Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

A dos años de la muerte de Mouriño, la fiscalía no tiene sus conclusiones

El secretario de Gobernación murió en un accidente aéreo en 2008, en plena zona financiera de la capital mexicana, cercana a Los Pinos
jue 04 noviembre 2010 06:44 AM
Accidente de Mouriño
Accidente de Mouriño Accidente de Mouriño

Para el fallecido Juan Camilo Mouriño Terrazo, este jueves habrá homenajes que incluyen una ceremonia en su natal Campeche y la develación de su figura en el Museo de Cera.

Sin embargo, a dos años del accidente aéreo donde murió el entonces secretario de Gobernación, y 13 personas más, la Procuraduría General de la República (PGR) y la Secretaría de la Función Pública (SPF) no han presentado públicamente los resultados de sus indagatorias institucionales.

La única autoridad que ya informó de sus conclusiones sobre la causa del accidente es la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), dependencia que al momento del percance estaba encabezada por Gilberto López Meyer.

De acuerdo con la Secretaría de la Función Pública, el ahora titular de Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA), Gilberto López Meyer, fue sancionado con una amonestación pública el 7 de enero del 2009, por violación a leyes y normatividad presupuestal.

Pero la dependencia no aclara si la sanción tiene relación con la estancia de López Meyer en Aeronáutica Civil o con su desempeño al frente de ASA.

El accidente despertó especulaciones entre los políticos y líderes de opinión por la posibilidad de un atentado para derribar la nave.

Publicidad

Mouriño era uno de los más cercanos colaboradores del presidente Felipe Calderón, desde su precampaña a la presidencia. También era un amigo próximo. Su cargo era el de mayor importancia en el gabinete.

A su muerte, el funcionario tenía 37 años y estaba casado con María de los Ángeles Escalante, con quien tuvo tres hijos.

Narración desde el primer plano

El 4 de noviembre del 2008, Antonio Morales fue el primer reportero en llegar a la zona a bordo de una motocicleta. A pesar de la falta de luz, recuerda con claridad que llegó al mismo tiempo que la tercera unidad del Cuerpo de Bomberos.

El accidente ocurrió en Paseo de la Reforma y Periférico, a unos minutos de la residencia oficial de Los Pinos y en una de las zonas financieras y empresariales más importantes de la capital del país.

"Empezaba a pararse la circulación sobre Reforma a la altura de Periférico, para poder llegar me tuve que meter en sentido contrario y cuando me di cuenta ya estaba rodeado de autos calcinados y cables quemándose", recuerda.

El reportero de Grupo Acir señala que en el 2008 trabajaba para otro medio de comunicación y que, apenas se quitó el casco, comenzó a narrar lo que veía sin saber que entre los fallecidos se encontraban el entonces Secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño, y el ex Subprocurador de Delincuencia Organizada de PGR, José Luis Santiago Vasconcelos.

Agrega que la iluminación era escasa y sin darse cuenta comenzó a caminar entre fierros retorcidos, agua y restos que no podía identificar.

Sólo 15 minutos más tarde, cuando las autoridades llevaron reflectores para ayudar en las labores de emergencia, descubrió que deambulaba entre los restos de las víctimas.

"Me sentí en una zona de guerra, recordé las imágenes de la guerra en Iraq porque veía carros humeando y otros completamente calcinados, es la cobertura más impresionantes que he tenido en mi carrera", señala.

Reconoce que los reporteros que estaban en la zona cero de este accidente, tardaron casi 40 minutos en saber que la aeronave accidentada en el lugar era el Learjet 45 de Gobernación con matrícula XC-VMC.

"Lo más difícil fue encontrar la matrícula, tardamos alrededor de 15 minutos, a partir de ahí supimos que iba un alto funcionario, a los 20 minutos ya corría el rumor de que era Mouriño, pero pasaron de 30 a 40 minutos para confirmarlo de manera oficial", concluye.

Los peritajes

A dos años de estos hechos, los peritajes oficiales indican que la caída de la aeronave a tierra se debió a una combinación de fallas provocadas por los pilotos y omisiones del controlador aéreo.

El coordinador del Comité Investigador, Gilberto López Meyer, dijo hace un año que en las indagatorias realizadas por expertos mexicanos e internacionales se encontraron deficiencias en la capacitación de los pilotos, José de Jesús Oliva Pérez y Álvaro Sánchez Jiménez. 

Meyer López agregó que también se detectaron omisiones en las actividades del controlador aéreo, Quetzalcóatl Aguirre, mismas que pudieron ser provocadas por su excesiva carga de trabajo y problemas de salud que había presentado.

Ambos factores humanos, explicó Meyer en esa ocasión, contribuyeron a que la avioneta oficial se acercara demasiado a la estela de aire o turbulencia provocada por un avión tipo Boeing 767 de Compañía  Mexicana de Aviación que viajaba adelante del Lear Jet.

La Comisión Investigadora concluyó que existían irregularidades en las licencias y expedientes otorgados a los pilotos, incluyendo falta de familiaridad con el equipo y omisión para reducir la velocidad cuando el controlador se los pidió.

Sobre este asunto, la Dirección de Aeronáutica Civil dio a conocer que las escuelas involucradas en la emisión de dichas licencias fueron suspendidas.

Publicidad
Publicidad