Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Un cambio de última hora en la COP26 nubla el futuro del cambio climático

El cambio de redacción y una cláusula que pide el fin de las subvenciones a los combustibles fósiles "ineficientes" molestaron a los países progresistas y activistas en defensa del medio ambiente.
lun 15 noviembre 2021 12:59 PM
COP26
El presidente de Gran Bretaña para la COP26, Alok Sharma, habló sobre el cambio climático, durante una conferencia de prensa en la Sala de Información de Downing Street en el centro de Londres.

Durante la conferencia de Naciones Unidas sobre el cambio climático (COP26), se acordó de último momento sustituir la “eliminación gradual” de la energía procedente del carbón, por la de "reducción gradual".

Los productores de carbón -el combustible fósil más contaminante- y los países consumidores de petróleo, gas y carbón afirmaron que el cambio de redacción demuestra el éxito de su defensa del uso de recursos naturales, cuya demanda sigue siendo alta frente a una oferta escasa.

"Si queremos pasar con éxito al sistema energético del mañana, no podemos simplemente desenchufarnos del sistema energético de hoy", declaró Sultan al-Jaber, director general de la compañía petrolera estatal de Abu Dhabi, Abu Dhabi National Oil Co (ADNOC). "No podemos limitarnos a pulsar un interruptor".

Publicidad

El sector de los hidrocarburos necesitará invertir más de 600,000 millones de dólares al año hasta 2030 para satisfacer la demanda prevista, dijo.

El cambio de redacción, y una cláusula que pide el fin de las subvenciones a los combustibles fósiles calificadas de "ineficientes", molestaron a los países más progresistas y a los activistas en defensa del medio ambiente.

Para los observadores del sector de los hidrocarburos, el de la COP26 es un vaso medio lleno.

"Los cambios de última hora reflejan la realidad actual de los mercados energéticos individuales, en los que los países pretenden priorizar la seguridad del suministro sobre los objetivos medioambientales", comentó Prakash Sharma, de la consultora de recursos naturales Wood Mackenzie.

El acuerdo fue aplaudido por algunos por mantener vivas las perspectivas de limitar el calentamiento global a 1.5 grados centígrados, si bien muchos de los casi 200 países aspiraban a salir de la conferencia de Glasgow con más avances.

"Nos decepcionó el cambio de última hora en el lenguaje sobre el carbón", dijo a Reuters Simon Kofe, ministro de Asuntos Exteriores de Tuvalu, un país de baja altitud que se considera en primera línea de la batalla climática. "Estamos bastante decepcionados con ese cambio de última hora (...) Es básicamente la supervivencia de países como Tuvalu (la que está en juego)".

Cómo dejar de fumar

El éxito de la India, respaldada por China y otras naciones en vías de desarrollo dependientes del carbón, de conseguir un lenguaje menos perentorio sobre el carbón llevó al presidente británico de la COP26, Alok Sharma, al borde de las lágrimas.

Los países en vías de desarrollo, que por fin disfrutan de un crecimiento en auge, desconfían de los esfuerzos de los prósperos países occidentales -donde la producción de combustibles fósiles ya ha tocado techo- por frenar la producción de carbón.

La conferencia de dos semanas de duración celebrada en Escocia supuso una importante victoria en la resolución de las normas relativas a los mercados de carbono, pero no sirvió para calmar las preocupaciones de los países vulnerables sobre la financiación climática prometida por las naciones ricas.

Los países más vulnerables afirman que las naciones desarrolladas, responsables en gran medida del calentamiento del planeta, deben financiar tanto su transición desde los combustibles fósiles como la adaptación a un impacto climático cada vez más grave.

"Ninguna COP impondrá restricciones reales a los combustibles fósiles, los países (productores de combustibles) fósiles siempre bloquean esas ideas", dijo Tomas Kåberger, profesor de la Universidad Tecnológica de Chalmers en Suecia.

Los mercados de la energía, agitados por la escasez y el vaivén de la demanda y la oferta durante la pandemia de la COVID-19 pueden dificultar aún más la transición.

El gas natural, el carbón y el petróleo sufrieron una escasez de inversiones durante los confinamientos por COVID-19 en todo el mundo, pero el repunte de la demanda sugiere que los malos hábitos son difíciles de abandonar.

China, el mayor productor y consumidor de carbón del mundo, registró su mayor producción mensual de este combustible fósil en octubre desde marzo de 2015, ya que las minas aumentaron la producción para aumentar el suministro para la temporada de calefacción de invierno y para hacer frente a la escasez de energía.

La empresa japonesa Jera, el mayor comprador de gas natural licuado del mundo, dijo que pagará 2,500 millones de dólares por una participación en Freeport LNG con la que se asegurará el suministro de gas a largo plazo para alimentar su generación de electricidad.

"Dejar el carbón es como dejar los cigarrillos", afirmó Li Shuo, asesor principal de Greenpeace en Pekín, al comentar las perspectivas del carbón tras la COP26. "No será indoloro, pero hay que hacerlo, no solo por los demás sino por uno mismo".

Con información de Reuters.

Publicidad
Publicidad
Publicidad