Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Una nueva ley obliga a Holanda a cerrar las puertas al turismo de la droga

Una nueva ley que limita la venta de marihuana entrará en vigor en el sur del país como parte de un programa que se extenderá a todo el país
lun 30 abril 2012 07:11 PM
AFP
Marihuana-Holanda-AFP AFP

El turismo de la droga tiene sus días contados en Holanda, donde este martes entra en vigor la ley que limita la venta de marihuana en los coffeeshops del sur del país a los residentes, una medida que ha puesto en pie de guerra a estos establecimientos.

Las tres provincias que colindan con Alemania y Bélgica —Brabante, Limburgo y Zeelandia—  son las pioneras en aplicar una ley que se extenderá al resto del país en el 2013 , un simbólico primer paso que sienta las bases de la muralla con la que Holanda pretende proteger el consumo de la marihuana de los extranjeros.

Para ello, la ley obliga a los coffeeshops a convertirse en clubes privados con un máximo de 2,000 socios, que deberán demostrar que son residentes legales en Holanda. "Tenemos unos 1,000 visitantes al día", declara resignado un empleado del local Easygoing.

El mayor temor que provoca la ley es que empuje la droga a la calle. "No sé si afectará a la economía, pero me preocupa que aparezcan traficantes", afirma un joven mesero.

Las mafias que controlan las ventas ilegales son "las únicas que ganan con la ley", opina Marc Josemans, propietario del Easygoing y presidente de un consorcio de coffeeshops, que critica la medida por "moralista y contraproducente".

La conocida como Ley del Opio legalizó en 1976 la venta del cannabis en los coffeeshops  holandeses, de manera que se controlaba su circulación y se separaba de las drogas duras, como la cocaína o la heroína.

Publicidad

"Es una mierda", asegura tajante Petra, empleada en el Maxcy's, "la gente va a seguir fumando y si no pueden entrar aquí, irán a la calle. Pero los traficantes tienen también otras cosas y no se controla la calidad".

El alcalde de la ciudad, Onno Hoes, está decidido a aplicar la ley y ha anunciado que "el ayuntamiento, la policía y los fiscales están preparados para la introducción de la Club Card" este martes, en un comunicado.

Contra los traficantes, el ayuntamiento apuesta por fomentar la denuncia vecinal, para lo que ha creado un teléfono contra las drogas disponible 24 horas los siete días de la semana o a través de un buzón en línea donde se puede poner la queja de manera anónima.

"Dicen que van a poner policía, pero no va a funcionar. Si atrapan a uno, habrá 10 más", señala Yolande, una holandesa que vive en Bélgica y se ha acercado hasta Maastricht con su novio para comprar marihuana.

Más allá del problema del tráfico ilegal, la ley también ha revivido el temor de los consumidores de marihuana a ser estigmatizados.

"Muchos de mis clientes no quieren registrarse", explica Josemans, quien pone en duda que la ley asegure la privacidad de los datos, ya que las autoridades tendrán acceso a ellos.

El viernes, los coffeeshops sufrieron un nuevo revés, al ser rechazado el recurso que habían puesto en los tribunales contra la aplicación de una norma que consideran discriminatoria.

Josemans ha decidido oponerse a la ley de la única manera que queda ya en sus manos: violándola, para iniciar un nuevo proceso judicial.

Easygoing dejará entrar a no residentes este 1 de mayo, con lo que el ayuntamiento tendrá que cerrarlo un mes e imponerle una multa, decisión que Josemans recurrirá. Además, el propietario impedirá la entrada a un grupo de fieles holandeses por no querer registrarse, para que le pongan una denuncia por discriminación.

Josemans no pierde la esperanza de que en el futuro, los tribunales anulen la ley. "Pero entonces, el daño ya estará hecho", lamenta.

Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad