Publicidad
Publicidad

Los Himalayas, inspiración para un líder

Las montañas son un buen ejemplo para reflexionar sobre el liderazgo, dice Claudia González; sigue día a día un seminario a más de 3,000 metros de altura organizado por la Wharton University.
Claudia González es parte de un seminario sobre liderazgo impartido en los Himalayas. (Foto: Especial)
himalaya (Foto: Especial)

Estoy con un grupo de 25 personas haciendo el seminario de liderazgo impartido en los Himalayas y organizado por Wharton University, y estas son mis impresiones de la montaña, el montañismo y el senderismo que sirven como metáforas interculturales para ampliar la comprensión del liderazgo y el trabajo en equipo. Ayer hablamos de dos tipos de liderazgo ejemplificados en dos expediciones a Annapurna.
Las montanas son buenos ejemplos y símbolos para reflexionar sobre liderazgo, pues es la vida real, hay riesgo, una cima que alcanzar, es necesario trabajar en equipo, tener perseverancia, visión y comunicación persuasiva. Y en los Himalayas, subiendo al Everest, se arriesga hasta la vida.

Los dos casos que discutimos hoy eran muy diferentes- el estilo vertical (siege) donde hay una sola autoridad y todos los demás tienen que seguir una estructura y el otro estilo es "alpino" en el que todos participan.

Dos expediciones diferentes a Annapurna fueron llevadas con cada uno de los estilos (Herzog- vertical y Blum-alpinismo). Ambas fueron exitosas pero ambas pagaron muy altos precios: muerte o invalidez.

La conclusión es que en cualquier empresa y como líderes tenemos que tener una mente emprendedora (alpina) y cuando se requiere crecimiento, hay que saber cambiar hacia una línea vertical o estructurada. Del O-1 alpino, 1-100 vertical.

Hoy caminamos cuatro horas, solo subida 30 grados de inclinación, de Monjo a Namche Bazar- 1,000 metros de altura, 1,000 calorías. Llegamos a 3,450 de altura.
¡Qué día!

*Claudia González es directora de marketing del Fondo Mundial (Global Fund) , el mecanismo financiero más grande e importante del mundo que se dedica a combatir el SIDA, el paludismo y la malaria, tres enfermedades que tienen mayor impacto social, político y económico en todos los países. Durante dos años fue directora de relaciones públicas y proyectos especiales en la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados y luego trabajó ocho años en el Foro Económico Mundial. Fue diplomática y corresponsal de prensa.

Publicidad

 

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad