Publicidad
Publicidad

Volkswagen va por autos eléctricos para `limpiar´ su nombre

La firma alemana había tratado de impulsar los vehículos a diesel en Norteamérica; pero tras el escándalo desatado alrededor de esta tecnología, apostará por los modelos eléctricos.
Michael Horn, presidente de la empresa en América. (Foto: Reuters)
CEO, Volkswagen, Michael Horn

Ni motores ni autos a diesel. Volkswagen y su filial Audi dieron un volantazo tras el escándalo mundial destapado en septiembre, por colocar un software que altera el control de emisiones de los motores diesel de al menos ocho modelos . Las empresas llegaron al Autoshow de Los Ángeles con vehículos eléctricos, híbridos y a gasolina.

El 18 de septiembre, la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés) dio a conocer que las marcas Volkswagen y Audi manufacturaron e instalaron un software para manipular las emisiones emitidas por los motores de al menos 10,000 unidades de los modelos Jetta, Golf, Beetle, Passat, Touareg, A3, A8 y Q5. Estos vehículos fueron equipados con motores diesel de dos litros y comercializados entre 2009 y 2015.

Ahora, el grupo automotriz alemán, que a principios del año desplazó a Toyota como el mayor fabricante de autos a nivel global, busca limpiar su nombre. Para hacerlo, eligió presentar ahora los modelos a gasolina y los autos eléctricos e híbridos.

Michael Horn, presidente del consejo de dirección del Grupo Volkswagen de América, dijo durante su conferencia de prensa del Autoshow de Los Ángeles que la marca ya trabaja en la nueva generación de motores de dos litros a gasolina (TSI), que estarán listos en septiembre de 2018.

Publicidad

El discurso de Horn fue solemne, en contraste con el tono efusivo usado por su competidores durante sus presentaciones. "Sabemos que hay frustración y enojo entre nuestros distribuidores y clientes. Todas estas reacciones son entendibles (…). Nos disculpamos por lo ocurrido y les aseguro que seguiremos trabajando en ser lo más transparentes posible", dijo.

El directivo presentó dos modelos a gasolina, un Passat y una edición espacial del Beetle, ambos involucrados en el escándalo de emisiones. Pero ni las líneas elegantes del primero, ni el color amarillo ‘tipo vocho’ del segundo captaron la atención de la audiencia. Todos los asistentes se volcaron hacia el ejecutivo con un montón de cuestionamientos sobre el futuro de la compañía.

"Creo que el futuro son los híbridos y los eléctricos", dijo Horn.

Ahora mismo, la marca tiene a un equipo de 200 profesionales en el Centro Nacional de Investigación y Desarrollo y de Planificación, que tiene en la planta de Chattanooga (Tennessee, Estados Unidos), trabajando para identificar la respuesta de los consumidores ante las nuevas tecnologías.  Y aunque los modelos híbridos y eléctricos aún representan 1% de los autos que se venden en la región de Norteamérica, Grupo Volkswagen quiere ir en esa dirección.

Publicidad

Audi, la otra marca del grupo implicada en el escándalo, presentó en el Autoshow la versión híbrida a gasolina del A3 y un prototipo eléctrico de una nueva SUV, que empezará a producir en 2018. "El futuro de la industria son los modelos eléctricos e híbridos. Para la siguiente década, esperamos que representen 25% de las ventas de Audi en el mercado estadounidense", dijo Scott Keogh, presidente de la marca en Estados Unidos.

¿Volkswagen se equivocó con el diesel?

Volkswagen tiene una participación de 3% en el mercado estadounidense. En los últimos cinco años, había tratado de atraer a los consumidores con la promoción de los motores diesel 'limpios', que se suponía eran más eficientes y menos contaminantes que los motores de gasolina.

Publicidad

Pero quizá ésta no fue la mejor estrategia. "La penetración del diesel en Estados Unidos es de 2%", dijo Tobias Moers, presidente del consejo de administración de Mercedes-AMG. "Esta tecnología es popular en Europa y algunos países de Asia, pero no en el mercado estadounidense, donde los consumidores prefieren las motorizaciones a gasolina y los modelos híbridos", añadió.

Según Moers, es un tema de reputación. "El diesel tiene la imagen de ser un combustible contaminante, y aunque ahora hay tecnologías más limpias, la percepción del consumidor es que es para camiones".

Publicidad
NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad