Publicidad
Publicidad

130 personas murieron en 9 días por ataques terroristas

El asalto en el centro de la capital afgana, junto con otros tres mortíferos sucesos, muestran una rivalidad entre los grupos terroristas ISIS y Talibán.
Seguridad
Seguridad Las Fuerzas de Seguridad afganas custodian la academia militar Marshal Fahim en Kabul. (Foto: OMAR SOBHANI/REUTERS)

Cinco militantes atacaron una base militar en Kabul el lunes, mataron a 11 personas y culminaron una semana de violencia que sacudió a un país devastado por años de conflicto.

Más de 130 personas han sido asesinadas en cuatro ataques en los últimos nueve días, comenzando con un mortal asedio a un hotel en Kabul que dejó al menos 22 personas muertas.

Los talibanes se han atribuido dos ataques mientras que ISIS dice que está detrás de los otros, incluido el ataque a la base militar el lunes, lo que plantea la posibilidad de una competencia letal entre los dos grupos terroristas.

nullMientras tanto, el hecho de que una base militar en el centro de Kabul fuera vulnerable a los ataques genera dudas sobre la capacidad del gobierno afgano para protegerse.

Publicidad

“Se trata del deterioro de la seguridad dentro de lo que se suponía que era conocido como el 'anillo de acero', la capital afgana de Kabul... (ISIS) parece estar en una carrera contra el Talibán por el territorio bajo de la brutalidad extremista”, dijo Nick Paton Walsh de CNN.

El asalto del lunes comenzó antes del amanecer cuando un atacante detonó su chaleco suicida en la entrada de la base militar, cerca de la Academia Militar Mariscal Fahim, en el oeste de Kabul, dijo a CNN Dawlat Waziri, vocero del Ministerio de Defensa.

El asalto se prolongó durante cinco horas durante las cuales otro atacante suicida detonó su chaleco explosivo. Otros dos fueron asesinados por el Ejército Nacional Afgano y uno fue capturado, dijo Waziri.

Opinión: Las amenazas terroristas sobrevivirán a las derrotas de ISIS

Publicidad

Once miembros del ejército afgano murieron y 16 resultaron heridos en el ataque, dijo.

Aunque el ISIS se atribuyó la responsabilidad del ataque a través de su división de medios, la Amaq News Agency, no proporcionó ninguna evidencia para respaldar la afirmación. El sitio informó “un ataque envolvente por parte de los combatientes del Estado Islámico contra la Academia Militar en la ciudad de Kabul”.

La Universidad de Defensa Nacional Mariscal Fahim comparte el sitio con otras dos instalaciones militares, incluida una base de la OTAN que alberga a instructores de la academia, según el portavoz Shah Hussain Murtazawi.

El complejo militar, que se encuentra en el quinto distrito de la policía de Kabul, está cerca del sitio de un atentado suicida en octubre de 2017.

Publicidad

Semana de matanzas desafía a Kabul y a EU

El ataque ocurre solo dos días después de que un atacante que manejaba una ambulancia llena de explosivos mató a más de 100 en la capital afgana.

Los talibanes se atribuyeron la responsabilidad del bombardeo, que tuvo lugar el sábado cuando una ambulancia llena de explosivos atravesó un puesto de control. Más de 200 personas resultaron heridas, incluidos 30 policías, dijo el jefe de la policía de Kabul, Basir Mojahid.

Publicidad

“Sentí que la tierra temblaba primero durante unos segundos luego de la explosión”, dijo a CNN Kamaludin, de 48 años, quien presenció la explosión de la ambulancia. “Estaba a 50 metros de distancia. Caí al suelo... (entonces) vi la carnicería. Vi mucha sangre, partes de cuerpo”.

El devastador ataque tuvo lugar exactamente una semana después de que los militantes asaltaron un hotel de Kabul en un enfrentamiento de 12 horas.

En ese incidente, que fue reclamado por los talibanes, las autoridades afganas dicen que los atacantes mataron al menos a 18 personas, incluidos 12 extranjeros, antes de que las fuerzas de seguridad se abrieran paso. Al menos cuatro asaltantes también fueron asesinados.

Algunas autoridades afganas responsabilizaron del ataque a la red Haqqani, con sede en Pakistán, la cual está alineada con los talibanes.

Publicidad

Apenas unos días después de que terminara el asedio del hotel, militantes del ISIS atacaron las oficinas de la agencia de ayuda británica Save the Children en la oriental ciudad afgana de Jalalabad el miércoles, matando al menos a cuatro personas e hiriendo a decenas en una batalla de 10 horas, según las autoridades locales. Los cinco atacantes fueron asesinados.

El obrero Sayed Hassan dijo a CNN que temía por su familia y por sus hijos, y quería una mayor seguridad en Kabul. “Salgo de casa por las mañanas y no estoy seguro de que no me matarán”, dijo.

Los repetidos ataques y la creciente atmósfera de inseguridad resaltan los problemas que enfrenta la presencia militar de Estados Unidos en Afganistán, reforzada con miles de nuevas tropas por parte del gobierno de Trump.

A pesar de la presencia estadounidense en el país desde 2001, los talibanes simplemente se han vuelto más poderosos en los últimos años; ahora controlan al 40% del país, según una evaluación oficial de Estados Unidos.

Publicidad

El gobierno nacional de Afganistán parece débil y dividido frente a los ataques, que han costado la vida de por lo menos 7,000 soldados afganos el año pasado.

El lunes se había reservado como un día público de luto para las víctimas de la explosión de la ambulancia del sábado, mientras que el martes se concibió como un día nacional de oración.

Pero, en cambio, el nuevo ataque solo ha resaltado lo que escribió Paton Walsh de CNN a raíz del ataque al Hotel Kabul, que comenzó la semana del derramamiento de sangre.

“Ningún lugar es realmente seguro ahora”.

Publicidad

Karen Smith y Samantha Beech de CNN contribuyeron a este reporte.

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad