Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La historia de una fiesta que acaba en tragedia en Sinaloa

Los asistentes a la celebración de 15 años, donde seis personas fueron atacadas a balazos, están preocupados de que los agresores regresen
mar 19 abril 2011 02:03 PM

Cuando Alexandra, vestida de azul, celebraba sus 15 años a ritmo de música de banda, típica de la región, hombres armados llegaron en ocho vehículos al lugar y dispararon contra un grupo de jóvenes que se encontraba a las afueras del lugar, y acabó con la vida de seis de ellos.

El festejo se desarrollaba en un domicilio de la comunidad de Caimanero, perteneciente al municipio de Mocorito, al norte del estado de Sinaloa.

La abuela de la quinceañera dijo a CNNMéxico que hombres a bordo de ocho vehículos irrumpieron en el lugar donde su nieta festejaba su cumpleaños, acompañada de familiares y amigos, y dispararon contra un grupo de asistentes.

Según la mujer, la joven, residente en Estados Unidos, inició los preparativos del festejo desde hace un año; sus padres decidieron realizarlo en su pueblo, Caimanero, de donde la quinceañera salió cuando era muy pequeña.

“Estaba tan bonita la fiesta, pero los malandros echaron a perder todo".

Aseguró que su nieta, quien resultó ilesa, no quiere regresar a Caimanero, "dice que ya no va a volver y su hermana de 11 años dice que no quiere su fiesta aquí”.

Publicidad

Tras la experiencia que vivió su familia, la mujer teme que los delincuentes regresen y provoquen otra tragedia.

Desde que ultimaron los detalles de la fiesta de su nieta presintieron que algo pasaría, “y parece que nos adivinaron que nosotros teníamos miedo”.

En la entrada a su domicilio, una ojiva de bala formó un agujero y otra se incrustó en el barandal.

La señora relató que nadie conocía a las víctimas ni tampoco observaron algo extraño previo al ataque. “A esos muchachos nadie los conocía, nosotros estábamos adentro, la cosa fue a la orilla (del salón)”.

Vecinos describieron que cuando el grupo atacó a los jóvenes, los asistentes al festejo buscaron refugio, y otros se tiraron al piso.

“Nosotros estábamos acostados; cuando oímos el rechinido de las metrallas corrimos atrás de la casa”, dijo una vecina.

“Mis hijos andaban en la fiesta, muchos invitados se metieron a las casas”, afirmó la vecina mientras señalaba los lugares donde quedaron los seis cuerpos sin vida. “La cosa está caliente aquí, oiga”, agregó.

Aquella noche ya se había servido la cena y el pastel y las parejas bailaban la última pieza que tocaría el conjunto.

Cinco de las seis personas atacadas murieron en el lugar, mientras que otro joven murió en un hospital de la ciudad de Navolato.

El joven que resultó herido, dijo la vecina, llamó por celular a su padre para informarle que había sido atacado. Minutos después, murió en el hospital.

Publicidad
Publicidad