Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El helicóptero de Blake Mora tomó una ruta distinta por la nubosidad

Las primeras investigaciones indican que la nubosidad habría hecho que el piloto cambiara la ruta para buscar terreno más bajo y visible
sáb 12 noviembre 2011 04:09 PM
helicoptero estrellado
helicoptero-blake helicoptero estrellado

Nota del editor: Sigue la cobertura sobre la muerte del secretario de Gobernación en el  especial de CNNMéxico .

(CNNMéxico).- Las primeras investigaciones sobre la caída del helicóptero que provocó la muerte este viernes del secretario de Gobernación, Francisco Blake Mora, y otras siete personas indican que el piloto pudo cambiar la ruta original para evitar la neblina.

“Presumiblemente el piloto buscaba terreno más bajo”, explicó este domingo Rodolfo Olivares Castro, director general adjunto de Tránsito Aéreo de la Secretaría de Comunicación y Transportes, Rodolfo Olivares, durante una rueda de prensa.

El vuelo se realizó bajo las reglas de un vuelo visual, lo que significa que la tripulación debe mantener contacto visual con referentes en tierra, como ríos, carreteras, veredas, entre otros. En estos casos, el piloto puede decidir cambiar de ruta si las condiciones meteorológicas no son favorables, detalló Olivares.

Cuando el helicóptero Súper Puma AS332 despegó del Campo Militar en la Ciudad de México a las 8:45 horas (local) había las condiciones de visibilidad mínimas necesarias para el vuelo, según los reportes meteorológicos analizados hasta el momento agregó Olivares.

La tripulación tenía previsto realizar la ruta habitual entre la Ciudad de México y Cuernavaca, Morelos, pero el piloto giró inesperadamente a la altura del Estadio Azteca hacia el sureste.

Publicidad

Presumiblemente se habría dirigido hacia el Valle de Cuautla  para evitar un banco de niebla y en busca de mejor visibilidad, ya que el camino original lo habría conducido hacia Tres Marías, una zona más alta y por lo tanto donde habría más nubes.

Las revisiones de los peritos en el lugar del accidente, en el cerro Ayaqueme, ubicado en el municipio de Chalco, en el Estado de México, indican que el helicóptero no sufrió daños por explosión o fuego, explicó el Secretario de Comunicaciones y Transportes, Dionisio Pérez-Jácome.

“El patrón de dispersión permitiría suponer que (el helicóptero) impactó en el terreno en condiciones de integridad estructural”, lo que hace suponer que la aeronave llevaba un vuelo recto y nivelado, detalló, Pérez-Jácome.

Los restos del helicóptero quedaron dispersos de forma uniforme en un terreno de entre 150 y 200 metros de largo y entre 30 y 40 de ancho, según Gilberto López Meyer, director general de Aeropuertos y Servicios Auxiliares.

El helicóptero fue fabricado en 1984 y adquirido por la presidente de la República en 1985. Tenía la matrícula XC-UHM, y contaba con certificación vigente para navegar, así como con políza de seguro, de acuerdo con Jácome.

La aeronave tenía 6,500 horas de vuelo, lo que significa que era "relativamente nueva". El último mantenimiento lo recibió entre el 4 y el 6 de noviembre en el hangar presidencial y después de eso realizó viajes el 9 y 10 de noviembre que acumularon tres horas y 40 minutos de vuelo.

El piloto del helicóptero, el teniente coronel Felipe Bacio Cortés, tenía 4,910 horas de vuelo hasta mayo del 2001, mitras que el copiloto, el teniente Román Escobar, tenía 1404 hasta julio del 2011, lo que significa que contaban la experiencia necesaria para realizar el vuelo, según Pérez-Jácome. Ambos murieron en el accidente.

En las próximas semanas y meses se darán a conocer los avances sobre la investigación, que llevará a cabo un comité especial liderado por Pérez-Jácome y en el que participarán especialistas de Francia y Estados Unidos que llegarán a México en los próximos días.

Toda la información sobre el accidente deberá ser corroborada por peritos, exámenes y pruebas de laboratorio, y por ahora no se descarta ninguna hipótesis sobre el accidente, aclaró Pérez-Jácome.

Publicidad
Publicidad