Publicidad
Publicidad

Mike Pompeo llega a Corea del Norte para negociar el desarme

El secretario de Estado de EU tiene previsto una reunión con el líder norcoreano Kim Jong Un.
Encuentro
Encuentro El general Kim Yong-chol, figura de peso de la inteligencia norcoreana y actor clave en el camino hacia Singapur, fue uno de los primeros personajes con que Pompeo se reunió. (Foto: Reuters/Andrew Harnik)

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, aterrizó este viernes en Pyongyang con el objetivo de plantear una hoja de ruta inicial para la desnuclearización a la que Corea del Norte se comprometió en la cumbre de Singapur.

Durante su visita de dos días de duración a la capital norcoreana el jefe de la diplomacia estadounidense tiene previsto reunirse con el líder norcoreano, Kim Jong-un, y plantearle las primeras medidas concretas para el desmantelamiento de su programa nuclear.

El general Kim Yong-chol, figura de peso de la inteligencia norcoreana y actor clave en el camino hacia Singapur (realizó pocos días antes una histórica visita a Nueva York y Washington), fue el primero de los funcionarios con los que se reunió este viernes Pompeo, según informaron los periodistas que acompañan al diplomático de Estados Unidos.

Lee: Japón retirará sus buques antimisiles al reducirse tensión con Corea del Norte

Publicidad

Kim Jong-un y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmaron en Singapur el 12 de junio una declaración con la que dijeron abrir una nueva era de relaciones y en la que el régimen norcoreano se comprometió a trabajar por la "total desnuclearización" si Washington garantiza su supervivencia.

Sin embargo, el documento no aportó ningún detalle más en cuanto a los plazos y la metodología a aplicar para el supuesto desarme norcoreano con lo que, pasadas ya varias semanas, el escepticismo y las dudas en torno a la viabilidad del acuerdo han ido ganando cada vez más fuerza.

"En este viaje, busco concretar algunos detalles sobre esos compromisos y mantener el ímpetu de cara a implementar lo que los dos líderes se prometieron el uno al otro y al mundo", explicó el propio Pompeo a los periodistas durante una escala en la base estadounidense de Yokota (Japón) previa al aterrizaje en Pyongyang.

Recomendamos: Corea del Norte y China discuten un 'nuevo futuro' y desnuclearización

Publicidad

El secretario de Estado escribió además en la red Twitter antes de aterrizar que espera "seguir trabajando para avanzar hacia la definitiva y total desnuclearización" de Corea del Norte, una formulación que parece haber sustituido a la "desnuclearización total, verificable e irreversible" por la que abogaba Washington.

Más allá de la terminología empleada, hasta ahora los gestos, aunque notables, de Pyongyang (que ha suspendido pruebas de armas y derruido las galerías donde hacía sus test atómicos) han rallado más en lo simbólico que en lo palpable.

El corazón del programa norcoreano, el centro de investigación nuclear de Yongbyon, no solo sigue intacto si no que -tal y como han mostrado recientemente fotos por satélite- ha seguido ampliándose.

Publicidad

A esto se suman las informaciones publicadas en Estados Unidos, citando fuentes de la inteligencia nacional, que aseguran que Pyongyang ha seguido enriqueciendo uranio desde el 12 de junio y que estaría tratando de ocultar buena parte de su arsenal y reservas a Washington.

OPINIÓN: ¿Por qué EU necesita un tratado cibernético con Corea del Norte?

Otros datos aportados por el Ministerio de Defensa Nacional surcoreano apuntan a que su vecino del norte estaría desarrollando además un nuevo submarino con capacidad para disparar misiles balísticos en su astillero de Sinpo (costa oriental).

Sabedor de que la presión para empezar a mostrar resultados concretos va en aumento, el Asesor Nacional de Seguridad de Estados Unidos, John Bolton, ya dijo el fin de semana que espera que Pompeo empiece a hablar en este viaje de planes concretos para desmantelar programas de armas nucleares y misiles balísticos de aquí a un año.

Publicidad

La visita de Pompeo, que supondrá el primer diálogo de alto nivel tras la cita de Singapur, se considera pues una primera prueba para medir cuál es el verdadero alcance de los planes de desarme expresados por el régimen norcoreano este año.

Durante la visita del secretario de Estado ambas partes podrían tratar además la repatriación de soldados estadounidenses caídos durante la Guerra de Corea (1950-1953), preacordada también durante la cumbre de junio.

Tras un día y medio en Pyongyang, Pompeo volará el sábado a Tokio, donde el domingo se reunirá con sus homólogos japonés y surcoreana, Taro Kono y Kang Kyung-wha, para analizar los resultados de este viaje.

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad