Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

OPINIÓN: Los puritanos daban gracias por el sexo y el alcohol

Un estudioso de la religión afirma que los puritanos estadounidenses disfrutaban de beber y de las relaciones sexuales
jue 24 noviembre 2011 12:30 PM
dia de accion de gracias thanks
thanksgiving dia de gracias peregrino pilgrim dia de accion de gracias thanks

Nota del editor: Stephen Prothero, un estudioso de la religión de la Universidad de Boston y autor de 'God is Not One: The Eight Rival Religions that Run the World' (Dios no es solo uno: las ocho religiones rivales que dominan el mundo), es un colaborador habitual de CNN.

(CNN)— Cuando pensamos en los puritanos que llegaron a América desde Inglaterra y mezclaron sus festivales de cosecha tradicionales con las de los nativos americanos, dando lugar al festejo del Día de Acción de Gracias, que se celebra este jueves en Estados Unidos, tendemos a usar nombres previsibles como aguafiestas y mojigatos.

Sin embargo, Acción de Gracias es una fiesta que se hizo por diversión. Y los puritanos de Nueva Inglaterra no eran alérgicos a la diversión.

Sin duda, buscaban (como su nombre indica) purificar la Iglesia de Inglaterra del último vestigio del catolicismo romano. Por ello se negaban a celebrar las fiestas católicas romanas, particularmente Navidad, que fue prohibida por el Tribunal General de la Colonia de la Bahía de Massachusetts en 1659.

Sin embargo, estos puritanos no eran tan puritanos como lo imaginamos. Sus primeros funerales eran sorprendentemente austeros. No había elegantes ataúdes o tumbas, y las ceremonias fúnebres eran tan simples que se volvían casi inexistentes.

Sin embargo, después de que el cadáver era enterrado, celebraban lujosas cenas de funeral, acompañadas por mucho, mucho alcohol. Según el historiador David Stannard, “no era raro que los gastos funerarios consumieran el 20% de la herencia del fallecido”, mucha de ésta gastada en alcohol.

Publicidad

Los puritanos denunciaron la embriaguez, por supuesto, pero eso no quiere decir que no lo hicieran.

De acuerdo con Jessica Kross, otra historiadora colonial, después de algunos entierros, “comunidades enteras, incluyendo niños, se intoxicaban con alcohol”. Aunque el alcohol duro era mal visto, la cerveza y el vino eran celebrados como dones celestiales.

Otro regalo del cielo era el sexo, que los puritanos de Nueva Inglaterra disfrutaban casi tanto como el resto de nosotros (o más). Buscaron canalizar el deseo sexual en la institución del matrimonio, pero dentro del matrimonio dejaban correr sus deseos libremente.

En un artículo clásico llamado Los puritanos y el sexo, Edmund Morgan demuestra no sólo que los puritanos de Nueva Inglaterra rockeaban la cama matrimonial, sino que también lidiaban con los delincuentes sexuales con una simpatía enraizada en su visión de la flaqueza humana.

Estos puritanos consideraban la  preferencia católica de la abstinencia sexual como anormal  y relacionada con lo escrito en el Antiguo Testamento, como el patriarca Isaac, que “se divirtió con Rebeca, su mujer”, según las escrituras. Y el sexo tampoco era sólo para los hombres.

Los puritanos de Nueva Inglaterra disciplinaban a los miembros de la iglesia que se negaban a tener relaciones sexuales con sus esposas, incluyendo a un James Mattock, que fue excomulgado de su iglesia en Boston en 1640 porque “se negó a la comunión conyugal a su mujer” durante dos años.

Estos peregrinos apasionados también permitían a las mujeres pedir el divorcio si su marido no podía satisfacerlas sexualmente.

Volviendo a la celebración actual de Acción de Gracias, hay que imaginar, por supuesto, a los primeros celebrantes estadounidenses de esta fiesta inclinando sus cabezas para agradecer a Dios por una cosecha abundante, y tal vez incluso por los nativos americanos que los salvaron de morir de hambre. Pero parte de esa cosecha era de cerveza y vino, y después de que terminaban de comer y beber, muchos puritanos daban gracias a Dios por haberlos salvado del celibato.

Las opiniones expresadas en este comentario son únicamente de Stephen 

Publicidad
Publicidad