Así es la polémica embajada de EU de 1,000 millones de dólares en Londres

El presidente Donald Trump no quiso viajar a inaugurarla debido a su indignación por el costo.
La polémica nueva embajada de EU en Londres abre sus puertas al público
SHEENA MCKENZIE
(CNN) -

La nueva embajada de Estados Unidos en Londres abrió sus puertas al público por primera vez este martes, un monolito de vidrio de 1,000 millones de dólares (mdd) que preside sobre un antiguo sitio industrial al sur de la ciudad.

Con una etiqueta de 1,000 mdd, la embajada no es solo uno de los edificios más caros de su tipo en el mundo, sino también uno de los más notorios después de que el presidente estadounidense Donald Trump dijera la semana pasada que cancelaría una visita planeada a Londres en parte debido a su indignación proclamada sobre el costo.

La nueva embajada, un cubo de vidrio de 12 pisos diseñado por la firma de arquitectura de Filadelfia Kieran Timberlake, albergará a unos 800 empleados y se espera que reciba 1,000 visitantes diariamente.

El edificio fue pagado con la venta de otras propiedades del gobierno de EU en Londres.

Mezcla de seguridad y estilo

La embajada de EU en números

Precio: 1,000 millones de dólares

Tamaño: 48,128 metros cuadrados

Altura: 65 metros

Sitio: 1.9 hectáreas

Diseños presentados: 37

Personal de la embajada: 800

Visitantes diarios: 1,000

La construcción comenzó: noviembre de 2013

La embajada ocupa un sitio de casi dos hectáreas en un área que ha sido un foco de regeneración. Los requisitos de seguridad son estrictos: se encuentra a 100 pies de distancia de la calle y cuenta con un estanque semicircular como medida de seguridad.

Dentro del monolito de cristal, pequeñas estrellas adornan las ventanas y los jardines internos cuentan con todo, desde cactus hasta helechos, en un homenaje al variado paisaje de los Estados Unidos.

En el exterior, el techo ha sido equipado con paneles solares y un sistema de recolección de agua de lluvia para riego y descarga.

Del concreto al vidrio

La nueva embajada está a un mundo de distancia de su actual hogar de concreto, diseñado por el arquitecto modernista finlandés-estadounidense Eero Saarinen.

Lee: Así han sido los días de furia de Donald Trump

El histórico sitio de Mayfair ahora se convertirá en un hotel de lujo por inversores de Qatar.

La crítica de Trump

No esperes ninguna ceremonia de inauguración por parte de Trump, quien la semana pasada tuiteó su desaprobación a lo que describió como el "mal negocio" de la administración Obama para vender la ubicación anterior en el distrito de lujo de Mayfair en el centro de Londres y mudarse al antiguo sitio industrial al sur del río Támesis.

De hecho, la decisión de mudarse del edificio de Grosvenor Square fue tomada por la administración Bush en 2008, principalmente porque el edificio resultaba más difícil de asegurar en una época de amenazas terroristas, y también, al menos en parte, porque el gobierno de los Estados Unidos no era completamente el propietario.

La ley de propiedad británica históricamente permite que el suelo debajo de los edificios sea retenido por personas y entidades que no sean los propietarios de los ladrillos y mezcla. En este caso, la tierra es propiedad del duque de Westminster, cuyo imperio controla gran parte de la tierra en el centro de Londres, y se arrienda de nuevo a EU en una renta nominal, o de "pimienta" (como se le conoce a esta práctica).

"Al final, nos dimos cuenta de que el objetivo de una embajada moderna, segura y ambientalmente sostenible se podía cumplir construyendo una nueva instalación", dijo el ex embajador de Estados Unidos, Robert Tuttle, sobre la decisión de mudarse.

Algunos miembros del Congreso de Estados Unidos también han criticado el alto costo.

En una audiencia en 2015, el representante Jason Chaffetz, republicano de Utah y presidente del comité de supervisión de la Cámara, calificó el proceso de construcción del gobierno como mal administrado, resultando en un edificio con una fachada de vidrio de "aspecto opulento" que favorecía la estética por sobre la seguridad.

Sin embargo, el arquitecto James Timberlake dijo a CNN que el diseño cumplía estrictos requisitos de seguridad y que el reluciente exterior era "una de las primeras embajadas de cristal en el mundo", lo que transmitía una atmósfera "abierta y acogedora".

Una relación especial

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Los funcionarios han promocionado la nueva embajada como una celebración de la relación especial entre EU y el Reino Unido. En diciembre, recorriendo el nuevo sitio, el Secretario de Relaciones Exteriores del Reino Unido Boris Johnson se jactó de que a Trump le gustaría. "Esperamos darle la bienvenida al presidente cuando venga aquí. Creo que estará muy impresionado con este edificio y las personas que lo ocupan ", dijo.

Desafortunadamente para Johnson y el personal de la embajada, Trump no parece verlo de la misma manera.

Ahora ve
El INE determina las reglas del periodo de intercampaña
Te Recomendamos
×