Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Dónde están las victorias legislativas de Trump?

El presidente de EU se acerca a su primer año como presidente sin haber aprobado ninguna ley importante que transforme el país.
mar 28 noviembre 2017 06:03 AM
Trump
Trump El presidente de EU prometió una serie de victorias legislativas que no se han materializado. (Foto: KEVIN LAMARQUE/REUTERS)

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tiene solo un mes para salvar un año legislativo perdido en una presidencia que juró que sería una vuelta de la victoria interminable, pero que aún no ha producido una nueva ley importante que transforme la nación.

El camino del presidente hacia una victoria en el Congreso podría ser allanado al aprobar el primer paquete de reformas impositivas en décadas , lo cual que apaciguaría a los inquietos votantes republicanos y representaría un innegable triunfo político personal.

Pero también está lleno de obstáculos, muchos de los cuales él mismo creó.

La frágil relación de Trump con su propio partido, y la división entre las alas populistas y dirigentes del Partido Republicano, complicará el esfuerzo de los líderes republicanos para cumplir con su monopolio sobre el poder de Washington.

Los demócratas tienen la oportunidad de aprovechar la amenaza de un cierre del gobierno para hacer avanzar su propia agenda después de aturdir a los republicanos al tentar al presidente hacia un acuerdo para evitar una crisis fiscal previa en septiembre.

Y la controversia que enfrenta a Trump contra los líderes del Partido Republicano por Roy Moore en la carrera del Senado de Alabama, y la nube negra por la investigación sobre Rusia, arriesgan la concentración del presidente en las semanas cruciales por venir.

Publicidad

nullTambién con frecuencia, la presidencia de Trump también ha producido a menudo tormentas en Washington que distraen a la Casa Blanca de los eventos por los que será juzgado para la posteridad.

Para el lunes, el gobierno estaba enganchado en una nueva disputa legal sobre el poder ejecutivo con el jefe saliente de la Oficina de Protección Financiera del Consumidor (CFBP, por sus siglas en inglés), Richard Cordray, quien renunció el viernes y nombró a su exjefa de gabinete Leandra English como su sucesora interina.

El gobierno insiste en que el presidente tiene la autoridad para nombrar un director interino, y Trump nombró a su jefe de presupuesto, Mick Mulvaney, crítico desde hace mucho tiempo de la oficina, para tomar el cargo.

Lee: Los cinco principales problemas comerciales de Trump

El presidente, mientras tanto, abrió la semana promocionando optimismo sobre la posibilidad de una victoria en el Congreso.

“De vuelta en D.C., gran semana para los recortes de impuestos y muchas otras cosas de gran importancia para nuestro país. Los republicanos del Senado con suerte lo lograrán para todos nosotros. El proyecto de ley de reducción de impuestos es cada vez mejor. ¡El resultado final será genial para TODOS!”, tuiteó desde su cuenta @realDonaldTrump el lunes.

Pero su frustración sobre su historial legislativo estéril queda revelado por otro de sus intentos periódicos de reescribir la realidad política

“Desde el primer día que asumí el cargo, lo único que se oye es la excusa demócrata falsa por perder las elecciones, Rusia, Rusia, Rusia”, tuiteó Trump el domingo por la tarde. “A pesar de esto, tengo la economía en auge y posiblemente haya hecho más que cualquier presidente en 10 meses. ¡HAGAMOS GRANDE DE NUEVO A ESTADOS UNIDOS!"

Trump también tuiteó un enlace el fin de semana a un sitio web que enumera sus logros en la presidencia, y escribió: “Wow, incluso yo no me había dado cuenta de que hicimos tanto. ¡Ojalá las Noticias Falsas informaran esto! Gracias”, tuiteó el sábado.

La lista mostró en gran medida el fuerte crecimiento del empleo, órdenes ejecutivas que firmó en temas como inmigración y proyectos menores aprobados por el Congreso.

Pero Trump no ha aprovechado el impulso de su poder máximo para forjar un legado legislativo, y sus bajos índices de aprobación han mellado su influencia en Washington en un momento en que la mayoría de los presidentes logran sus mayores triunfos.

Se acerca 2018

Sus esperanzas de un año más prolífico en 2018 dependen de los legisladores que ya están obsesionados con las elecciones de mitad de periodo que desconfiarán de los duros votos políticos.

Los senadores republicanos admiten abiertamente que sus partidarios podrían darle una reprimenda en noviembre si no logran obtener resultados tangibles en su posesión del poder al aprobar el proyecto de reforma tributaria.

“Para cada senador republicano, el destino del partido está en nuestras manos, así como también el de la economía”, dijo el senador Lindsey Graham, republicano de Carolina del Sur, a Dana Bash de CNN el domingo en State of the Union.

“La economía necesita un recorte de impuestos, y el Partido Republicano debe cumplir. Por lo tanto, creo que llegaremos a ello”, dijo.

La Cámara ya aprobó su versión del proyecto de reforma fiscal. Pero la mayoría de dos votos del Partido Republicano en el Senado deja el destino de la legislación en juego, en medio de disputas sobre el alcance de los recortes de impuestos, su probable suma al déficit y un esfuerzo para incluir una derogación del mandato de cobertura de Obamacare.

Los republicanos opositores de Trump, como el senador de Arizona Jeff Flake y el senador de Tennessee Bob Corker, deben decidir si otorgar una victoria que podría fortalecer a un presidente que, según argumentan, apenas es apto para el cargo.

Trump se dirigirá al Capitolio el martes para reunir a los senadores republicanos antes de una posible votación sobre la reforma fiscal esta semana.

En el largo plazo, el paquete de reforma tributaria tiene riesgos para Trump y su partido.

Los demócratas están señalando el paquete como un regalo masivo a los ricos, están destacando sus implicaciones deficitarias y cuestionando la promesa del Partido Republicano de que un gran recorte en el impuesto corporativo encenderá el crecimiento, aumentará los salarios y creará empleos.

“Hay un problema real, un billón y medio de dólares agregados al déficit, una amenaza al Medicare y la Seguridad Social, exenciones de impuestos para las personas más ricas de Estados Unidos y las mayores corporaciones”, dijo el senador demócrata de Illinois Dick Durbin en State of the Union.

Durbin dijo que si aunque las exenciones de impuestos para la clase media terminarán, “los recortes de impuestos para las personas más ricas son permanentes. Eso es injusto, y es por eso que la mitad de los estadounidenses son escépticos sobre este plan fiscal de Trump”.

Los demócratas deben decidir si condicionan el financiamiento del gobierno a sus prioridades, incluida la renovación de un programa de atención médica para niños y el rescate de inmigrantes indocumentados que fueron traídos a Estados Unidos cuando eran niños y que enfrentan la deportación.

El desacuerdo entre las partes sobre estos temas podría provocar un periodo de política arriesgada y un cierre del gobierno antes de Navidad.

Los enfrentamientos fiscales y de financiamiento del gobierno también podrían verse afectados por la cuestión de si las victorias demócratas en las elecciones de noviembre son un mal augurio para los republicanos que se acercan a las encuestas de mitad de periodo.

Cascada de acusaciones de acoso sexual

Washington ahora también está consumido por la cascada de acusaciones de acoso sexual que están causando vergüenza tanto entre los demócratas como entre el Partido Republicano.

El senador demócrata de Minnesota Al Franken dijo el domingo que regresaría al trabajo “abochornado y avergonzado” por las acusaciones de que tocó inapropiadamente a varias mujeres. La líder demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, está siendo criticada por su manejo de las acusaciones contra el icono del partido, el representante John Conyers, quien renunció el domingo como el principal demócrata en el Comité Judicial de la Cámara de Representantes.

La saga de Roy Moore está agitando al Partido Republicano antes de las elecciones al Senado de Alabama del 12 de diciembre.

Trump prácticamente apoyó a Moore antes de Acción de Gracias, al aliarse con su base populista contra los líderes republicanos de la clase dirigente, después de que varias mujeres acusaron a Moore de mantener relaciones sexuales con ellas cuando eran adolescentes y él tenía treinta y tantos.

Una mujer alega que Moore la tocó inapropiadamente cuando ella tenía 14 años. Otra mujer acusó a Moore de agredirla sexualmente cuando tenía 16 años. La edad legal de consentimiento en Alabama es 16.

Moore ha negado repetidamente las acusaciones.

El salvavidas de Trump hacia Moore ha dejado al Partido Republicano en una situación de perder-perder.

“Si él gana, tenemos que cargar con su victoria y se convertirá en el cuento de todos los días si crees o no a las mujeres o le crees a Roy Moore. Y, si se queda en el Senado, ¿debería ser expulsado?”, dijo Graham.

“Si pierdes, le das el escaño del Senado a un demócrata en un momento en el que necesitamos todos los votos que podamos obtener”, dijo.

El alcance cada vez más amplio de la investigación de Rusia también tensará aún más los nervios en la Casa Blanca en diciembre. Los informes de que los abogados del exasesor de seguridad nacional Michael Flynn cortaron contacto con los abogados del presidente han generado especulaciones de que está negociando un acuerdo para cooperar con el abogado especial Robert Mueller.

Tal acuerdo podría indicar que el equipo de Mueller tiene presas más altas en mente en la investigación, que podrían extenderse aún más hacia los puestos más altos de la Casa Blanca.

“Depende de lo que haya hecho el presidente y de cómo hayan sido las conversaciones del presidente con Michael Flynn y otros”, dijo el exfiscal de Estados Unidos Preet Bharara, quien ahora es colaborador de CNN. “Pero si has hecho cosas malas, entonces deberías estar muy preocupado”.

Publicidad
Publicidad