Publicidad
Publicidad

El 'otro' debate presidencial, ¿cómo se prepararon en #YoSoy132?

Los estudiantes y jóvenes alzaron la voz en esta campaña electoral y ahora enfrentan una prueba importante: organizar un debate presidencial

Nota del editor: Genaro Lozano es politólogo e internacionalista. Profesor en el ITAM y en la Universidad Iberoamericana. Columnista en Grupo Reforma y analista político para CNNMéxico. Es coautor de varios libros como Same Sex Marriage in the Americas V. I y II, Ciudadanos.mx: Twitter y el cambio político en México, ¿Qué es Estados Unidos? y Dos mundos bajo el mismo techo: Trabajo del Hogar y no discriminación. Puedes seguirlo en su cuenta de Twitter:  @genarolozano

(CNNMéxico) — Es el Día del Padre en México y lo primero que pasa por mi cabeza es preguntarme si estos muchachitos de plano no tienen padre y no tuvieron que comer con él. Al llegar al lugar de la cita, veo a un grupo de unos 15 estudiantes, de distintas universidades del Distrito Federal, apoltronados en los sillones de una sala con toques mexicanos por doquier.

Todos tienen una computadora y trabajan en las preguntas y las réplicas para la primera sección del debate presidencial que organizaron y al que me invitaron como moderador. Otros tres alumnos están acostados en la alfombra de la sala. Camino hacia donde se encuentra Rodrigo, estudiante de la Universidad Iberoamericana a quien todos llaman Nivo, el anfitrión.

Rodrigo me cuenta que en la sala de su casa están reunidos los nueve representantes de las universidades que sostendrán un diálogo directo con tres de los candidatos presidenciales que asistirán al debate presidencial al que convocaron los miembros de #YoSoy132.

Publicidad

Me explica también que han tomado precauciones para que todos tengan acceso a internet permanentemente, para prevenir que la tecnología no falle en el lugar desde donde formularán sus preguntas a los candidatos. Todos revisan los temas de sus preguntas, escriben y reescriben las mismas para orillar a los candidatos a responder primero con un “sí” o un “no”, seguido del desarrollo del por qué y el cómo. También se plantean sus réplicas. Yo los observo.

Me emociona ver la seriedad con la que hacen su trabajo, las preguntas que se hacen, el detalle de su investigación. Todos leyeron bien las propuestas de los cuatro candidatos presidenciales.

En algún momento —los invito a reflexionar— ojalá se den cuenta de la importancia histórica de este debate; les ruego que sean respetuosos en sus preguntas, que no los ataquen, “pregunten y argumenten bien sus réplicas”. Todos me dicen que entienden el momento y aseguran que nadie será irrespetuoso y que garantizan lo que prometieron: imparcialidad .

Después de esta reunión corro a casa de Luis, otro activista de la Iberoamericana, a reunirme con los demás moderadores —el profesor Rodrigo Munguía de la Ibero, y el estudiante Carlos Brito del Tec de Monterrey—. Nos sentamos alrededor de una pequeña mesa y el anfitrión saca todo un festival de carbohidratos (palomitas de microondas, salsa picante, papas fritas) que desaparecen en cuestión de minutos mientras hablamos y nos organizamos: cómo nos vamos a vestir, cómo debemos dar la bienvenida, etcétera.

Publicidad

De pronto, uno de los presentes dice: tengo tarea de estadística, ¿quién me ayuda? La mesa se divide. A mi derecha se encuentra un alumno del ITAM que le ayuda al de la Ibero a resolver su asignación, y a mi izquierda la conversación sigue en torno al debate.

No puedo más que emocionarme y pensar que cuando yo estudié en el ITAM nunca nos organizamos para pedir un tercer debate presidencial. En esa época, yo estaba más preocupado por pasar Economía III, Matemáticas III y Estadística II, que por participar en algún tema político.

Después de una hora y media de reunión, y de algunas discusiones entre los organizadores, llegamos a conclusiones y acuerdos. Todos estamos entre emocionados y nerviosos. Los organizadores dicen que seguirán invitando a Enrique Peña Nieto, que hasta el momento no ha aceptado participar .

Estoy seguro de que si cualquiera de los cuatro candidatos presidenciales hubiese asistido a una de las reuniones de organización del primer debate presidencial que no es organizado por el IFE, sino por universitarios, se sentiría totalmente orgulloso de ver a un grupo de mexicanos navegando exitosamente entre la inexperiencia de su juventud y la responsabilidad de estar escribiendo un nuevo capítulo de la historia de México.

Publicidad

Por lo pronto, el #debateYoSoy132 será transmitido esta noche en vivo, a través de CNNMéxico y otros medios, de las 20:00 a las 22:00 horas (tiempo del centro de México), desde la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal.

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Genaro Lozano.

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad