Publicidad
Publicidad

El recorte al gasto ‘descarrila’ al tren México-Querétaro

El Gobierno canceló el proyecto de forma indefinida junto con el tren transpeninsular; el tren requería una inversión de 3,750 mdd y generaría 20,000 empleos directos.
El tren México-Querétaro sería uno de los proyectos de infraestructura más grandes del sexenio de Enrique Peña Nieto. (Foto: iStock by Getty Images)
tren mexico queretaro (Foto: iStock by Getty Images)

El recorte de 124,300 millones de pesos en el gasto público del Gobierno para este año provocó la suspensión indefinida del tren de alta velocidad México-Querétaro , proyecto que provocó dudas sobre su transparencia, además del ferrocarril entre Quintana Roo y Yucatán.

“Se cancelan no solo por el impacto que tendrían en las finanzas publicas, sino por las presiones que tendrían en los gastos públicos por venir”, dijo este viernes el Secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Luis Videgaray, en conferencia de prensa.

El tren, con un valor de 3,750 millones de dólares, estaba planeado para que iniciara operaciones en el segundo semestre de 2017. Los trenes de pasajeros eran una de las grandes apuestas del Gobierno federal en materia de infraestructura.

“En México volveremos a tener trenes de pasajeros para conectar nuestras ciudades. He ordenado al Secretario de Comunicaciones y Transportes arrancar en el 2013 la construcción del tren México-Querétaro”, dijo el presidente Enrique Peña Nieto el 1 de diciembre de 2012 al iniciar su administración.

Su construcción generaría 20,000 empleos directos y 41,000 indirectos, y una vez concluido, recorrería 210 kilómetros a una velocidad máxima de 300 kilómetros por hora desde la Terminal Ferroviaria de Buenavista en la Ciudad de México hasta el centro de Querétaro, transportando a 23,000 pasajeros a diario.

Sin embargo, el tren generó polémica desde el inicio, luego de que Mitsubishi, Alstom, Bombardier y Siemens informaron que no participarían porque el plazo para preparar el proyecto había sido muy corto.

Publicidad

A inicios de noviembre de 2014, la SCT anunció que el ganador del proyecto era el consorcio encabezado por China Railway, el único postor de la puja.  La polémica aumentó cuando se informó que Grupo Teya, una de las empresas que formaban parte del consorcio liderado por la firma china, es una filial de un contratista del Gobierno dueño de una mansión que la esposa de Peña Nieto estaba en proceso de compra.

El Gobierno revocó el fallo el 6 de noviembre, unos días antes de que las revelaciones fueran publicadas.

Pese a ello, el tren parecía que saldría adelante; la SCT lanzó el 14 de enero las prebases para una nueva licitación y dio 15 días a las empresas para enviar sus comentarios.

Sorpresivamente, el 29 de enero, la SCT canceló la publicación de las bases con el argumento de que se tomaría el tiempo suficiente para conocer y considerar las opiniones de empresas interesadas.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad