Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Quién fue Colin Powell? Te contamos la carrera del militar que rompió barreras

El militar, diplomático y político estadounidense falleció este lunes. Conoce quién fue y su trayectoria militar y política en Estados Unidos, marcada por la guerra de Irak.
lun 18 octubre 2021 01:04 PM
Colin Powell
El ex secretario de Estado de EE. UU. Colin Powell, habla a los reporteros durante una conferencia de prensa, en Washington el 9 de enero de 2009.

Colin Luther Powell nació en Harlem, Nueva York, el 5 de abril de 1937. Hijo de inmigrantes jamaicanos, sus padres originalmente pronunciaban su nombre con una "o" corta, en la forma tradicional en inglés, pero él cambió su pronunciación en honor al piloto del Cuerpo Aéreo del Ejército de Colin Kelly, que murió poco después de Pearl Harbor.

Hizo una formación básica en Georgia, donde por su color de piel no querían atenderlo ni en bares ni en restaurantes, así que se marchó a Nueva York. Allí, mientras estudiaba geología en el City College, se unió al Cuerpo de Entrenamiento de Oficiales de Reserva (ROTC), un programa diseñado para identificar a futuros líderes militares. Powell describió más tarde esta experiencia como una de las más felices de su vida. "No sólo me gustó", dijo "sino que era bastante bueno en eso", según información de BBC News.

Publicidad

Después de graduarse en 1958, fue comisionado como segundo teniente en el ejército de Estados Unidos. En 1962, fue uno de los miles de asesores enviados a Vietnam del Sur por el presidente Kennedy para reforzar el ejército local contra la amenaza del Norte comunista. Durante su gira, Powell resultó herido al pisar un palo de punji, una estaca de madera afilada escondida en el suelo y utilizada como trampa explosiva.

El ascenso de Powell.

En 1968 regresó a Vietnam, recibiendo una condecoración por su valentía después de sobrevivir a un accidente de helicóptero en el que rescató a otros tres soldados de los restos en llamas.

Más tarde le asignaron investigar una carta de un soldado en servicio que reforzaba las acusaciones de una masacre en My Lai en marzo de 1968, en la que soldados estadounidenses mataron a cientos de civiles, incluidos niños.

La conclusión de Powell ("refutando directamente esta descripción, las relaciones entre los soldados estadounidenses y el pueblo vietnamita son excelentes") se enfrentó con la creciente evidencia de un trato brutal a los civiles por parte de las fuerzas estadounidenses. Más tarde fue acusado de "encubrir" la noticia de la masacre, cuyos detalles no se hicieron públicos hasta 1970.

Después de regresar de Vietnam, Powell obtuvo un MBA en la Universidad de Georgetown en Washington, antes de obtener una prestigiosa beca de la Casa Blanca bajo la presidencia del republicano Richard Nixon.

Powell ya era visto como una estrella en ascenso. Tuvo un período como teniente coronel en Corea del Sur, antes de pasar al Pentágono como oficial del Estado Mayor.

Después de un período en una Universidad del ejército, fue ascendido a general de brigada y comandó la 101 División Aerotransportada, antes de asumir un papel de asesor en el gobierno. Trabajó durante un tiempo en el gobierno de Carter y luego se convirtió en asistente militar principal de Caspar Weinberger, el Secretario de Estado de Defensa designado por el presidente entrante, Ronald Reagan.

Crisis internacionales

En 1987, Powell se convirtió en asesor de seguridad nacional. Era el momento de la participación de Estados Unidos en las llamadas "guerras sucias" en Centroamérica, incluido el respaldo a los contras, los paramilitares de derecha en Nicaragua.

Cuando George Bush asumió la presidencia en 1989, Powell fue nombrado presidente del Estado Mayor Conjunto, la posición militar más alta en el Departamento de Defensa de Estados Unidos. A los 52 años, fue el oficial más joven en ocupar el cargo y el primero de origen afroestadounidense.

Enfrentó una crisis inmediata cuando Estados Unidos invadió Panamá en diciembre de 1989, derrocando al general Noriega, una medida fuertemente condenada por Naciones Unidas.

La Guerra del Golfo de 1990 vio la implementación de una estrategia que se denominó "La Doctrina Powell". Esencialmente, Powell creía que no sería hasta que todos los medios diplomáticos, políticos o económicos hubieran fallado que Estados Unidos debería recurrir a la fuerza militar.

Sin embargo, una vez empezada la acción militar, entonces se debe desplegar la fuerza máxima necesaria para someter al enemigo rápidamente mientras se minimizan las bajas estadounidenses. También tenía que existir un apoyo público considerable.

Gran parte de este pensamiento se basaba en la determinación de que Estados Unidos ya no debía quedar empantanado en un conflicto largo e infructuoso como lo había hecho en Vietnam.

Powell se opuso inicialmente al uso de la fuerza en el Golfo, en contra de los deseos del entonces secretario de Defensa, Dick Cheney. Sin embargo, las operaciones Tormenta del Desierto y Desert Shield fueron un éxito y llevaron el nombre de Powell a la audiencia internacional.

Powell continuó siendo presidente del Estado Mayor Conjunto durante los primeros meses de la nueva presidencia de Clinton, pero le resultó difícil trabajar junto a una administración más liberal.

Discrepancias

Se enfrentó con el nuevo presidente sobre la cuestión de permitir que los homosexuales se unieran al ejército, a la que se opuso, y tuvo un desacuerdo público con Madeleine Albright, entonces embajadora de Estados Unidos ante la ONU, sobre la intervención militar en Bosnia.

Powell creía firmemente que solo una amenaza a los intereses estadounidenses justificaba una respuesta militar. "Los soldados estadounidenses no son soldados de juguete que se pueden mover en un tablero de juego global", dijo.

Dejó el ejército en 1993 y dedicó tiempo a escribir su autobiografía (encabezó la lista de los libros más vendidos del New York Times) y a participar en obras de caridad.

Liberado de sus obligaciones como oficial en servicio, comenzó a involucrarse en política.

Trayectoria Política

Powell, de perfil nacional prominente, fue presentado como un candidato presidencial potencial en las elecciones de 1996. Pero se negó a participar en la carrera, citando una falta de "pasión" por la política electoral. "Una vida así requiere un llamado que aún no he escuchado", dijo a los periodistas en 1995. "Y si yo pretendiera lo contrario, no sería honesto conmigo mismo, no sería honesto con el pueblo estadounidense".

Powell fue nuevamente animado a postularse en las elecciones presidenciales de 2000, pero rechazó los pedidos. En cambio, respaldó a George W. Bush y pronunció un discurso en la Convención Nacional Republicana en el que argumentó que el entonces gobernador de Texas "ayudaría a salvar nuestras divisiones raciales".

Fue la primera elección de Bush para el gabinete cuando fue anunciado como candidato del presidente para secretario de Estado. Con su experiencia en política exterior y su amplia popularidad, fue confirmado por unanimidad por el Senado.

Tras los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, como principal diplomático de Bush, se le encomendó la tarea de generar apoyo internacional para la Guerra contra el Terrorismo, incluida la Guerra de Afganistán. Pero fue su participación en el impulso de la administración para la intervención en Irak, incluso ignorando las preocupaciones de muchos de los aliados de Estados Unidos, por lo que se haría más conocido.

Publicidad

En febrero de 2003, Powell pronunció un discurso ante las Naciones Unidas en el que presentó supuestas pruebas que, según la comunidad de inteligencia estadounidense, demostraban que Irak había engañado a los inspectores y escondido armas de destrucción masiva. "No puede haber ninguna duda", advirtió Powell, "de que Saddam Hussein tiene armas biológicas y la capacidad de producir rápidamente más, muchas más".

Sin embargo, los inspectores no encontraron más tarde tales armas en Irak, y dos años después del discurso de Powell en la ONU, un informe del gobierno dijo que la comunidad de inteligencia estaba "completamente equivocada" en sus evaluaciones de las capacidades de armas de Irak antes de la invasión estadounidense.

Pero el daño ya estaba hecho. La intervención militar de Estados Unidos en Irak duró años y años, contra la propia 'doctrina Powell' y dejó miles de muertos.

Powell, quien dejó el Departamento de Estado a principios de 2005 después de presentar su renuncia a Bush el año anterior, luego calificó su discurso ante la ONU como una "mancha" que quedará para siempre en su historial. "Lo lamento ahora porque la información era incorrecta, por supuesto que sí", le dijo a Larry King de CNN en 2010. "Pero siempre seré visto como el que presentó el caso ante la comunidad internacional". "Influí en la opinión pública, no hay duda al respecto", agregó.

En su libro de memorias en 2012, titulado "It worked for me", Powell habló nuevamente del discurso y escribió que su relato del episodio en el libro probablemente sería el último que haría públicamente. "Estoy enojado sobre todo conmigo mismo por no haber olido el problema. Mis instintos me fallaron", escribió, refiriéndose al informe que usó que contenía evidencia errónea de supuestas armas de destrucción masiva iraquíes. "No fue de ninguna manera el primero, pero fue uno de mis fracasos más trascendentales, el que tuvo un impacto de mayor alcance". "El evento ganará un párrafo destacado en mi obituario", finalizó.

Publicidad

Tags

Publicidad
Publicidad