Publicidad
Publicidad

OPINIÓN: Por qué importa ver tu mundo y tu amor en la pantalla grande

'Call me by your name' y 'Black Panther' desafían poderosamente las normas tradicionales porque tratan a sus personajes principales como seres humanos tridimensionales, opina Peniel Joseph.
opinión
'Call Me By Your Name' La película despoja a su mundo de una mirada heterosexual normativa y, en el proceso, afirma la humanidad de su historia, señalan analistas. (Foto: Sony Pictures)

Nota del editor: Peniel Joseph es receptor de la Cátedra Barbara Jordan en Ética y Valores Políticos y director fundador del Centro para el Estudio de la Raza y la Democracia en la Escuela LBJ de Asuntos Públicos de la Universidad de Texas en Austin, donde también es profesor de historia. Es el autor de varios libros, siendo el más reciente "Stokely: A Life". Las opiniones expresadas aquí son exclusivamente del autor.

(CNN) – La película "Black Panther" ha sido vista y debatida por millones de personas de una manera que solo puede describirse como un fenómeno cultural y político. En camino de convertirse en una de las películas más rentables de todos los tiempos, la cinta también ha provocado apasionantes discusiones sobre temas tan variados como la raza, la esclavitud, el imperio, el colonialismo, el feminismo, la violencia y la búsqueda del hogar.

OPINIÓN: 'Black Panther' es inspiración no solo para los afroestadounidenses

Sin lugar a dudas ha puesto en el centro de la conversación a esos grupos que tradicionalmente se han abierto camino desde los márgenes de Hollywood. Pero también ha sido criticada por la ausencia de personajes LGBTQ, una ausencia que debería ser rectificada en posteriores secuelas.

Publicidad

Está bien que los críticos y el público debatan sobre las diferentes formas de inclusión en "Black Panther", pero lo que este debate puede eclipsar es el vínculo común (a pesar de la ausencia de personajes gays, lesbianas, transgénero o no conformes) que "Black Panther" comparte con "Call Me By Your Name", una película nominada al Oscar que muestra una desgarradora historia de amor entre dos hombres gay, ambientada en Italia durante el verano de 1983.

nullEn el centro de ambas películas hay una historia de amor. La historia de amor de "Black Panther" atañe a un pueblo entero, abarca varios continentes, vistiendo orgullosamente esa "doble conciencia" descrita por Du Bois como una insignia de la valentía filial. Es tan familiar para los iniciados como los colores del nacionalismo negro, rojo, negro y verde, que marcan una de las mejores escenas de la película.

Ambas películas desafían poderosamente las normas tradicionales porque tratan a sus personajes principales como seres humanos tridimensionales y no como suelen representarse los personajes negros u homosexuales: figuras trágicas condenadas a la violencia, la muerte y el fracaso. En "Call Me By Your Name", Oliver (Armie Hammer) y Elio (Timothee Chalamet), dan cuenta de su historia de amor sin los clichés que otros personajes gay soportan: no son acosados por homófobos violentos, ridiculizados por amigos, desheredados por sus padres o acosados por la sombra del sida. De hecho, el aspecto más revolucionario de "Call Me By Your Name" es que se abstiene, prudentemente, de castigar al amor gay, un tropo presente en la mayoría de las representaciones cinematográficas.

Lee: 'Black Panther', ¿marcará un hito para Marvel?

Publicidad

La actuación de Michael Stuhlbarg como el padre comprensivo de Elio, descaradamente ignorada por la academia a pesar de merecer el premio al mejor actor de reparto, agrega ricos matices a la película imaginando a un padre (aparentemente) heterosexual que no solo no se avergüenza de la sexualidad de su hijo de 17 años, sino que la acepta. Al hacerlo, su personaje se convierte instantáneamente en un héroe para algunos de los iconos más grandes de la cultura pop y refuerza (al menos en el caso de los hombres blancos gay) un nuevo estándar de empatía.

Las representaciones de la negritud que ofrece "Black Panther" son aún más transgresoras que las representaciones de "Call Me By Your Name" para la cultura queer. La película está llena de personajes negros con profundidad emocional.

Lee: Disney lleva a TV su primer romance homosexual

T'Challa (Chadwick Boseman), Nakia (Lupita Nyong'o) y Shuri (Letitia Wright) nos presentan su vida cotidiana en el ficticio reino africano de Wakanda. De una manera muy hábil, la película sitúa la excelencia, la inteligencia, la sofisticación tecnológica y la belleza africanas como parte de un contexto más amplio, hasta ahora no reconocido. Uno de los aspectos más revolucionarios de "Black Panther" es que da por sentados el talento negro y la igualdad política entre hombres y mujeres.

Publicidad

Las personas de Wakanda irradian confianza en sí mismas, lo que simultáneamente supera las expectativas de la audiencia convencional y satisface los sueños de libertad de los pueblos negros diseminados por la diáspora africana que reconocen, muchos por primera vez, personajes en la pantalla que se asemejan a los mundos privados en los que siempre han habitado.

null"Black Panther" y "Call Me By Your Name" amplían los límites de la imaginación cinematográfica. Se resisten a las camisas de fuerza que controlan los límites del amor, la masculinidad y la feminidad dentro de las comunidades negras y homosexuales. "Panther" hace esto al evitar examinar a Wakanda con una mirada blanca, refiriéndose a un agente blanco de la CIA como un "colonizador". El cariño evidente del director Ryan Coogler por la población negra, de Oakland a África, se refleja en sus representaciones sensibles de la América urbana en flashbacks y en su caracterización magistral de Wakanda. La película confronta la vulnerabilidad negra ante la pérdida personal y política y abraza el genio negro a un nivel visceral. Él trata a las personas negras en África y en América como seres humanos complejos, no como estereotipos.

"Call Me By Your Name" despoja a su mundo de una mirada heterosexual normativa y, en el proceso, afirma la humanidad de su historia. El amor homosexual en la película es una fuente de alegría en lugar de vergüenza. Lo más sorprendente es que, al final, acerca a un padre y su hijo más de lo que estaban al principio.

Lee: Guillermo del Toro y 'La forma del agua' van por 13 premios Oscar

Publicidad

Ninguna de las dos películas muestra a la perfección el alcance y la profundidad de los rincones del mundo que cada una evoca de forma brillante. "Call Me By Your Name" abre un nuevo terreno en su representación de dos hombres gay en el contexto de un mundo abrumadoramente blanco. "Black Panther" parece vacilar a la hora de explorar la sexualidad negra (salvo un beso casto entre dos personajes principales hacia el fin de la película) o la orientación sexual y, a veces, a través del personaje antagónico Eric Killmonger (Michael B. Jordan), se acerca demasiado a los estereotipos de la rabia del hombre negro.

En última instancia, sin embargo, los intentos dieron en el blanco. El denominador común entre la primera película taquillera del mundo sobre un superhéroe africano y una película de autor construida en torno a una historia de amor romántico gay reside en que se atreven a ir más allá de los atávicos clichés que ensombrecen la rica vida interior de negros y gays. Sus ambiciones creativas se complementan entre sí, colocando al centro las experiencias de los grupos marginados para apreciar la naturaleza panorámica de nuestra familia humana colectiva.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad