Publicidad
Publicidad

OPINIÓN: Por qué el empujón de Trump a un primer ministro complació a Putin

En vez de que los aliados de la OTAN sintieran confianza en su compromiso incondicional con la organización, se sintieron censurados.

Nota del editor: Frida Ghitis escribe sobre asuntos internacionales para el diario estadounidense The Miami Herald y fue productora y corresponsal de CNN. Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

(CNN) — El lenguaje corporal de Donald Trump, presidente de Estados Unidos, durante su visita a Bruselas el jueves 25 de mayo, fue casi tan sutil como el del político estadounidense que agredió a un reportero.

Para los principales aliados de Estados Unidos, que se dieron cita en una cumbre de la OTAN, los actos y las palabras del nuevo presidente de Estados Unidos fueron evidentemente preocupantes. Para Vladimir Putin, quien seguramente estuvo muy atento desde Moscú, el día estuvo lleno de imágenes agradables y discursos satisfactorios.

Trump, Merkel y Macron, protagonistas en la reunión de la OTAN

Participantes

Bloque internacional

Banderas de los países miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte ondean en la nueva sede del organismo en Bruselas .
REUTERS / Christian Hartmann
Nueva Sede

Espectacular

Un escuadrón aéreo voló sobre el nuevo edificio de la OTAN en Bélgica, que tuvo un costo de más de 1,000 mde.
AFP/Kay Nietfeld
Mandatarios

Líderes

El presidente de EU, Donald Trump, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, y la canciller alemana, Angela Merkel.
REUTERS / Jonathan Ernst
Líderes

Peso político

La foto que reunió a varios líderes mundiales al comienzo de la cumbre de la OTAN, donde se recordaron los atentados del 11 de septiembre en EU.
REUTERS / Jonathan Ernst
Trump Presente

Trump

El presidente estadounidense dijo que el nuevo edificio de la alianza es 'magnífico'.
REUTERS / Jonathan Ernst
OTAN

Reacciones

La canciller alemana, Angela Merkel; el primer ministro de España, Mariano Rajoy; el presidente francés, Emmanuel Macron; el primer ministro de Bélgica, Charles Michel; el primer ministro de Luxemburgo, Xavier Bettel, y el primer ministro griego, Alexis Tsipras, reaccionan durante la participación de Trump.
REUTERS / Jonathan Ernst
De pasada

De pasada

Trump, se acercó al presidente francés Emmanuel Macron y a la canciller alemana Angela Merkel.
REUTERS / Jonathan Ernst
Charla

Charla

Macron habla con Angela Merkel mientras se reúnen con otros miembros de la OTAN en la nueva sede, que tiene 240 metros de longitud, 32 metros de alto y 45 de largo.
REUTERS/Eric Vidal
Saludo

Salutation

Trump se reunió al interior del flamante edificio con el presidente francés Emmanuel Macron antes de un almuerzo de trabajo.
REUTERS/Peter Dejong
Primeras Damas

Primeras damas

La primera dama de Francia, Emine Erdogan, la luxemburguesa Gauthier Destenay, la estadounidense Melania Trump, la eslovena Mojca Stropnik, la reina Mathilde de Bélgica, la islandesa Thora Margret Baldvinsdottir, la noruega Ingrid Schulerud-Stoltenberg, la búlgara Desislava Radeva y la belga Amelie Derbaudrenghien posaron para una foto de grupo en el Castillo Real de Laeken en Bruselas.
REUTERS / Hannah Mckay

El momento que resumió mejor el día de Trump ocurrió después de los discursos, cuando los líderes de la OTAN hacían un recorrido por las nuevas oficinas centrales de la alianza. Trump se quedó rezagado del grupo, pero se las arregló para abrirse paso y empujó al primer ministro de Montenegro para colocarse al frente.

No insinuaré que Trump eligió deliberadamente al primer ministro Dusko Markovic para quitarlo de su camino, pero el incidente no pudo haber sido una metáfora mejor.

Publicidad

Esta fue la primera vez que Montenegro y Markovic asisten a una cumbre de la OTAN. El pequeño país balcánico acaba de entrar en la alianza, para disgusto del gobierno ruso.

Lee: Trump y el caso ruso, ¿qué desarrollo se puede esperar?

¿Qué tanto les disgusta? Las autoridades montenegrinas informaron que habían frustrado un complot que contaba con el respaldo de Rusia para matar al predecesor de Markovic con la intención de evitar que Montenegro se incorporara a la OTAN. Han arrestado a 14 personas, entre ellas dos rusos. Rusia niega tener algo que ver.

Según los fiscales, el complot consistía en implementar un gobierno leal a Rusia que se opusiera a los esfuerzos de Montenegro por acercarse a Occidente y a la OTAN. El complot fracasó y ahora, Montenegro es el 29º miembro de la OTAN.

Jalar al líder de Montenegro y abrirse paso agresivamente para llegar al frente fue solo uno de los extraños desplantes de Trump en Bruselas. Ejecutó su clásico apretón de manos extendido con el presidente de Francia, Emmanuel Macron y añadió un capítulo más a la extraña historia de los saludos entre machos alfa. El lenguaje corporal fue lo menos importante.

nullLa parte de la visita de Trump que debe haber complacido realmente a Putin fue su discurso.

Publicidad

Normalmente, una cumbre de la OTAN es una oportunidad para reforzar los lazos y los compromisos entre los miembros de la alianza que ha mantenido a salvo a Estados Unidos y a gran parte del mundo occidental desde la Segunda Guerra Mundial.

Esta cumbre se lleva a cabo cuando la alianza está bajo presión. Rusia ha estado expandiendo sus fronteras, capturando y anexionando territorios de un país vecino e intimidando a miembros de la OTAN . Además, el gobierno ruso está interfiriendo con elecciones en Europa y Estados Unidos. Pero sobre todo, Putin está tratando de dividir a la OTAN para debilitarla.

Lee: El FBI investiga la conexión del yerno de Trump con Rusia

Trump debió haber dado confianza a los aliados de Estados Unidos en que su compromiso con la OTAN sigue siendo total. Los aliados querían que Trump dijera que está incondicionalmente a favor del Artículo 5 de la OTAN, principio que establece que cuando uno de los miembros está bajo ataque, los demás miembros saldrán en su defensa. El Artículo 5 se ha invocado solamente una vez en la historia de la OTAN, después del 11-S.

Pero no, Trump no mencionó el Artículo 5. Frente a un monumento en honor a las víctimas del 11-S, Trump dio un discurso lamentable , regañó a los aliados de Estados Unidos y les dijo que deberían gastar más en defensa, tema que se ha abordado en el foro adecuado y está en proceso de resolución.

En este discurso de miras estrechas hubo más halagos para el rey de Arabia Saudita (quien prodigó montones de cumplidos al presidente de Estados Unidos, con éxito) que para la alianza atlántica y los principios y valores que mantienen unidos a Estados Unidos y a sus aliados.

Publicidad

OPINIÓN: ¿Por qué los saudíes extendieron la alfombra roja a Trump?

Trump incluso encontró tiempo para hacer un chiste incómodo sobre el costo de las nuevas oficinas de la OTAN.

Lee: La OTAN presume su futurista y costoso edificio

El evento seguramente fue todo un éxito en Moscú. Sin embargo, las inquietudes crecen en Bruselas. Después de reunirse con Trump, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, señaló : "No estoy cien por ciento seguro de que podamos decir… que tenemos una postura en común, una opinión en común respecto a Rusia".

De pie frente a un viejo segmento del muro de Berlín, la canciller de Alemania, Angela Merkel, asumió la responsabilidad de recordarle a la opinión pública que "no son los muros los que tendrán éxito, sino las sociedades abiertas que se levantan sobre valores en común". Es probable que Trump haya escuchado la palabra "muro", pero nada más.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad