China fusiona emisoras para difundir sus mensajes a nivel global

Voice of China combinará tres grandes cadenas dirigidas por el Estado para transmitir contenidos sobre el Partido Comunista a nivel internacional.
Objetivo  Voice of China tiene como propósito contar buenas historias sobre el país asiático.  (Foto: iStock by Getty Images/PhotoTalk)
Steve Jiang
BEIJING (CNN) -

China está creando una nueva y gran emisora para garantizar que su voz se escuche fuerte y clara en todo el mundo.

Voice of China, como se conocerá internacionalmente, se formará combinando tres gigantescas cadenas nacionales dirigidas por el Estado: China Central Television (CCTV), China National Radio y China Radio International. Empleará a más de 14,000 personas.

La fusión fue revelada en un documento del Partido Comunista sobre un extenso programa de reorganización gubernamental, defendido por el presidente chino, Xi Jinping, para reforzar el control absoluto del partido en todos los aspectos del gobierno estatal.

Recomendamos: El presidente de China, Xi Jinping, es una incumplida promesa de democracia

La agencia de noticias estatal Xinhua dio a conocer el documento este miércoles, después de que fuera aprobado con carácter oficial por el parlamento de China.

Inspirándose en el servicio de radio Voz de América, creado por el gobierno de los Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial, Voice of China tiene la tarea de “propagar las teorías, instrucciones, principios y políticas del partido” y “contar buenas historias sobre China”, según el documento.

Estará bajo el control directo del departamento central de propaganda del partido.

Recomendamos: Xi Jinping defiende la reforma que le permitirá perpetuarse en el poder

El nuevo gigante radial se está formando en un momento en que las autoridades chinas enfrentan crecientes desafíos para controlar su mensaje en la era de Internet y las redes sociales. Están haciendo grandes esfuerzos para mantener una estricta censura en país mientras invierten dinero en proyectos de propaganda en el exterior.

Ahora que es el líder chino más poderoso en décadas, Xi Jinping ha reprimido duramente la libertad de expresión desde que asumió el cargo a fines de 2012. También ha tomado una línea dura sobre el papel de los medios de comunicación en el “trabajo ideológico” del partido.

La década pasada, Beijing gastó miles de millones de dólares en una campaña global de “poder blando” para mejorar su imagen internacional y difundir sus puntos de vista.

Lee: Trump impidió la fusión Broadcom-Qualcomm por temor tecnológico por China

CCTV ha lanzado grandes operaciones en Washington y Nairobi, la capital de Kenia, en las que periodistas no chinos encabezan los reportes de noticias, mientras que China Radio International transmite en 65 idiomas, más que cualquier otra estación en el mundo.

El gobierno chino también ha establecido centros culturales —como los Institutos Confucio para promover el idioma chino— en todo el mundo, y otorga cada vez más subvenciones a grupos de expertos extranjeros en un intento por moldear la opinión pública.

Algunos de los esfuerzos chinos en el exterior han desencadenado reacciones violentas en los países anfitriones, como Australia y Estados Unidos, quienes han acusado a Beijing de intromisión política a través de sus operaciones en el extranjero.

Lee: Empresa en China recibe multa récord por manipular sus coizaciones en bolsa

Aun así, incluso antes de la creación de Voice of China, algunos medios de comunicación estatales chinos habían descubierto una creciente oportunidad para la propaganda de Beijing en el escenario global.

“Se necesita más tiempo para eliminar por completo la asimetría de difusión de información entre China y Occidente, pero obviamente se ha convertido en una tendencia”, escribió el tabloide Global Times en un editorial la semana pasada.

Ahora ve
Así es como se logra el efecto de cambio de dirección del balón en tiros libres
Te Recomendamos
×