Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El impulso de Santorum alimenta la expectación del debate de Arizona

Los cuatro aspirantes a la candidatura presidencial de EU vuelven al escenario tras casi un mes y con las encuestas ajustadas
mié 22 febrero 2012 03:33 PM
santorum_confe
santorum_confe santorum_confe

Casi un mes después del último debate de los republicanos de Estados Unidos, los cuatro aspirantes se reúnen de nuevo este miércoles en Arizona sin un firme candidato para competir con Obama en noviembre.

El exgobernador de Massachusetts, Mitt Romney; el exsenador de Pennsylvania, Rick Santorum; el expresidente de la Cámara, Newt Gingrich; y el representante de Texas, Ron Paul, se citan en el debate organizado por CNN, con un escenario cambiado tras el encuentro en Jacksonville del 26 de enero. 

Romney continuó con su paso victorioso en Florida y Nevada, mientras que Gingrich se adjudicó una impresionante victoria en Carolina del Sur, que se desvaneció rápidamente. Santorum resurgió en las encuestas estatales y nacionales tras barrer en las contiendas de Colorado, Minnesota y Missouri.

La cita de esta noche es la última juntos antes de las primarias del martes en Arizona y Michigan, antes de que el estado de Washington celebre su votación el 3 de marzo y antes de que 10 estados más lleven a cabo sus primarias o caucus el 6 de marzo, el Súper Martes, cita clave del proceso en la que se suele definir el candidato. 

“Lo que está en juego es mucho", dice la jefa de corresponsales de política de CNN, Candy Crowley. “Para Gingrich, Paul, Santorum y Romney, ésta puede ser la última oportunidad de dejar otra impresión". 

Santorum, alguna vez un nulo favorito, cuenta con un 32% en la intención de voto en la última encuesta de CNN, apenas unos peldaños por debajo de Romney, con un 36%. En los sondeos de Arizona y Michigan, salen empatados. "Ésta será la primera vez en la que Santorum esté en el centro del escenario", dijo Crowley. “Será el foco de las atracciones. Los ataques deben venir de los otros tres candidatos”, dijo Gentry Collins, exdirector político del Comité Nacional Republicano y de la Asociación de Gobernadores Republicanos. 

Publicidad

“La pregunta fundamental que surge en este debate es si Santorum se parecerá al Gingrich de antes de las elecciones en Carolina del Sur, con respuestas contundentes, presencia de mando y sorteando ataques injustos, o si se parecerá más al Gingrich de antes de las primarias en Florida, quien se veía débil, insignificante, con dificultades y sorteándose a sí mismo", agregó Collins, quien hace cuatro años dirigió la campaña de Romney en Iowa, pero que ahora, en este ciclo, no apoya a ningún candidato.

Otro estratega sostiene que Santorum se ha creado un reto para sí mismo. “Santorum ha mejorado en cada debate, pero esta vez se ha tendido una trampa para sí mismo en temas sociales, entre ellos la anticoncepción, la atención prenatal y la fe del presidente”, dijo Alex Castellanos, colaborador de CNN. “Si no puede redireccionar este debate hacia Romney y la economía, Santorum se marginará a sí mismo como un candidato segregado, sin posibilidades reales de vencer a Obama en las elecciones generales”.

Romney, que va a estar sentado junto a Santorum en el centro del escenario, está en una situación similar. “Mitt Romney ha fungido como el candidato natural del establishment del Partido Republicano. Su problema es que no existen electores republicanos que salgan a las calles, y griten. “¡Queremos al candidato natural!”, dice Castellanos, quien fue un alto asesor de prensa en la candidatura de Romney en 2008, pero que no se ha involucrado con alguno de los candidatos. “Pero si en este debate Santorum se sigue marginando a sí mismo mediante extravagantes posturas en temas sociales, el candidato natural será el elegido, puesto que es el único que quedaría para los republicanos”.

Castellanos cree que Romney necesita confraternizar con Gingrich para detener a Santorum. “Tiene que darle a Gingrich un momento para brillar. Romney no ha sido por sí mismo capaz de poner en su sitio a Santorum. La mejor arma en el arsenal de Romney para disuadir a Santorum es el ‘Newtonium’”. El debate puede ser la última oportunidad para Gingrich de ofrecer una memorable actuación ante una audiencia nacional. 

De todos los candidatos, Paul podría ser el menos perjudicado. Gracias a sus entusiastas y devotos partidarios, puede que no le haga falta una gran actuación en el debate, en comparación con sus compañeros. 

El momento en el que se da el debate de esta noche no podría ser mejor para Arizona, y la gobernadora republicana, Jan Brewer, que asegura que el enfrentamiento es muy importante para su estado. “Creo que Arizona será un estado fundamental. Hay una gran cantidad de electores indecisos en Arizona, por lo que creo que la gente estará en sintonía y al tanto, y también porque este debate los hará definir su decisión, no sólo en Arizona, sino en todo el país”, dijo Brewer.

¿Y qué quieren los electores de Arizona escuchar de los candidatos? “Creo que como en cualquier lugar de Estados Unidos, la gente está preocupada por el empleo y la economía. Aquí en Arizona la gente también está preocupada por la seguridad de su frontera, está preocupada por el nuevo federalismo y los derechos de los estados, y está muy interesada ​​en materia de recursos naturales", dijo Brewer.

En el aspecto más de forma, el debate de este miércoles aguarda un elemento diferente. Es el primero de CNN en el que se utiliza una mesa, por darle un toque más íntimo, según los organizadores. Se trata de la misma mesa en la que se sentaron Paul y Romney en 2008, y que no se ha vuelto a usar. 

Publicidad
Publicidad