Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Filtración de agua en el Senado mexicano "es normal", asegura constructora

Personal del Grupo Indi aseguró que sólo se metió el agua en las oficinas; algo "normal" con una lluvia intensa, como la de este sábado
mié 20 abril 2011 03:45 PM
Medios de comunicación en nuevo Senado
Senado Mexicano Medios de comunicación en nuevo Senado

Las fallas no terminan para la nueva sede del Senado mexicano. Esto, pese a que el costo por su construcción fue un 50% más caro de lo previsto originalmente .

El primer defecto se hizo evidente el 13 de abril, fecha en que el edificio fue inaugurado por los legisladores, con varios meses de retraso. El sistema de votación electrónica, que supuestamente es similar al uitilizado por Naciones Unidas, falló, y los senadores tuvieron que emitir su voto a la vieja usanza: levantando sus manos.

Las fuertes lluvias que se presentaron el fin de semana, pusieron en evidencia al recinto de 2,563 millones de pesos al presentarse inundaciones leves en diferentes partes del edificio. Diarios locales y nacionales documentaron la presencia de agua en el pleno, así como en las oficinas de la mesa directiva. 

El miércoles por la mañana, la sede estaba llena de trabajadores de la construcción arreglando el sistema eléctrico y dando el toque final a algunas partes del edificio. Los elevadores no funcionaban y había algunas secciones en las que no era posible pasar por la presencia de cables sueltos.

Si bien no se observaban restos de humedad, los trabajadores no dudaron en comentar que el fin de semana la situación era distinta.

"Esto parecía el Titanic, se nos metía agua con hielo por todas partes, estuvo complicado", dijo un trabajador de intendencia encargado a encaminar a los pocos visitantes por las escaleras de emergencia por la falla en los elevadores.

Publicidad

Personal de limpieza también explicó que tuvieron que limpiar los suelos que se habían llenado de agua.

En entrevista con CNNMéxico, la empresa encargada de la construcción, Grupo Indi, negó que se hayan presentado inundaciones. Para ellos, la filtración de agua en construcciones recién inauguradas es algo común.

"No se inundó. Fueron únicamente filtraciones en las oficinas y el pleno no sufrió afectaciones. Es algo normal con una tormenta de esa magnitud", explicó personal de la vocería.

"Ya se están reparando las fallas para que a partir de la próxima semana lo puedan utilizar sin problemas".

Por su parte, personal de comunicación social del Senado dijo que no estaban autorizados para comentar sobre el tema y aseguraron que, independientemente de lo sucedido en los días pasados, la sesión del pleno de la próxima semana se llevaría a cabo en la nueva sede.

La mayoría del personal se encuentra de vacaciones, y los pocos que siguen laborando lo hacen en las viejas oficinas de Xiconténcatl, en el centro de la ciudad.

La construcción del edificio del Senado mexicano ha estado envuelta en controversias desde que su inauguración tardó varios meses más de lo previsto por problemas que tuvo la constructora para finalizarla a tiempo.

La nueva sede es una torre de oficinas de 71 metros de altura, un hemiciclo, y el pleno. Su entrega estaba programada para el 20 de noviembre de 2010, con motivo del Centenario de la Revolución Mexicana.

Si bien se estimó que originalmente costaría 1,699 millones de pesos, finalmente se erogaron 2,563 millones de pesos, un 50% más, explicó el presidente del Comité Técnico del Fideicomiso de Construcción de la nueva sede, el senador Fernando Castro Trenti, a Notimex el día de la inauguración.

Trenti afirmó que se impusieron multas por 50 millones de pesos a la constructora por los retrasos en la entrega de la obra, ubicada en la esquina de Avenida de los Insurgentes y Paseo de la Reforma.

La entrega final de la obra se encuentra programada para el 30 de abril.

Publicidad
Publicidad