Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Calderón rechaza que grupos paramilitares ejerzan justicia en México

El presidente rechazó la acusación del activista Javier Sicilia, que le acusó de "autorizar asesinatos impunes" en la lucha contra el narco
vie 14 octubre 2011 02:05 PM
Javier Sicilia saluda a Felipe Calderón
NTX. Sicilia-Calderón-Diálogo por la paz-Chapultepec Javier Sicilia saluda a Felipe Calderón

El poeta Javier Sicilia acusó al presidente Calderón de propiciar la aparición de grupos paramilitares “que se sienten autorizados para ejercer asesinatos impunemente que estúpidamente llaman hacer justicia”, en referencia al grupo que se autodenominó Los Mata Zetas en Veracruz y que las autoridades vinculan con la muerte de cerca de 70 presuntos zetas en el estado del Golfo de México.

Calderón rechazó la presencia de grupos paramilitares en México y aseguró que “no es el caso que se tolere ni que se propicie” su existencia. “Los marinos atraparon tanto a un grupo de zetas como a este grupo, que no son paramilitares, como ellos mismos lo reconocen. Son integrantes de un cártel, asociado al cártel de Sinaloa”, dijo Calderón.

En la segunda reunión del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad con el presidente en el Castillo de Chapultepec, el líder de los activistas cuestionó al gobierno federal sus verdaderas intenciones para ir “por el camino de la paz” o seguir con una estrategia de guerra que sólo ha provocado más dolor a los mexicanos.

Los resultados del gobierno federal desde que se comprometió hace cuatro meses a atender las necesidades de las víctimas de la violencia en México han sido "lastimosamente pobres", señalaron los líderes del movimiento. 

"El dolor, la justicia y la impunidad siguen creciendo en cada rincón del país", dijo el representante del movimiento, Emilio Álvarez Icaza. El defensor de derechos humanos criticó los obstáculos para dar seguimiento a las promesas de junio,  en el primer encuentro con el presidente

Calderón ha expresado en otras ocasiones su compromiso con la búsqueda de un México justo y democrático, y su disposición al diálogo para lograrlo. Los integrantes del movimiento consideran que la estrategia frontal de lucha contra el crimen ha generado más violencia en el país desde diciembre de 2006, cuando inició el mandato de Calderón. En cuatro años y medio han muerto más de 34,600 personas en acciones de grupos criminales.

Publicidad

En respuesta a las preguntas de Javier Sicilia sobre la estrategia de seguridad, Calderón aseguró que “hasta que no haya una policía confiable, no será retirado el Ejército”. 

ProVíctima, un organismo que "discrimina"

La creación de la Procuraduría Social de Atención a las Víctimas de la Violencia (ProVíctima) fue el principal reclamo del Movimiento por la Paz, que reiteró su rechazo por no representar una propuesta integral. Se trata de una instancia judicial que proporcionará atención médica, asistencia psicológica especializada, orientación y asesoría jurídica, y apoyo en la búsqueda de personas desaparecidas. 

Los activistas critican que el funcionamiento del nuevo organismo discrimina a las víctimas, al sólo atender casos de delitos del fuero federal y creen que era indispensable consultar a la sociedad civil para crearla.

Raúl Romo Gallardo, integrante de las mesas de trabajo, dijo que esa procuraduría debería ser complementaria a un cambio en la estrategia Nacional de Seguridad.

El presidente Calderón creó por decreto en septiembre pasado ProVíctima para evitar que la impunidad implicara una doble victimización para los afectados por la violencia. Calderón nombró a Sara Irene Herrerías como titular de la procuraduría, quien tomó posesión del cargo la semana pasada.

La amenaza de Sicilia

La segunda reunión entre El Movimiento por la Paz y el presidente Calderón comenzó en la mañana de este viernes con la amenaza del poeta Javier Sicilia de abandonar la reunión si a los familiares de las víctimas no se les dejaba mostrar las fotos de sus muertos y desaparecidos.

En el Castillo de Chapultepec, en el poniente de la capital mexicana, personal de Presidencia insistía en realizar una revisión exhaustiva a los integrantes de las mesas de diálogo y en prohibir pancartas con imágenes de víctimas.

"Yo represento a este movimiento, si se trata como sospechosos a sus integrantes, no lo aceptaré. Si el presidente va a mi casa, no lo voy a detener en la puerta", dijo Sicilia.

El secretario de Gobernación, Francisco Blake Mora y el de Seguridad Pública, Genaro García Luna, aceptaron la revisión protocolaria antes de hablar con Sicilia y negociar. El poeta dijo que Blake aceptó las fotografías y reiteró que su movimiento es ciudadano y pacífico y será debe tratar como tal.

El diálogo contó con la presencia de otras organizaciones civiles como ProVecino, México SOS, Causa en Común y Alto al Secuestro. A diferencia del diálogo de junio pasado, las víctimas no se encontraron en la mesa. Junto con el presidente estuvieron los titulares de Gobernación, Educación, Seguridad y la titular de la PGR.

El gobierno federal y el Movimiento por la Paz iniciaron hace cuatro meses mesas de trabajo con el objetivo de proporcionar atención a las víctimas de la violencia y diseñar una estrategia de reconstrucción del tejido social.

Publicidad
Publicidad