Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

  • vacacionar artico.jpg
  • comidas estadios NFL.jpg
  • bmw-x5-portada.jpg
  • hoteles antes de morir.jpg
  • errorafeitar01.jpg
  • canciones-hombres.jpg
  • portada.jpg

La cueva donde vivió el presidente chino Xi Jinping atrae a los turistas

Desde su adolescencia, el actual mandatario vivió y trabajó en el campo para vivir en sintonía con sus ideas comunistas.
Ideales comunistas
Ideales comunistas Xi Jinping vivió siete años en el campo, pese a que era hijo de un cacique. (Foto: STR/AFP)

Xi Jinping vivió siete años en una cueva de un pueblo de la China maoísta. Hoy, cuatro años después de su llegada a la presidencia, los peregrinos afluyen para rendirle homenaje.

El joven Xi siguió a los 15 años el mismo camino que toda su generación de "jóvenes instruidos" urbanos: en 1969, durante la Revolución Cultural, fue enviado a una zona rural. Aunque era hijo de un cacique del Partido Comunista Chino (PCC), no escapó al trabajo en el campo y a las noches en camas de ladrillo infestadas de pulgas.

El polvoriento pueblo de Liangjiahe, en la provincia de Shaanxi, a un millar de kilómetros al sudoeste de Beijing, es ahora una atracción turística que celebra los años de dura labor del hoy hombre fuerte del régimen, cuya omnipresencia en los medios recuerda a algunos el culto al presidente Mao Zedong (1949-1976).

Lee: Si EU cierra el comercio a México, estas son las oportunidades

La localidad, a la que desde este año se puede acceder por una autopista, recibe entre 1,000 y 7,000 turistas diarios, según la prensa estatal. Los visitantes pueden admirar la cueva donde vivía el joven Xi, adornada con retratos de Mao, termos de la época y lámparas de petróleo.

Atractivo turístico
La cueva donde vivía el mandatario tenía imágenes de Mao.
Publicidad

Según Guo Moxi, un vecino de la localidad que dijo haber trabajado en el campo con el ahora presidente, la vida "cambió mucho" desde el nombramiento de Xi en el cargo de secretario general del PCC, hace cuatro años el martes.

'Turismo rojo'

Guo recuerda a un chico "bondadoso". "Se preparó para pasar su vida en Liangjiahe. Sufrió mucho y quería cambiar este lugar", aseguró.

Yang Xianglin, un exmaestro cuya vivienda está empapelada de fotos de Xi Jinping y de su esposa, la cantante Peng Liyuan, recuerda a un adolescente combativo y devorador de libros que ya mostraba que "no era un hombre ordinario".

Casi medio siglo después, Xi Jinping, considerado ya como el dirigente chino más poderoso desde Mao, reforzó todavía más su poder el mes pasado en un "pleno" del PCC.

Publicidad

Su ascensión a la cumbre tras años de sufrimiento en el campo son "elementos de un cuento de hadas", estimó Warren Sun, de la Universidad de Monash, en Australia. "Promover Liangjiahe como nuevo 'lugar sagrado' sirve visiblemente para desarrollar la imagen de un Xi cercano al pueblo", estimó.

A pesar de que él mismo regresó al lugar el año pasado, Xi Jingping "trata de no exagerar con su historia personal para no dar la impresión de que alimenta un culto a la personalidad", observa Victor Shih, de la Universidad de California en San Diego. "Pero no observamos el mismo esfuerzo de parte de su administración".

Lee: El presidente de China llama a Trump a la cooperación

Liangjiahe sigue rodeado de campos de coles, pero el turismo ha revolucionado las costumbres. Algunos vecinos alquilan sus viviendas a los visitantes, otros los llevan en minibús o les venden licores y salsas "Liangjiahe". En cuanto a los turistas, deben pagar ahora 20 yuanes (2.90 dólares) para acceder al pueblo.

Turistas
Miles de turistas van a la zona todos los días.

Así, el ingreso anual medio se duplicó en el pueblo en tres años, para superar los 15,000 yuanes (2,200 dólares) el año pasado, según el museo local.

Publicidad

Las visitas a los grandes lugares del comunismo se dispararon en los últimos años en toda China, gracias a la vez a la voluntad del poder y a una cierta nostalgia por la época de Mao, considerada más sencilla.

"El turismo rojo es una especie de necesidad para el culto a los dirigentes", opina He Jianmin, especialista en gestión turística en la Universidad de Finanzas y Economía de Shanghái.

"Si fuésemos a Francia, a lo mejor querríamos ver a Napoleón. Napoleón era un francés cualquiera pero se convirtió en líder. La gente tiene una especie de fascinación por el pasado, de admiración por los jefes", observa.

Pero Li, un turista llegado a Liangjiahe, no lo aprueba.

"Con el pretexto de que un dirigente vivió en algún lado, lo convertimos en un lugar de educación pero al reescribir el pasado se transforma en un lugar de culto", lamentó. "Es una mala costumbre en China".

Para él, "es la historia la que juzgará" si Xi ha sido un buen dirigente.

Publicidad
Nostalgia
El turismo 'rojo' ha repuntado en los últimos años, debido a la añoranza por Mao.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad