Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

¿Por qué Estados Unidos tiene complicado intervenir en Venezuela?

Donald Trump y sus funcionarios insisten en que "todas las opciones están sobre la mesa". Pero una intervención militar enfrentaría numerosos obstáculos.

"Todas las opciones están sobre la mesa". Es una de las frases que más repiten el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y los funcionarios de su gobierno cuando hablan sobre Venezuela y Nicolás Maduro.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, aseguró el sábado que está preparando "una gama completa de opciones para consideración de Trump, incluida una intervención militar". Dos días antes, dijo a la cadena Fox News que, si es lo que "se necesita", la acción de soldados estadounidenses en Venezuela "es posible". "El presidente finalmente tendrá que tomar esa decisión, y está preparado para hacerlo si eso es lo que se requiere", agregó el encargado de la diplomacia estadounidense.

OPINIÓN: ¿Fracasó el 30 de abril en Venezuela?

Sin embargo, la decisión de intervenir en Venezuela no está solo en las manos de Donald Trump, asegura Viriginia Petrorova, especialista en Derecho Internacional de la Unam.

La experta explica que Estados Unidos puede tratar de justificarlo como una intervención humanitaria, que implica la actuación de las fuerzas armadas para defender a la población de un país de la actuación de su propio gobierno. "Se le llama responsabilidad de proteger, y nació después de los genocidios en Ruanda. (...) Es cuando el gobierno de un país se muestra incapaz o simplemente no quiere defender a su propio pueblo, y entonces es deber de los otros Estados de la comunidad internacional, en su conjunto, intervenir a la fuerza para salvar al pueblo de los actos ilícitos de su propio gobierno".

Lee: Más allá de Juan Guaidó, ¿quiénes encabezan la oposición en Venezuela?

Publicidad

Una acción de esta naturaleza debe ser aprobada por el Consejo de Seguridad de la ONU, donde China y Rusia, dos de los países aliados de Nicolás Maduro, tienen un asiento permanente y derecho de veto.

Este lunes, el canciller ruso Serguéi Lavrov se reunió con Mike Pompeo en Finlandia. Al término del encuentro, celebrado en el marco de una reunión ministerial del Consejo Ártico, Lavrov reiteró a la prensa que Rusia se opone totalmente a una intervención militar en Venezuela apoyada por Estados Unidos y advirtió de que una operación de esta índole sería "catastrófica e injustificada".

"Estamos categóricamente en contra de una intervención militar. El uso de la fuerza solo puede ser autorizado por el Consejo de Seguridad de la ONU o utilizada en respuesta a una agresión contra un Estado soberano. En Venezuela no se observa nada parecido a esto", afirmó Lavrov.

Lee: Juan Guaidó admite que necesita más apoyo militar para derrocar a Maduro

El canciller ruso añadió que no ha encontrado ningún país, incluido Estados Unidos, que realmente esté a favor de resolver la crisis venezolana mediante una intervención armada. "Partiendo de mis contactos con mis colegas estadounidenses y otros, europeos, latinoamericanos, no veo partidarios de una solución militar imprudente. Espero que todos compartamos esta visión".

Otra opción, según la académica de la Unam, es que Estados Unidos invada Venezuela de manera unilateral, ante la falta de aval de la ONU. Sin embargo, es poco probable que recurra a ello, pues complicaría la de por sí delicada situación en el país sudamericano.

El mismo Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional, y quien es reconocido por Washington y 50 países como gobernante legítimo de Venezuela, rechazó una intervención unilateral por parte de Estados Unidos y aclaró que cualquier apoyo militar debe estar coordinado con las fuerzas venezolanas que han manifestado su descontento contra Maduro, dijo en una entrevista con el Washington Post.

Por su parte, el ministro de relaciones exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, dijo en Moscú que su país está listo para cualquier acción militar estadounidense, aunque insistió en la necesidad de dialogar con Estados Unidos. "Estamos preparados para cualquier escenario. El primero es el de la diplomacia, del diálogo, de la paz, nuestras manos están extendidas para que podamos conversar con todos", declaró Arreaza, quien se reunió con Lavrov un día antes.

Recomendamos: Las razones por las que el 30 de abril fue clave para el futuro de Venezuela

La especialista de la UNAM indica que es más probable que la presión del gobierno de Estados Unidos contra Nicolás Maduro continúe por vías diplomáticas y con mayores sanciones económicas contra el país sudamericano.

Si esta opción falla, queda la negociación directa con cuerpos militares, indicó el analista político Luis Vicente León, en entrevista con la AFP. "No es de extrañar que, una vez agotada la estrategia de sanciones, con el país destruido, los aliados externos se vean tentados a negociar de manera directa con el sector militar, si éste decide tomar el poder", estimó.

Otra opción es negociar con Maduro a través de Cuba, uno de sus principales aliados en América Latina.

Lee: Este es el poder militar de Estados Unidos, Venezuela y otros posibles aliados

El Grupo de Lima, conformado por una docena de países que reconocen a Guaidó como presidente interino, acordó el viernes invitar a Cuba y al Grupo de Contacto Internacional (GCI) a participar en la búsqueda de una solución a la crisis política en Venezuela, tras una reunión de urgencia en la capital peruana. El comunicado del Grupo de Lima fue suscrito por Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y Venezuela, representada por un enviado de Guaidó.

Pero Cuba es señalada por Estados Unidos, y también por el secretario general de la OEA, Luis Almagro, como un importante sostén de Caracas. Trump amenazó incluso a La Habana el martes con un embargo "total" si no cesa su apoyo a Maduro. El sábado, Cuba defendió la necesidad de un diálogo "sin amenaza ni intervención extranjera".

Por otro lado, el GCI está integrado por Alemania, Francia, Italia, Holanda, Portugal, España, Suecia y Reino Unido, así como Bolivia, Ecuador, Uruguay y Costa Rica, y promueve "elecciones libres" en Venezuela tras una salida negociada. Este grupo se reúne en San José desde la noche de este lunes para tratar de encontrar avances en la negociación de Venezuela.

El pasado martes, un grupo de uniformados se apostó frente a la base aérea militar de La Carlota, en Caracas, junto a Guaidó, quien pidió a la Fuerza Armada apoyar la insurreción. Pero la cúpula militar ratificó su adhesión a Maduro, quien proclamó la derrota de la "escaramuza golpista" y prometió ir tras los "traidores". La situación está ahora estancada.

Con información de AFP y EFE

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad