Publicidad
Publicidad

OPINIÓN: Queremos que nuestros hijos sean intrépidos y entonces pasa esto

Todo padre teme dejar a su hija en un concierto y no volverla a ver.

Nota del editor: Juliette Kayyem es analista de seguridad nacional de CNN y autora del libro Security Mom: An Unclassified Guide to Protecting Our Homeland and Your Home. Da clases en la Escuela Kennedy de la Universidad de Harvard, fue secretaria asistente del Departamento de Seguridad Interior de Estados Unidos durante la presidencia de Obama, es conductora del podcast de seguridad nacional The SCIF y es fundadora de Kayyem Solutions, un despacho de consultoría en seguridad. Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

(CNN) — Ninguna víctima de un acto terrorista lo merece. Pero el ataque en el concierto de Ariana Grande en Manchester, Inglaterra, ocurrido el lunes por la noche, parece diferente. Es el máximo temor de cualquier padre: dejas a tu hijo en un evento y por razones crueles y malvadas no lo vuelves a ver.

Pero ahora, si has estado al pendiente de las noticias, sabes cómo funcionan estas situaciones: un sospechoso potencial que pudo haber perpetrado el atentado suicida, la búsqueda de sus colegas y sus familiares, y la probabilidad de que las autoridades supieran de él. Soy analista de seguridad nacional. Este es el ámbito en el que trabajo.

Lee: ISIS se adjudica el atentado en Manchester

Publicidad

Pero también tengo tres hijos. Solemos escuchar a Grande en la radio del auto. Ella no es la típica estrella pop: es dura y apasionada, representa todo lo que queremos que nuestras hijas sean: intrépidas.

En este momento, ningún padre está pensando en criar hijos intrépidos. Sus hijos estarán ligados a ellos con una correa figurada en el futuro previsible. Ese es el verdadero poder de este ataque: no solo las víctimas no se lo merecían, sino que están entre los más vulnerables después de que se cometen esta clase de actos terroristas. Buscan a sus padres y en muchos casos, sus padres no están.

Lee: Rota. Desde el fondo de mi corazón, lo siento mucho: Ariana Grande

En algunas de las imágenes que han surgido en las redes sociales y en televisión se ve a los padres esperando (tal como yo he esperado a mis hijos en eventos) afuera del auditorio, relegados al otro lado. Es cosa de risa ("mamá, tú espera aquí") y dejamos que nuestros hijos vayan a divertirse… porque queremos que sean intrépidos.

Publicidad

He trabajado con muchos desastres en mi carrera como funcionaria de seguridad interna. Las imágenes del concierto en Manchester muestran qué tienen en común todos estos ataques: la innegable e insoportable necesidad de unificar a las familias.

Tristeza y sobriedad en Manchester

Homenaje a las víctimas

Homenaje a las víctimas

En honor a los fallecidos tras el concierto en Manchester, personas depositan este miércoles flores en la Plaza de St Ann's Square.
AFP / Ben Stansall
Tributo

Tributo

La explosión del lunes por la noche cobró la vida de al menos 22 personas. Una mujer observa las flores y notas que se encuentran en Albert Square.
AFP / Ben Stansall
Bloqueo

Bloqueo

Un cordón de la policía bloquea una calle cerca del Manchester Arena, el recinto donde se presentó Ariana Grande.
REUTERS / Jon Super
Diarios

Diarios

Uno de los periódicos gratuitos que se distribuye en Manchester resalta la tragedia en su portada de este miércoles: "Ahora ellos matan a nuestras niñas".
REUTERS/Peter Nicholls
Seguridad en las calles

Seguridad en las calles

Después del ataque terrorista del 22 de mayo, la policía armada vigila las calles en el centro de Manchester.
AFP/ Ben Stansall
Silencio

Silencio

Los jugadores del Sydney FC y Liverpool concedieron un minuto de silencio en un partido en Sydney para las víctimas del ataque de Manchester.
REUTERS / David Gray

¿Mis hijos están bien? Si las familias están unidas, la sensación de pánico desaparece. Entonces están dispuestos a retirarse del lugar. De hecho, al revisar las reacciones en el atentado del maratón de Boston, la policía actuó rápidamente para llevar a los corredores que no estaban heridos y a los que llegaron al final a sitios improvisados para que se reunieran con su familia, lo que sirvió muchísimo para limitar el pánico y para que la ciudad saliera adelante.

Así que si hay algo que aprender de esto, no es que no debas perder de vista a tus hijos nunca. Necesitamos que sean adaptables e intrépidos. Lo que hay que aprender es a tomar las precauciones necesarias de antemano y empoderar a tus hijos y a ti mismo en caso de que algo pase. ¿En dónde se reunirían? ¿Quién va a estar con ellos? ¿Hay una casa o algún lugar cercano en el que puedan encontrarse? Enséñales a estar atentos y a denunciar. Empodéralos como lo harías contigo.

Publicidad

Lee: Los atacantes de Manchester eran "perdedores malvados": Donald Trump

Ya lo he oído antes: este es un mundo horrible en el que pasan estas cosas. Lo sé. Pero no podemos desear que exista un mundo alterno en el que nuestros hijos estén a salvo del peligro. Es inútil. Lo que podemos hacer es trabajar para estar a cargo de nuestra propia seguridad, inculcarla en nuestros hijos de formas comprensibles para ellos. Empoderarlos. Hacer que sean intrépidos en un mundo en el que hay tanto temor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad