Publicidad
Publicidad

¿Quién dirige en tierra ajena?

-

Después de trabajar en un consultoría donde se volvió experta en el mercado mexicano de ferrocarriles y su privatización, Rosalind Wilson fue elegida por la empresa Canadian Pacific Railway para abrir y dirigir una oficina en México en 1994.

Wilson fue el mejor candidato, por su conocimiento del negocio en México. "Si las firmas están emprendiendo un negocio en un país nuevo,  el conocimiento local es crucial para el éxito", dice Jacob Funk Kirkegaard, consultor para multinacionales del Peterson Institute for International Economics.

Para dirigir su operación en otro país, los CEO de las multinacionales ya no envían a su mano derecha o a su incondicional, sino que buscan a un ejecutivo que conozca y sepa manejar:

> El idioma.

> El mercado local.

> El gremio empresarial al que pertenecen.

Publicidad

> Los sindicatos.

> Las leyes nacionales.

> La idiosincrasia del país.

Kenneth Shwedel, de origen estadounidense, lleva casi 35 años en México analizando el sector agropecuario, y esa experiencia es lo que más valoran en su puesto actual. Como director de Análisis Agroindustrial del banco holandés Rabobank International, tiene la responsabilidad de informar a sus colegas globales sobre el comportamiento del mercado agroalimentario mexicano. En su puesto puede más el conocimiento local que la experiencia global.

La nacionalidad tampoco importa. Shwedel no es holandés pero conoce el mercado mexicano y eso le dio su lugar en el banco. Wilson sí es canadiense pero fue designada por su expertise en la industria ferrocarrilera en México. "No conozco ninguna compañía que envíe a un canadiense a dirigir su oficina en otro país sólo por ser canadiense", dice Wilson, quien hasta hace unos meses presidió la Cámara de Comercio de Canadá en México.

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad