Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Rusia y China rechazan ante la ONU pedir la renuncia del presidente sirio

Ambos países rechazaron ante el Consejo de Seguridad de la ONU la resolución que pide que Al-Assad ceda el poder en Siria
mar 31 enero 2012 06:32 PM
Vitaly Churkin embajador rusia ONU
Vitaly Churkin embajador rusia ONU Vitaly Churkin embajador rusia ONU

Rusia y China se pronunciaron este martes en contra de la resolución ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que busca que el presidente de Siria, Bashar al-Assad, renuncie y ceda el poder.

Lo más efectivo, dijeron, sería entablar un diálogo en el país.

“El consejo no puede imponer los parámetros para un acuerdo político interno”, dijo Vitaly Churkin, el embajador ruso ante las Naciones Unidas. “Estamos convencidos de que en tiempos de una intensa crisis política interna, el papel de la comunidad internacional no debe ser para exacerbar el conflicto ni tener injerencia usando sanciones económicas o la fuerza militar”.

En el Consejo de Seguridad se discute una resolución propuesta por Marruecos que pide que Al-Assad ceda el poder , pero todo parece indicar que Marruecos y China la vetarán.

La resolución también apoya la total implementación del plan de la Liga Árabe que propone que en Siria se forme un gobierno de unidad en un periodo de dos meses, pero se abstiene de interponer sanciones económicas o hacer uso de intervención militar.

Rusia externó su preocupación de una guerra civil en Siria y dijo que no quiere fuera a Al-Assad. Incluso propuso su propia resolución que responsabiliza tanto al presidente sirio como a la oposición de la violencia en el país.

Publicidad

Vitaly Churkin insistió en que la comunidad internacional debe apoyar el diálogo con Siria antes de imponer sanciones en contra del régimen.

Rusia es uno de los cinco miembros permanentes del Consejo con derecho a veto, por lo que puede frenar la resolución para que Bashar al-Assad renuncie al poder.

En la sesión de este martes, los líderes árabes dijeron que Siria ha fallado en la implementación de reformas y continúa operando como una “máquina asesina” contra las protestas que empezaron pacíficamente.

El primer ministro de Qatar dijo a los miembros del Consejo que “la esperanza del pueblo sirio está en sus manos”.

Sheikh Hamad bin Jassim al-Thani citó cómo han sido las negociaciones entre la Liga Árabe y el gobierno sirio. “La crisis empezó con manifestaciones absolutamente pacíficas”.

El funcionario insistió en que se reiteraron los llamados para terminar con la violencia , “la maquina asesina del gobierno no ha cesado”.

“El gobierno sirio ha fallado en cualquier esfuerzo en cooperar con nosotros”, dijo. El objetivo de la Liga, dijo el sheikh, es interponer sanciones económicas y otras presiones, en lugar de un cambio en el régimen.

El secretario general de la Liga Árabe, Nabil el-Araby, llamó a elecciones libres en un sistema multipartidista. Pero el enviado de Siria a las Naciones Unidas dijo que su nación es víctima de una campaña sistemática de distorsión de hechos.

La Liga Árabe, dijo, está interfiriendo en temas sirios y está ignorando los reportes de los observadores que están al interior del país.

“Siria está enfrentando cambios y retos decisivos en su historia”, dijo el embajador, Bashar Ja’afari. “Nosotros queremos dar este paso a través de la voluntad de nuestra gente y no por la voluntad de alguien más”.

La secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, dijo que “hay evidencia clara de que las fuerzas de Al-Assad están iniciando los ataques en los que resultan muertos civiles, pero conforme más ciudadanos toman las armas para resistir la brutalidad del régimen, la violencia se incrementa como una espiral fuera de control”.

Clinton dijo que es crucial que la comunidad internacional no envalentone “al dictador”.

“Sé que algunos miembros están preocupados por que el Consejo de Seguridad se dirija hacia una nueva Libia. Esa analogía es errónea”, dijo Clinton ante los miembros del consejo.

“Siria es una situación única que requiere su propia aproximación, según las circunstancias específicas del terreno. Y eso exactamente es lo que propone la Liga Árabe, un pacto para que con la transición política se preserve la unidad de siria y sus instituciones”.

Publicidad
Publicidad