Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Alemania se prepara para un invierno sin gas ruso

La crisis en el suministro de gas desde Rusia ha hecho que el país europeo haya recurrido a aumentar su producción de energía con carbón, un combustible más contaminante.
lun 22 agosto 2022 04:56 PM
El vapor se eleva desde las torres de refrigeración de la central eléctrica de carbón de RWE, una de las mayores empresas de electricidad y gas de Europa en Niederaussem, Alemania.
La guerra ha desatado la "primera verdadera crisis energética mundial de la historia", considera Fatih Birol, director ejecutivo de la Agencia Internacional de la Energía (OIEA).

Ante la perspectiva de los termómetros en caída, los alemanes se preparan para un invierno difícil por la escasez de gas proveniente de Rusia, cuya invasión de Ucrania hace seis meses ha puesto patas arriba el mercado energético mundial.

En las capitales de Europa, la idea de radiadores fríos o de fábricas detenidas horroriza al gobiernio alemán, que sabe que Vladimir Putin usa estratégicamente el arma energética.

Publicidad

La caída en las entregas ha disparado los precios del gas, y en consonancia, los de la electricidad, ya que numerosas centrales térmicas funcionan con gas; el petróleo también ha aumentado antes de volver a caer.

La guerra ha desatado la "primera verdadera crisis energética mundial de la historia", considera Fatih Birol, director ejecutivo de la Agencia Internacional de la Energía (OIEA). Y Europa se sitúa en "el epicentro de la tormenta”.

La crisis de gas en Alemania

El gas es tan importante —sobre todo, para países muy dependientes como Alemania, a causa de su industria pesada— que ha quedado fuera de las sanciones europeas a Rusia, que sí incluyen el carbón (embargo total) y el petróleo (embargo progresivo).

Los flujos ya considerablemente disminuidos en el importantísimo gasoducto Nord Stream 1 entre Rusia y Alemania "fluctuarán entre el cero y el 20 % de la capacidad en los próximos meses, lo que provocará una recesión en Europa en el invierno de 2022/23", predice Matt Oxenford, de la Unidad de Inteligencia de The Economist.

Y si hay escasez, las autoridades cortarán el suministro prioritariamente a las empresas: tanto en Francia como en Alemania, los gobiernos están decidiendo a cuáles sacrificarán primero.

Usar carbón para ahorrar gas

El gobierno de Alemania aprobó el 13 de julio una regulación que permite volver a operar a las centrales eléctricas en base a carbón y petróleo que forman parte de la reserva energética con el fin de ahorrar gas.

 

La regulación, que entra en vigor mañana, permitirá a dichas plantas regresar al mercado eléctrico de forma temporal hasta finales del próximo invierno, informó el Ministerio de Economía y Protección del Clima en un comunicado.

La medida, posibilitada por la aprobación una semana antes de la nueva Ley de Centrales Energéticas de Reemplazo, forma parte de un paquete impulsado por el Ministerio para reducir el consumo de gas en el sector de la producción eléctrica.

"Queremos ahorrar gas ahora en verano para llenar nuestros depósitos de cara al invierno," declaró al respecto el ministro de Economía, Robert Habeck, que también tiene el rango de vicecanciller.

Habeck agregó que la reactivación de las centrales de carbón y petróleo permitirá ahorrar entre 5 y 10 teravatios hora de gas natural en Alemania y otros tantos en el resto de Europa.

Producción de carbón, insuficiente

Tanta prisa en verano, todo el mundo quiere carbón, nunca habíamos visto algo así", comenta Frithjof Engelke, proveedor de Berlín de ese combustible en desuso y de nuevo codiciado en Alemania por la crisis del gas que previsiblemente empeorará a partir del otoño.

La temida escasez de gas ruso por la guerra en Ucrania está provocando una demanda inusual de los particulares de esta forma de calefacción, a pesar de su nocividad.

 

Con la aparición de todos esos nuevos clientes particulares, es difícil responder a la alta demanda y muchos pequeños comerciantes de carbón de la capital ya no tienen nada que vender.

"Producimos a plena capacidad durante el verano, con tres turnos, siete días a la semana", dice a la AFP el portavoz de la empresa LEAG, Thoralf Schirmer, ubicado en la cuenca minera de Lusacia (este).

Rusia amenaza con cortar el gas a la UE y pide pagos en rublos

La otra fábrica que abastece al mercado en Alemania, con sede en la cuenca del Rin, dejará de producir a finales de año, reduciendo aún más la oferta en un momento en que Vladimir Putin ya ha cortado parcialmente el grifo del gas a Alemania.

Descartan uso de centrales nucleares

El ministro de Economía de Alemania, Robert Habeck, descartó este domingo la posibilidad de prolongar la vida útil de las tres centrales nucleares que quedan en el país, afirmando que con ello se ahorraría como máximo 2% del consumo de gas.

Este ahorro no es suficiente para que valga la pena reabrir el debate sobre la energía nuclear, sostuvo el funcionario durante un debate con ciudadanos en la jornada de puertas abiertas del gobierno.

El cierre de las centrales está previsto para finales de año en virtud de la legislación introducida por el gobierno de la excanciller Angela Merkel tras el desastre de la central nuclear de Fukushima, Japón, en 2011.

"Es una decisión equivocada teniendo en cuenta lo poco que nos ahorraríamos", dijo Habeck.

Sin embargo, Habeck se mostró abierto a ampliar la vida útil de una central nuclear en Baviera si una prueba de estrés demuestra que es necesario para garantizar la estabilidad y el oferta de la red eléctrica en invierno. Los resultados de la prueba están previstos para las próximas semanas.

Con información de AFP y Reuters

Tags

Newsletter
Únete a nuestra comunidad. Te mandaremos una selección de nuestras historias.

Ve a tu email y consulta tu suscripción

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad
Publicidad