Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El cuerpo de una joven asesinada hace tres meses es hallado en Veracruz

Gabriela Benítez Ybarra, de 17 años, desapareció el 13 de junio en Xalapa; su cuerpo fue encontrado a unas cuadras de su casa
dom 25 septiembre 2011 11:56 PM
Xalapa
Xalapa Xalapa

Gabriela Arlene Benítez Ybarra, una estudiante de preparatoria de 17 años a dos semanas de graduarse, desapareció el 13 de junio de este año en Xalapa, Veracruz. A más de tres meses de esa fecha, su cuerpo fue encontrado a unas cuadras de su casa el pasado viernes.

La Procuraduría General de Justicia del Estado informó que el cadáver tenía señales de que la joven sufrió una muerte violenta.

Su caso había llamado la atención de la sociedad veracruzana por la intensa búsqueda que llevó a cabo su madre, Bárbara Ybarra Martínez, quien colocó espectaculares con fotos de su hija en varias ciudades del estado, y por la polémica declaración del titular de la fiscalía estatal, Reynaldo Escobar Pérez, de que Gaby Benítez había salido de su casa por motivos de “violencia intrafamiliar”, según reportaron medios locales.

Era común ver el rostro sonriente de la joven en vallas colocadas en carreteras, calles y avenidas, así como en paradas de autobuses y en parabrisas de automóviles, según reportó la agencia EFE.

Lo último que se supo de Gaby Benítez, el 13 de julio, fue que salió a ejercitarse en un parque aledaño a su casa, al norte de la ciudad de Xalapa. Pero el pasado viernes 23 de septiembre, Ybarra Martínez reconoció el cuerpo de su hija, por la ropa que llevaba "y por los dientes". 

El 31 de julio, mientras la Caravana Paso a Paso hacia la Paz recorría Veracruz, Ybarra visitó al sacerdote y defensor de migrantes Alejandro Solalinde en Tierra Blanca, y le pidió ayuda para encontrar a Gaby. Pero para esa fecha, su hija ya estaba muerta y enterrada a sólo tres cuadras de su casa, contó Bárbara Ybarra a CNNMéxico, en una entrevista telefónica a sólo unas horas de haber recibido las cenizas de su hija.

Publicidad

Sobre la supuesta implicación de “violencia intrafamiliar” en el caso, la madre de Gaby comentó: "Se llegó a manejar la violencia intrafamiliar (…) Sí hubo una plática pero nada más. Como madre la cuido, ni fue discusión ni nada, jamás a mis hijos les he puesto una mano encima".

En un comunicado previo, la PGJE reportó que tenía datos —por conversaciones con conocidos de la víctima— para decir esta hipótesis: "(Los conocidos) comentaron que ella ya estaba harta de los regaños de su mamá, a quien identificaba como la Generala", dice el texto.

Hoy, un moño negro sobre una gran imagen de Gaby en las instalaciones del Colegio Preparatorio de Xalapa recuerda su muerte; la colocaron alumnos de esa escuela, los mismos que convocaron a una "Marcha por los desaparecidos en Xalapa" el 23 de junio a través de las redes sociales.

"Una gran ola de desaparecidos en las últimas fechas se han hecho presentes en la ciudad de Xalapa. Para muchos, este tipo de acontecimientos aún es ajeno. Pero para otros, en este caso la desaparición de nuestra compañera del Colegio Preparatorio de Xalapa, Veracruz, Gabriela Arlene Benítez Ybarra, nos tomó por sorpresa. Y no sólo por ella, sino por todos los demás desaparecidos", decía la convocatoria.

Al confirmarse la muerte de su hija, el padre Solalinde, el gobernador Javier Duarte de Ochoa y el secretario de Gobierno, Gerardo Buganza, le externaron sus condolencias, mientras que el procurador Reynaldo Escobar presenció personalmente la entrega del peritaje.

Este domingo se realizó una misa de cuerpo presente con la concurrencia de más víctimas de la violencia en Xalapa, como la escritora e investigadora Esther Hernández Palacios, madre de Irene Méndez, asesinada  el 8 de junio de 2010 en Xalapa junto a su esposo, Fouad Hákim Santiesteban.

También asistieron miembros de agrupaciones ciudadanas y decenas de estudiantes que fueron compañeros de Gaby Benítez.

En el tiempo en que su hija desapareció, comenta Bárbara Ybarra, la familia se preparaba para la graduación de Gaby. "Ya teníamos boletos y todo".

Ahora, planea regresar a su trabajo como veterinaria en los Servicios de Salud de Veracruz y seguir compartiendo su experiencia.

Publicidad
Publicidad