Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Un paseo familiar termina en el rescate de náufragos en Baja California

Dos familias que pasaban el fin de semana del 4 de julio en una playa tranquila de Baja California ayudaron a los náufragos del Erick
jue 07 julio 2011 06:42 AM
Baja california rescate erik naufragos
Baja california rescate erik naufragos Baja california rescate erik naufragos

Los amigos Jorge Serrano y Antonio Hernández se encontraban de día de campo con sus esposas e hijos en una playa de Baja California el domingo por la tarde, cuando un hombre de entre 30 y 40 años llegó caminando con dificultad hasta ellos.

Era Rodrigo, uno de los tripulantes de la embarcación Erick, que esa  madrugada había naufragado en el Mar de Cortés.

Rodrigo alcanzó tierra firme en una panga (embarcación), junto con otras 11 personas, la mayoría eran adultos mayores y estadounidenses de origen japonés, cuenta Serrano, transportista de 60 años afincado en San Diego, California, en entrevista telefónica con CNNMéxico.

Todos consiguieron llegar hasta la orilla de Playa del Sol, en la bahía de San Luis Gonzaga, usando tapaderas de hieleras como remos, añade.

"Les dimos de comer, ropa, agua para hidratarlos. Nos dijeron que fue una experiencia muy mala, que los sorprendió la ola; no tuvieron tiempo de sacar los botes salvavidas".

Serrano, su amigo Antonio, y sus familias ­—en total de 10 personas vieron cuerpos flotando en el mar: eran más náufragos con salvavidas, intentando nadar hasta la orilla. Un estadounidense que estaba en la zona usó su embarcación para ayudarlos.

Publicidad

"Nos sentíamos muy conmovidos, tristes y contentos de haber podido ayudar en algo, pero sí nos daba tristeza ver a la gente en las condiciones en que llegaron; fue perturbador", recuerda Serrano.

Su amigo, Antonio Hernández, es dueño de una casa en la zona. Él también radica en Estados Unidos y había invitado a Serrano y su familia a vacacionar durante el fin de semana largo del 4 de julio. 

Playa del Sol es un lugar donde jubilados suelen pasar el invierno, en casas con energía solar. 

Antonio llevó a Rodrigo, el tripulante del Erick, a Punta Buceo, una zona de pescadores ubicada a unos dos kilómetros de Playa del Sol, desde donde alertaron a la capitanía del puerto de San Felipe del naufragio, por medio de un teléfono rural. Dos horas después, la Secretaría de Marina de México comenzó la búsqueda.

En el barco iban 44 personas, la mayoría adultos mayores que habían salido de pesca, explica el director de Protección Civil de Baja California, Alfredo Escobedo, en entrevista para CNNMéxico. Las autoridades de México y EU aún buscan a siete desaparecidos. Uno de los pasajeros de nacionalidad estadounidense, murió.

La noche del accidente, las olas voltearon la embarcación. Los pasajeros cayeron al mar y se dispersaron en grupos. "A algunos se los llevó la corriente en un sentido y a otros en otro; el mar estuvo bravo, con mucho viento y tormentas eléctricas", explica Escobedo.

Los cuerpos de rescate encontraron sobrevivientes en distintos puntos: la isla San Luis, Punta Willard, San Felipe.

La temperatura del mar les favoreció , era de 27 grados centígrados; de haber ocurrido el accidente en invierno, habrían sufrido hipotermia, dice Escobedo.

Pero la marea baja impidió que algunos de ellos llegaran antes a la tierra, comenta el funcionario, porque este fenómeno aleja el agua de las orillas.

"Nos platicaron que hubo personas que iban nadando en grupos, como cada quien piensa diferente, hubo momentos en que se pelearon en el mar para decidir para donde ir. Está oscuro, no hay referencias. Una persona se separó del grupo y se fue por su cuenta. Era un tripulante. Esa persona llegó a la orilla y las demás también, pero sufrieron un poquito más", cuenta Escobedo.

El rescate

Al menos 104 elementos de la Armada mexicana y 120 civiles buscan por cielo , mar y tierra a los siete desaparecidos. 

Todavía no está claro el lugar exacto donde se hundió la embarcación, pero los cuerpos de rescate saben que es una zona que alcanza profundidades de hasta 300 metros, según Escobedo.

La hipótesis es que el barco está a unos 65 o 70 metros de profundidad, por lo que el gobierno de Baja California solicitó al de Estados Unidos el envío de buzos que puedan sumergirse más de 50 metros, para buscar cuerpos adentro de la embarcación. 

Los buzos harían su trabajo una vez que concluya la fase de búsqueda y rescate de cuerpos, es decir, 96 horas después del accidente, que se cumplen este jueves a las 14:00 horas. La siguiente fase es la exploración de la nave hundida. El uso de un robot submarino está descartado de momento.

Publicidad
Publicidad