Publicidad
Publicidad

Donald Trump y Robert Mueller, ¿listos para la guerra por el caso Rusia?

Los acontecimientos de los últimos dos días han acelerado la posibilidad de un enfrentamiento constitucional entre el presidente y el fiscal especial sobre la intromisión rusa.
Arsenal legal
Arsenal legal El presidente ha fortalecido su equipo legal en los últimos días, con la entrada de personas como Rudy Giuliani y Emmet Flood, un abogado que participó en el juicio político de Bill Clinton. (Foto: Reuters/Leah Miles)

Donald Trump y Robert Mueller parecen listos para ir a la guerra.

Siempre fue teóricamente posible que la investigación de Rusia finalizara con el presidente y el abogado especial en lados opuestos de un enfrentamiento constitucional. Pero una secuencia vertiginosa de eventos en los últimos dos días puede haber hecho que el escenario de pesadilla sea cada vez más probable.

Trump, el presidente que rompe las reglas y que disfruta con los golpes que lanza, ha reabastecido su banquillo legal y ahora tiene un equipo de defensa que podría reflejar mejor sus tendencias agresivas.

Después de decir que le encantaría sentarse con Mueller, ahora parece estar echándose para atrás. Y su Casa Blanca lo apoya, calificando la investigación del abogado especial como una "caza de brujas" en un comunicado de prensa oficial.

Publicidad

Recomendamos: Senadores de EU presentan iniciativa para proteger al fiscal Mueller

El presidente también está intensificando el clima político en torno a la investigación de Mueller, buscando animar a los partidarios, a quienes ha estado preparando durante meses como un muro de protección contra cualquier eventual enfrentamiento político.

"No hubo colusión (es un engaño) y no hay obstrucción a la justicia (eso es un montaje y una trampa)", tuiteó Trump el miércoles.

Mueller, el fiscal tímido frente a las cámaras y veterano de combate marino que se ha pasado la vida persiguiendo la justicia, también está mostrando sus armas.

Publicidad

Recomendamos: Comey revela en memorando que Trump está preocupado por la lealtad

Fuentes dijeron a CNN que había planteado la posibilidad de citar al presidente si Trump no acepta una entrevista, determinado a obtener el testimonio que necesita para completar su investigación exhaustiva.

Ese es un enfoque que podría intensificar el enfrentamiento con el presidente a un drama histórico de la Corte Suprema con reverberaciones políticas masivas, que muchos expertos creen que Trump podría perder.

"Claramente es el momento crucial para la investigación de Mueller", dijo el miércoles el exsecretario de Defensa y director de la CIA, Leon Panetta, a Wolf Blitzer de CNN en "The Situation Room".

Publicidad

"Creo que han llegado a un punto en el que, muy francamente, no podrán concluir esta investigación sin el testimonio del presidente de Estados Unidos", dijo.

Táctica brutal

Trump se ha sentido frustrado durante meses por el hecho de que su equipo legal le ha aconsejado en contra de usar su enfoque de lanzallamas en la investigación de Mueller.

Publicidad

El miércoles despidió a Ty Cobb, un abogado que se sentía incómodo con la estrategia inflamable del presidente, y lo reemplazó con Emmet Flood, un abogado que participó en el juicio político de Bill Clinton .

La medida, tras la llegada de Rudy Giuliani y Jane y Martin Raskin, hizo más que rechazar la idea de que el presidente no puede atraer grandes nombres legales, y mostró un enfoque mucho más contencioso frente a Mueller.

Marc Mukasey, un viejo aliado de Giuliani, también está en conversaciones para posiblemente unirse al equipo legal de Trump, de acuerdo con fuentes familiarizadas con el asunto, aunque advirtieron que no se ha tomado una decisión final.

"Jugar bien no los ha llevado a ninguna parte", le dijo una fuente a Sara Murray de CNN. La fuente también describió a Giuliani como un "asesino profesional".

Publicidad

De hecho, Giuliani fue tras la investigación de Mueller y el exdirector del FBI James Comey el miércoles por la noche en una entrevista con Sean Hannity de Fox News, pero también reveló que Trump había reembolsado a su abogado personal, Michael Cohen, los 130,000 dólares en dinero de soborno que utilizó para pagarle a la actriz porno Stormy Daniels para no hablar sobre una aventura amorosa que sostuvo con Trump hace una década.

Trump negó previamente tener conocimiento del pago, lo que ha provocado una demanda contra el presidente.

Otro operador efectivo, el exdirector de campaña de Trump, Corey Lewandowski, dijo a CNN el miércoles que Trump estaba cansado de un equipo que repetidamente le aseguraba que la investigación estaba casi lista.

"Le dijeron al presidente que la investigación iba a terminar originalmente en noviembre del año pasado, luego en diciembre y luego en enero", dijo Lewandowski a Jim Sciutto de CNN en "The Lead".

Publicidad

"Todavía continúa, y el presidente obviamente quiere que alguien entre y le dé un vistazo", dijo Lewandowski.

Leer: Lo que sabemos de los vínculos de Donald Trump con Rusia

El próximo movimiento de Mueller

Publicidad

La idea de que Trump se haya puesto repentinamente difícil podría resultar irónico para el equipo de Mueller dados los meses de tuits virulentos que se dirigieron hacia ellos.

Pero si el presidente se empeña en una postura más combativa, es poco probable que desconcierte a su implacable jefe.

Fuentes le dijeron a CNN que, en una reunión con los abogados del presidente, Mueller había planteado la posibilidad de obligar a Trump a rendir testimonio si él no aceptaba hablar voluntariamente.

Michael Hayden, que dirigía la CIA y la Agencia de Seguridad Nacional cuando Mueller dirigía al FBI, dijo que el carácter del asesor especial dictaba que debía examinar todas las pistas.

Publicidad

"Una de las cosas que creo que Bob siente que tiene que hacer cuando llegamos al final de esta nube oscura que nos acecha, sin importar en qué dirección vaya, tiene que ser capaz de decir: 'He sido exhaustivo ", dijo Hayden. "Creo que el Director Mueller realmente quiere asegurarse de que levantó todas las rocas".

Lee: ¿Qué pasa si despiden al fiscal especial sobre el caso Rusia-Trump?

El hecho de que Mueller esté decidido a obtener el testimonio de Trump no significa necesariamente que él piense que el presidente es culpable de un crimen o una ofensa imputable.

Los fiscales a menudo usan entrevistas con personas involucradas en una investigación para descartar teorías o cerrar líneas de investigación. La voluntad de Mueller de obtener una citación judicial también podría ser una moneda de cambio a la vez que intenta que el presidente se siente voluntariamente con él.

Publicidad

Dadas las circunstancias políticas altamente sensibles, muchos analistas creen que Mueller hará un esfuerzo adicional para encontrar un acuerdo que acomode al presidente y sus abogados.

Giuliani presentó el miércoles una dura oferta en una entrevista con The Washington Post, diciendo que cualquier encuentro no debe durar más de "dos o tres horas".

Lee: En Estados Unidos 'pegarle' a Trump es un negocio redituable

Es poco probable que esto satisfaga a Mueller, especialmente si la lista de preguntas elaborada por el equipo legal de Trump y publicada en The New York Times representa una imagen precisa de lo que quiere preguntar.

Publicidad

'Las preguntas son una intrusión'

Dado el aumento en interés, los tuits de Trump sobre la investigación de Mueller del miércoles fueron particularmente intrigantes.

Él puso a prueba un argumento legal que afirmaba que el enfoque de Mueller viola la Constitución y una narrativa política sobre que es una distracción del trabajo crucial de la presidencia.

Publicidad

"Las preguntas son una intromisión en los poderes del Artículo 2 del presidente en virtud de la Constitución para despedir a cualquier empleado del Poder Ejecutivo", escribió el presidente, citando a un partidario, el abogado Joseph di Genova.

Hablando en el programa de Michael Smerconish en Sirius XM el lunes, DiGenova también dijo que Mueller sería culpable de comportamiento "escandaloso, insolente" y "juvenil" si preguntaba qué pensaba Trump cuando despidió al director del FBI, James Comey.

Pero para demostrar la obstrucción a la justicia, un fiscal debe establecer que un acto se llevó a cabo con una intención corrupta. Entonces, en este caso, le correspondería a Mueller entender el estado de ánimo del presidente cuando despidió a Comey.

Lee: James Comey dice que Trump carece de autoridad moral para gobernar EU

Publicidad

"Tienes que entrar en su cabeza para poder hacer eso. Eso es lo que él está haciendo y que es eminentemente razonable, y nadie puede cuestionarlo por eso", dijo Andrew Stoltmann, un prominente abogado defensor de cuello blanco en Chicago.

La afirmación de Trump de que él está limpio, pues tenía la autoridad constitucional para despedir a Comey, tampoco lo absuelve de los cargos de obstrucción de la justicia.

"El mero hecho de que el presidente pueda despedir a alguien, y claramente puede despedir al director del FBI, no significa que el despido sea legal", dijo Stoltmann.

'Esto no es un juego'

Publicidad

Muchos de los partidarios de Trump siempre han deseado que deje de comentar sobre su situación legal, porque a menudo parece enterrarse más profundo él mismo.

A menudo citan el ejemplo de Clinton, quien repetidamente enfatizó lo duro que estaba trabajando para el pueblo estadounidense en ganar la batalla de la opinión pública y sobrevivir a la acusación.

Trump intensificó sus esfuerzos para combatir su vulnerabilidad legal con un arma política.

Publicidad

Él citó a uno de sus antiguos abogados en una conversación con Mueller, reportada por The Washington Post.

"'Esto no es un juego. Estás interfiriendo con el trabajo del presidente de Estados Unidos. John Dowd, marzo de 2018", tuiteó Trump. "Con Corea del Norte, China, Medio Oriente y mucho más, no hay mucho tiempo para pensar en esto, especialmente porque no hubo una 'colusión' rusa".

La queja de Trump de que está demasiado ocupado para testificar probablemente no sea muy convincente legalmente: en 1997, la Corte Suprema dictaminó que el argumento de Clinton de que estaba demasiado ocupado para dar testimonio en la demanda civil de Paula Jones no tenía ningún mérito.

Publicidad

Sophie Tatum, Kara Scannell y Sara Murray de CNN contribuyeron a este reportaje.

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad