de Perú rechazó este martes destituir de su cargo de legislador y exvicepresidente segundo, Omar Chehade Moya, acusado de usar su poder político para intervenir a favor de una empresa en octubre, informó el Congreso.

Chehade renunció al cargo de vicepresidente segundo el mismo martes para permitir la investigación de la fiscalía y el Congreso en su contra por haberse reunido con tres generales y dos civiles para supuestamente pedirles que hubiera una intervención policial a favor del grupo empresarial Wong, el cual disputa el control de una azucarera.

Tras cuatro horas de debate, la Comisión Permanente del Parlamento rechazó el el informe que pedía tanto la destitución de Chehade como que se le prohibiera ejercer cargos públicos durante cinco años. El informe fue emitido en diciembre pasado por la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales del Congreso.

Chehade ha negado en reiteradas ocasiones las acusaciones de falsedad genérica, tráfico de influencias y cohecho genérico, y dice que se ha violado su presunción de inocencia.

También ha aclarado que al momento en que ocurrió la reunión que desató el escándalo él no estaba ejerciendo el cargo de vicepresidente.

"Este escándalo me ha afectado a mí y a mi familia, hay un cargamontón (acoso de varias personas contra otra) injusto y desmedido por un error político del que he pedido perdón, pero que no constituye un ilícito penal", dijo Chehade al renunciar.

Publicidad

La legisladora que promovió el informe en contra de Chehade en el Congreso, Marisol Pérez Tello, insistió en que hay elementos para presumir que el exvicepresidente sí cometió delitos, aunque también admitió que no hay certeza absoluta.

“No se ha acreditado soborno, ni tráfico de influencias, ni cohecho activo ni falsedad genérica, pero sí patrocinio ilegal porque basándose en su papel de vicepresidente de la República, de funcionario, logró reunir a tres generales y dos personas civiles”, según una nota del servicio de noticias del Congreso peruano.

Las acusaciones contra Chehade representan el primer escándalo para el gobierno de Ollanta Humala , quien asumió el cargo en julio del 2011.

Publicidad
Publicidad