Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

#CómoReactivarMéxico_header desktop Home Expansión
#CómoReactivarMéxico

Aumentar las transferencias económicas será clave para proteger a los niños

Representantes de la UNICEF y de Save The Children en México dicen que se debe proteger los derechos de niñas y niños para que reciban una alimentación adecuada.
jue 23 abril 2020 05:04 AM
México
Las clases en México fueron suspendidas desde el 20 de marzo.

Durante la crisis provocada por la pandemia del COVID-19 se ha repetido en varias ocasiones que los niños no son una población de riesgo, muy diferente a lo que sucede con otras enfermedades virales. Esto no los deja totalmente invulnerables al peligro de la enfermedad.

En México, se ha reportado la muerte de dos niños por la enfermedad, así como decenas de infantes enfermos. Sin embargo, los peores efectos para este segmento de la población vendrán con la crisis económica provocada por la cuarentena decretada para frenar los contagios.

Publicidad

De acuerdo con un informe de la Organización de las Naciones Unidas, entre 44 millones a 66 millones de niños en el mundo podrían caer en pobreza extrema como resultado de la crisis económica, lo que se suma a los 386 millones de niños que ya se encontraban en la pobreza extrema en 2019.

Para aminorar el impacto económico de la pandemia, organizaciones como Save The Children y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) han propuesto al gobierno de México que incremente el monto de los programas de transferencia económica que ya brinda como parte de su política social.

“Nuestra propuesta empieza a ver la vía de atención a los trabajadores informales, a los que viven de día a día y a los que reciben programas de bienestar, porque en momentos en que se necesita la rápida acción del gobierno, no es tan fácil lanzar programas nuevos”, dijo entrevista Catalina Gómez, jefa de política social de UNICEF México.

La UNICEF propuso que se dirigieran recursos adicionales de entre 13,000 y 76,000 millones de pesos a los ya presupuestados para 2020 para los programas de bienestar, que incluye escenarios para los cinco programas prioritarios de transferencias monetarias: las becas Benito Juàrez para educación básica y media superior; el apoyo para niños y niñas, hijos de madres trabajadoras; la pensión del adulto mayor y la pensión para personas con discapacidad.

Publicidad

“Hemos visto, con evidencia de otros países, que inclusive las pensiones de adulto mayor en la medida en que son generosas, eso tiene un efecto multiplicador de bienestar en el hogar, en la familia, muchas veces familias con niños”.

Gómez reconoció que la propuesta no alcanza a toda la población en pobreza de México, pero insiste en que es la propuesta más viable, pues puede apoyar a 16 millones de personas. La UNICEF propone que se brinde al menos un bimestre más de apoyo y hasta tres bimestres más.

“Si ya muchas de estas familias viven al día en tiempo regular, no se puede pretender que en momentos de crisis cuando ya se están viendo afectaciones en la economía, pues quedarse en casa afecta significativamente su ingreso diario o semanal. Para muchos esto no es viable”, aseguró.

Save The Children también recomienda ampliar los programas de transferencia económica para las familias que tienen niños. “Hay una parte muy importante de la población que no está cubierta por ningún tipo de programa de protección social, y esa es la población que se encuentra en la economía informal, que son el 57% de la Población Económicamente Activa”.

La UNICEF comenta que más que pensar en una reactivación económica posterior a la crisis, el gobierno mexicano debería tomar medidas de prevención para el que impacto sea el menor posible.

Publicidad

“El punto principal es que hay una vía que se nos está mostrando: es importante invertir ahora, mejor que invertir después, cuando esa inversión es remedial, puede ser más masiva y puede ser mucho más costosa. No da lo mismo invertir después, invrtir ahora es una inversión en la mitigación y en las personas para que puedan manejar de mejor manera la crisis”.

En este punto, Save The Children no recomienda la entrega de despensas de manera directa, sino de vales o apoyos económicos, pues permitirán mantener el consumo de las familias y apoyar a los negocios locales.

Una niñez en riesgo

Brindar apoyos económicos a las familias será fundamental para proteger a la infancia, que suele ser la que lo lleva peor cuando

“Los niños y adolescentes son siempre parte de los grupos más vulnerables frente a las eventualidades, incluidas emergencias como sismos y también las crisis económicas”, dijo en entrevista Catalina Gómez, Jefa de Política Social de UNICEF México. Recordó que las familias de la Unión Europea y la OCDE que tienen hijos, tienen un gasto 40% mayor a las familias sin niños, por lo que fueron las más afectadas por la reducción de ingresos en la crisis económica de 2008.

Gómez señaló que cuando las familias tienen un menor ingreso suelen tomar decisiones que terminan afectando el desarrollo de los niños. “Cuando una familia tiene una reducción de ingresos suele decidir recortar gastos en alimentos, en la ingesta. Puede afectar la seguridad alimentaria”, señaló.

Nancy Ramírez, directora de incidencia política de Save The Children México, coincidió en que la alimentación de los infantes es una de las primeras víctimas de una crisis económica.

“Cuando hay menos ingresos para muchas familias es mucho más difícil poder acceder a los alimentos suficientes para poder alimentar a toda la familia y ahí los niños y las niñas pueden sufrir un recorte en el acceso a los alimentos que requieren para la etapa de desarrollo por la que están pasando. La economía pega directamente en los temas de nutrición”.

La suspensión de las clases, en México mínimo hasta el 30 de mayo, también es un golpe para la nutrición infantil. La ONU estima que casi 369 millones de niños en 143 países que normalmente dependen de las comidas escolares para una fuente confiable de nutrición diaria ahora se han visto obligados a buscarlas en otro lado.

“Si los niños están en casa, las familias tienen una serie de gastos extra, especialmente las familias más pobres, que muchas veces mandan a los niños a la escuela para que además de aprender puedan tener, mínimo, un desayuno o una merienda que sea saludable. En algunos casos en la única comida saludable que puedan recibir en el día”, explicó Gómez.

Los infantes también pueden enfrentar el riesgo de abandonar los estudios, de acuerdo con Save The Children. Además, la reducción de los ingresos, puede aumentar el estrés en las familias, por lo que también puede aumentar la violencia al interior de las familias.

“Sabemos que el Estado mexicano ha carecido históricamente de los mecanismos adecuados para detectar y para atender estos casos de violencia contra la niñez y la adolescencia y no vemos que se estén reforzando,o, al menos, no se ha anunciado públicamente”, dijo Ramírez.

Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad
Publicidad