Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La alianza entre el PAN y el PRD en el Estado de México sigue en suspenso

Los resultados de la consulta en el Estado de México mostraron apoyo a una coalición PAN-PRD, pero los partidos siguen sin definir el rumbo
mar 05 abril 2011 09:10 AM
Alejandro Encinas Luis Felipe Bravo Mena
Alejandro Encinas Luis Felipe Bravo Mena Alejandro Encinas Luis Felipe Bravo Mena

Después de que hace una semana casi 200,000 mexiquenses votaron para pedir que el Partido de Acción Nacional (PAN) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD) se unieran bajo una alianza para tener un único candidato en las elecciones a gobernador del Estado de México, los partidos no han decidido si se registrarán en coalición para los comicios del 3 de julio.

Alejandro Encinas con el PRD y Luis Felipe Bravo Mena con el PAN iniciaron el domingo pasado sus precampañas, ambos cobijados por personajes clave de sus partidos, pero sin dejar claro el futuro de la coalición.

El perredista, acompañado por Marcelo Ebrard, jefe de gobierno del Distrito Federal, insistió en que no aceptará liderar una alianza mientras que el abanderado panista instó a  que se respetara el resultado de la consulta ciudadana del 27 de marzo.

La interpretación de la consulta

Humberto Moreira, presidente del Partido Revolucionario Institucional (PRI), que gobierna en el Estado de México desde hace 82 años, dijo el lunes 29 de marzo que la consulta ciudadana, que costó cuatro millones de pesos, sólo mostró la debilidad de la oposición en la entidad.

Los 250,985 mexiquenses que votaron  representan un 2.36% del padrón electoral del estado. El PRI interpretó el dato como una muestra de que existe un "riesgo mínimo" de perder la elección, incluso con una alianza.

Publicidad

Mientras tanto, el líder nacional del PRD, Jesús Zambrano, admitió que independientemente del resultado de la consulta, el Consejo Nacional de su partido —que sesionará el próximo 9 de abril— sería el único que decidirá si irán o no en coalición, pero destacó la victoria del "sí".

Incluso antes de que el Consejo Nacional tome una decisión, el precandidato del PRD, Alejandro Encinas, se descartó a sí mismo para representar una coalición PAN-PRD . Lo apoyó Ebrard, quien por primera vez se desmarcó del pacto pese haber asegurado en octubre pasado que apoyaría la unión de esos dos partidos por una "causa superior": derrotar al PRI del Estado de México y lograr la alternancia .

El presidente del PAN, Gustavo Madero, insistía en que no se había dado marcha atrás con la coalición. Incluso aseguró que la candidatura no estaba condicionada a que Luis Felipe Bravo Mena estuviera al frente. Madero no estuvo presente en el acto de inicio de precampaña del candidato panista.

Injerencia de Los Pinos

La exigencia del PAN de respetar los resultados de la consulta coincidió con una declaración de Cecilia Romero, secretaria general del partido, quien afirmó que el presidente Felipe Calderón era uno de los principales impulsores de la alianza.

Se le unió el ex candidato a la presidencia, Andrés Manuel López Obrador, quien aseguró que el estratega detrás de la coalición era el mandatario. El ex candidato presidencial por el PRD en 2006 y uno de los principales opositores a la unión partidaria en el Estado de México aseguró tener pruebas de que Calderón le pidió a Encinas encabezar la candidatura PAN-PRD.

La Presidencia lo desmintió. El secretario particular, Roberto Gil, aseguró que Calderón se dedica a conducir su gobierno "y no le corresponde tomar decisiones sobre el PAN".

Los precandidatos también lo negaron. Encinas y Bravo Mena finalmente estuvieron de acuerdo en algo y dijeron que el presidente no ofreció ninguna candidatura.

La alianza de facto

El último día para registrar una coalición ante el Instituto Electoral del Estado de México es el 16 de abril. Si para ese entonces el PAN y el PRD no han decidido ir juntos para los comicios del 3 de julio, podría haber un plan B.

El subcoordinador del grupo parlamentario del PAN en la cámara de Diputados, Alberto Pérez Cuevas, dijo la semana pasada a CNNMéxico que aunque se postulen a los candidatos por separado, días previos a la jornada electoral, el segundo lugar en las encuestas declinaría a favor del primero, justo como ocurrió en Guerrero.

En enero pasado, Marcos Parra, candidato del PAN, abandonó la contienda a favor del aspirante del PRD , Ángel Heladio Aguirre, quien finalmente ganó la elección a gobernador en Guerrero.

Alejandro Encinas ha dicho que respetaría la decisión "autónoma" del PAN de declinar. En cambio, Luis Felipe Bravo Mena descartó la posibilidad.

"La alianza que no se hace ahora, no pretendemos hacerla al final, lo digo con toda claridad y contundencia. La alianza que no se hizo hoy ya no se hizo", dijo al inicio de su precampaña en el Estado de México.

La elección en esa entidad, con más de 15 millones de habitantes, es considerada la antesala de los comicios presidenciales del 2012. Actualmente, el gobernador mexiquense, Enrique Peña Nieto, es el mejor posicionado para suceder al panista Felipe Calderón, según diversas casas encuestadoras.

En 2010, el PAN y el PRD contendieron juntos por la gubernatura de cinco estados: Hidalgo, Durango, Oaxaca, Puebla y Sinaloa; ganaron los últimos tres.

Para este año, esos partidos, tradicionalmente opositores, irán en coalición en dos entidades, Nayarit y Coahuila

Analistas políticos consideran que el resultado de las elecciones en el Estado de México, el más poblado del país, serán fundamentales en el desarrollo de los comicios de 2012, en los que se elegirán presidente, senadores y diputados federales.

Publicidad
Publicidad