Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La “presión” sobre el narco en América lo empuja hacia África y Europa

El director policial de Colombia dice que la acción de los gobiernos al norte y sur de América genera un "efecto tenaza" contra los cárteles
mié 06 abril 2011 10:00 PM
Óscar Naranjo
Óscar Naranjo Óscar Naranjo

La “presión” que los gobiernos del norte y el sur de América ejercen sobre los cárteles del narcotráfico los ha obligado a buscar nuevas rutas, en especial hacia África y Europa, afirmó este miércoles el director de la Policía Nacional de Colombia, general Óscar Naranjo.

En el segundo día de actividades de la XXVIII Conferencia Internacional para el Control de las Drogas, en el centro turístico mexicano de Cancún, Naranjo dijo que la coordinación anticrimen entre Estados Unidos, México y Colombia “genera una especie de efecto tenaza, norte, sur y sur-norte sobre esos cárteles, y eso lo que está significando es la ruta emergente del narcotráfico”.

“Estamos viendo ahí que el narcotráfico no quiere correr riesgos, enfrentando particularmente esta presión y contención mexicana”, declaró. “Realmente el narcotráfico hoy está buscando nuevas rutas, como esa que señalo, la ruta de Sudamérica vía África occidental, África occidental, Europa”.

Sierra Leona está entre los países a donde llegan los narcotraficantes mexicanos, expuso, pero no dio detalles sobre qué cárteles alcanzan esas zonas.

Un día antes, la directora de la agencia antidrogas estadounidense, Michele Leonhart, dijo que más de 100 países han expresado su preocupación por la expansión y los posibles alcances de los cárteles mexicanos , y anunció que Washington ha descubierto contactos entre éstos y organizaciones criminales africanas y europeas.

Naranjo señaló que otro efecto de la presión sobre los narcotraficantes es su concentración en el centro del continente americano.

Publicidad

“Tenemos que expresar preocupación con países del Caribe y Centroamérica, que realmente están recibiendo presión muy alta para convertirse en países de depósito de drogas, que fue un poco el fenómeno que vivió México en los años 80 y 90 y que terminó particularmente con el fortalecimiento de los cárteles”, dijo.

Durante la misma cumbre en Cancún, el viceministro de Seguridad de Guatemala, Mario Castañeda, admitió que su gobierno desconoce cuántas armas han robado los criminales mexicanos de sus arsenales militares . Un documento de Estados Unidos divulgado recientemente por el sitio WikiLeaks dice que 60% del territorio guatemalteco está controlado por el grupo delictivo mexicano de Los Zetas.

Naranjo respaldó la lucha anticrimen iniciada en diciembre de 2006 por el gobierno mexicano, encabezado por Felipe Calderón, aunque lamentó los altos niveles de violencia y las muertes de civiles.

“Ningún asesinato nos puede generar indiferencia”, dijo. “Yo diría que el costo que pagamos es ciertamente un costo alto en vidas humanas, pero ese costo al final lo que está favoreciendo es a la inmensa mayoría de una sociedad que lucha para que el narcotráfico no imponga antivalores”.

Hasta la fecha, más de 34,000 personas han muerto en México en acciones derivadas de la delincuencia. Mientras el gobierno defiende su estrategia anticrimen, analistas y grupos de ciudadanos exigen un cambio en la lucha contra la delincuencia .

Publicidad
Publicidad