Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Trump pretende quitar autorización de seguridad a exfuncionarios de inteligencia

La amenaza de eliminar las autorizaciones de seguridad de algunos de los exfuncionarios de inteligencia más condecorados puede convertirse en una obra clásica de distracción trumpiana.
mar 24 julio 2018 09:03 PM
Donald Trump
Cuestionamientos. Como nunca, exintegrantes de las instituciones de inteligencia se han dedicado a criticar públicamente al presidente en funciones.

WASHINGTON - La estrategia más reciente del presidente Donald Trump para ahogar el flujo de información de los antiguos jefes de espías que lo criticaron es una decisión inquietante que vuelve a exponer una veta imperiosa fuera de lugar en la democracia estadounidense.

La amenaza del presidente de eliminar las autorizaciones de seguridad de algunos de los exfuncionarios de inteligencia más condecorados del país puede convertirse en una obra clásica de distracción trumpiana que hace azotar una tormenta mediática y ahoga las historias que perjudican a la Casa Blanca.

Pero la idea de que se está considerando seriamente enviará un efecto escalofriante a todo Washington.

Lee: Rusia dice sí a otra cumbre Trump-Putin, pero no dice cuando

El uso del poder presidencial para castigar a los críticos más destacados llevaría a esta Casa Blanca peligrosamente más cerca de posibles abusos de la autoridad ejecutiva, tal vez trasladándola a territorio no probado por ningún comandante en jefe desde Richard Nixon.

El señalar a los exfuncionarios públicos disidentes de esta manera es un juego de poder que rompe con la norma podría parecer dócil en los sistemas políticos gobernados con mano de hierro como el ruso Vladimir Putin y el chino Xi Jinping, a quienes admira Trump. Pero sería impulsado por el instinto de un autócrata que ambos líderes podrían reconocer.

Publicidad

Una prueba política para la autorización

La idea de que un presidente pueda establecer una prueba política para los cientos de miles de empleados actuales y anteriores del gobierno que tienen permisos de seguridad, incluso en los límites superiores del mundo encubierto, podría infligir un daño significativo a las instituciones vitales. La posibilidad de que él pudiera usar tal prueba para sofocar la crítica de sus acciones es casi impensable.

"Me parece que Donald Trump está hablando de construir una lista de enemigos", dijo el lunes el senador Ron Wyden, demócrata de Oregón, en Erin Burnett OutFront de CNN.

Opinión: ¿Todos contra Trump?

Tal afirmación tiene validez porque Susan Rice, asesora de seguridad nacional del segundo mandato de la administración Obama, apareció en televisión tan recientemente como el domingo criticando a Trump y cuestionando sus vínculos con Rusia, un día más tarde se encontró señalada en la lista de la Casa Blanca.

Quizás el aspecto más asombroso de la controversia fue que la Casa Blanca no ocultó el hecho de que Trump estaba contemplando la revocación de las autorizaciones para individuos, incluidos los exdirectores de la CIA Michael Hayden y John Brennan y el exdirector de Inteligencia Nacional James Clapper, porque lo habían criticado.

"Hacer acusaciones infundadas contra el presidente por contactos impropios con Rusia o ser influenciados por Rusia es extremadamente inapropiado, y el hecho de que las personas con autorizaciones de seguridad estén haciendo estos cargos infundados otorga una legitimidad inapropiada a las acusaciones sin evidencia", dijo la portavoz de la Casa Blanca Sarah Sanders.

El comentario de Sanders nuevamente reveló la extrema sensibilidad del presidente a las acusaciones de que él o su campaña en 2016 coludieron con un esfuerzo de inteligencia ruso para ponerlo en el cargo, lo que parece haberse agudizado aún más desde su comportamiento deferente hacia Putin en Helsinki la semana pasada, en medio de un asombroso debate público sobre si Moscú lo ha comprometido.

Lee: Trump afirma que no concedió nada a Vladimir Putin

Sanders tenía una justificación aparente para el plan del presidente, que apenas pasa la prueba de risa.

"El presidente está explorando los mecanismos para eliminar la autorización de seguridad porque politizan, y en algunos casos monetizan, su servicio público y autorizaciones de seguridad", dijo Sanders.

La ironía de que Trump, de todas las personas, está criticando a otros por politizar a la comunidad de inteligencia o sacar provecho del servicio público es, de hecho, muy fuerte. Después de todo, una vez acusó a las agencias de inteligencia de comportarse como si estuvieran en la Alemania nazi y atacó implacablemente al FBI y a la posterior investigación de un abogado especial sobre presunta colusión electoral con Rusia llamándola una "cacería de brujas".

Los expertos en ética han acusado con frecuencia a la familia Trump de beneficiarse de la presidencia, y su mandato ha incluido múltiples episodios escandalosos de oficiales del gabinete actuando con libertinaje usando dinero del gobierno.

Recomendamos: Donald Trump dice que su encuentro con Putin no fue siempre conciliador

Tiempos sin precedentes

Si bien la amenaza de Trump de revocar las autorizaciones de seguridad no tiene precedentes, también lo son los tiempos. En ningún período anterior, exaltos funcionarios de inteligencia han estado en la televisión criticando tan abiertamente a un presidente en funciones.

Hay un argumento para afirmar que algunos de los comentarios de ex altos oficiales de inteligencia ciertamente cruzaron los límites establecidos por sus predecesores, muchos de los cuales estaban contentos de permanecer en las sombras.

Muchos de los partidarios de Trump, receptivos a la campaña de meses del presidente contra la investigación de Rusia y los ataques al "estado profundo" en Washington en los medios conservadores, es poco probable que compartan el impacto que atraviesa Washington por la amenaza de Trump.

Algunas de las críticas de Brennan a Trump, que incluyeron una acusación de que el presidente fue "traidor" en su trato con Putin la semana pasada, han sorprendido a algunos excolegas con su vehemencia, aunque ninguno de ellos duda de que sea sincero en sus críticas.

Lee: Trump invitó a Putin a Washington, dice su vocera

El exrepresentante Mike Rogers, un republicano de Michigan que presidió el Comité de Inteligencia de la Cámara, dijo que la amenaza de Trump era preocupante, pero también cuestionó la franqueza de Brennan.

"Es mezquino. Ciertamente está por debajo de la estatura de la oficina del presidente de Estados Unidos", dijo Rogers a Jake Tapper de CNN en "The Lead". "Tampoco es habitual que el exdirector de la CIA esté fuera de la reserva en el que se encuentra".

Hayden y Clapper, que ahora trabajan para CNN como comentaristas, también han estado criticando a Trump, aunque en general son más moderados en su idioma.

Ambos hombres trabajaron para presidentes republicanos y demócratas y nunca intentaron ingresar a la política, pero ambos dijeron que se sienten obligados a hablar porque ven en peligro las instituciones del país.

Clapper se ha preguntado públicamente si los rusos tienen algo sobre Trump. Hayden ha escrito que el presidente es el epítome de una era posterior a la verdad en la política.

Lee: Putin, el ganador de la polémica por su reunión con Trump

"Es bastante obvio cuál es la razón: por qué fuimos elegidos para esta acción contemplada es por las críticas que hemos expresado y las reservas que hemos expresado sobre el presidente", dijo Clapper a Wolf Blitzer de CNN el lunes.

El exDNI también dijo que nunca se le habría ocurrido recomendar revocar la autorización de seguridad del ex asesor de campaña de Trump y el efímero consejero de seguridad nacional Michael Flynn por críticas "mordaces" a Hillary Clinton y al gobierno de Obama.

Algunos votantes podrían preguntarse por qué los ex funcionarios de seguridad nacional necesitan autorizaciones de seguridad de todos modos, ya que muchos de ellos toman trabajos lucrativos en los sectores de seguridad y de medios.

Una justificación es que el hecho de tener tal estatus permite a los ex altos funcionarios ser consultados por sus sucesores sobre cuestiones de interés vital de seguridad nacional, donde su experiencia y conocimiento institucional pueden ofrecer un contexto invaluable.

Lee: Time mezcla los rostros de Donald Trump y Vladimir Putin en su nueva portada

Si Trump cree que puede evitar que los capos principales de espionaje se mantengan al tanto, se equivocará, ya que tales funcionarios construyen extensas redes en el país y en el extranjero.

La indignación de marca Trump

Aun así, a la vez que se disparó el furor del lunes, se volvió evidente que compartía características similares a muchas otras controversias de la administración Trump.

El asunto reflejaba el deseo de atacar a cualquier persona asociada con la administración de Obama, por la cual el presidente alberga un profundo desprecio, aunque algunos de los que figuraban en la lista eran individuos apolíticos designados que servían a presidentes de ambos partidos.

El anuncio también fue casual y puede que no se haya pensado bien. Dos de las personas en la lista, el exdirector del FBI James Comey y el exsubdirector del FBI, Andrew McCabe, ya no cuentan con esos permisos.

Lee: Putin denuncia fuerzas en EU dispuestas a sacrificar las relaciones con Rusia

Pero es un drama útil para Trump porque lo enfrenta al establishment de Washington, siempre un punto favorable para un presidente que busca complacer a su base.

En un sentido más siniestro, el deseo de censurar a los ex funcionarios de inteligencia también encaja con la inclinación obvia del presidente por probar los límites de su poder, por ejemplo, derribando los muros tradicionales entre el FBI y la Casa Blanca diseñados para aislar a la oficina de interferencia política.

El lunes, Sanders insinuó siniestramente que Trump podría tener que "involucrarse" más en la investigación de Rusia porque lo considera una "caza de brujas".

La idea de desmantelar las autorizaciones de seguridad parece haber evolucionado a partir de una sugerencia del senador Rand Paul, republicano de Kentucky, un aliado de Trump en algún momento, de que Brennan debería ser señalado.

Pero ha sido un tema frecuente en los medios conservadores. El presidente tiene la costumbre de recoger ideas del vórtice de Fox News y convertirlas en forraje político.

En última instancia, los acontecimientos del lunes representan otra prueba para las instituciones estadounidenses, que hasta ahora han mantenido en gran parte bajo control los instintos autocráticos de Trump.

Pero también plantean la pregunta de qué sigue. Si un presidente puede usar su poder para decretar una venganza política, ¿pronto podrían estar en peligro las libertades que los estadounidenses han dado por hecho por décadas?

Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad