Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

OPINIÓN: Sin la inmigración, la economía de EU estaría en graves problemas

Crear más políticas que den la bienvenida a la inmigración serviría para que la economía estadounidense pueda absorber los efectos de la escasez de mano de obra, opina Dennis E. Nixon.

Nota del editor: Dennis E. Nixon es director ejecutivo del International Bank of Commerce en Laredo, Texas. También es presidente del consejo de administración de International Bancshares Corporation, la organización bancaria propiedad de minorías más grande del Estados Unidos continental. Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

(CNN) — Soy uno de los más grandes generadores de empleos en la ciudad fronteriza de Laredo, Texas, así que no tengo que leer los periódicos para saber que Estados Unidos tiene un problema de escasez de mano de obra. Lo sé por los cientos de vacantes que he tratado de llenar desde hace años.

OPINIÓN: ¿Qué hay detrás de la angustia de Trump por la inmigración?

Desafortunadamente, no es problema mío nada más. A otros patrones les cuesta trabajo encontrar a los candidatos correctos para las vacantes de todos los niveles de destreza y experiencia. Como si esto no fuera suficientemente malo, la Oficina del Censo de Estados Unidos acaba de informar que por primera vez en la historia de nuestro país, las personas de más de 65 años superarán en número a los niños para el año 2035 .

De hecho, la cantidad de hijos que las mujeres están teniendo en su vida (o la tasa total de fertilidad) ha bajado en años recientes, de 2.12 en 2007 a 1.77 a finales de 2017, menos de los 2.1 que se necesitan para mantener una población. La reducción de la fuerza laboral y el envejecimiento de la sociedad son recetas para el estancamiento de la economía… y si no me creen, pregúntenle a Japón .

¿Qué vamos a hacer?

Publicidad

Vale la pena considerar varias ideas, pero hay una cosa que no podemos hacer: darles con la puerta en las narices a los inmigrantes que quieren trabajar en nuestro país.

nullSí, parte de dar la bienvenida a nuestro rebaño a los recién llegados significa honrar nuestro legado inmigrante. Pero también es importante entender que la inmigración ha mitigado los efectos de la reducción de nuestra fuerza laboral, de la baja tasa de natalidad y del envejecimiento de nuestra sociedad.

Los economistas del Banco de la Reserva Federal de Dallas estiman que los inmigrantes y sus hijos compusieron más de la mitad del crecimiento de la fuerza laboral en los pasados 20 años y esperan que este grupo represente un porcentaje mayor en los próximos 20 años. Además, según el Pew Research Center , sin la entrada constante de 18 millones de inmigrantes, entre hoy y 2035, la proporción de la población en edad de trabajar en Estados Unidos podría reducirse a 166 millones.

Podemos ver los efectos positivos de la inmigración en el estado de Texas, en donde vivo. La Reserva Federal recabó unas investigaciones que indican que los inmigrantes que viven en el estado de la estrella solitaria ayudan a que la economía crezca porque los trabajadores nativos se especializan en trabajos que exigen mucha comunicación, mientras que la población nacida en el extranjero llena las vacantes que exigen más trabajo manual o de alta especialización y actividad intensiva.

Lee: Trump ordena desplegar a la Guardia Nacional en la frontera

Esto es lo que los economistas conocen como especialización laboral: los trabajadores nativos no compiten con los trabajadores extranjeros por los mismos empleos, lo que da como resultado el aumento en la productividad en todos los ámbitos.

En un estudio de la Oficina Nacional de Investigaciones Económicas de Estados Unidos se descubrió que la especialización profesional tiene como resultado un incremento del 0.5% en el ingreso de cada trabajador por cada 1% de incremento en la contratación de inmigrantes en el estado. De acuerdo con los autores del estudio, la especialización ayuda a mejorar los salarios y la productividad. En Texas, la especialización de la fuerza laboral se tradujo en una ganancia económica de entre 3,400 y 6,600 millones de dólares para la población nativa de Texas.

Sin embargo, algunas personas creen que la urgencia de reducir radicalmente la cantidad de inmigrantes que llegan a Estados Unidos es grande. Además, parece que los legisladores están decididos a escucharlos y a dificultarles las cosas a las personas inmensamente talentosas y decididas a vivir y trabajar aquí. Uno de los ejemplos más claros de esto es que somos incapaces de encontrar una solución permanente a los casi 800,000 dreamers.

OPINIÓN: La ignorancia de Trump sobre DACA es desconcertante

Estos jóvenes inmigrantes llegaron a Estados Unidos cuando eran niños; son indocumentados y han vivido en la incertidumbre gran parte de su vida. El programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), creado en la presidencia de Obama, significó para muchos un aplazamiento temporal, pero no era una solución real. Simplemente postergó la solución permanente a su situación. Ahora, Donald Trump insinúa que no es posible llegar a un acuerdo respecto al DACA pese a que a principios de este año dijo que aceptaría una propuesta que permitiría que los dreamers se quedaran en el país a cambio de seguridad fronteriza.

Sería una pena dejar las negociaciones sobre este asunto crítico y arriesgarse a perder el intelecto, el talento y la energía de estos jóvenes adultos tan trabajadores , valientes e increíblemente dotados que simplemente quieren una oportunidad para vivir, trabajar y contribuir con Estados Unidos.

Para ser claros, el aumento de la inmigración no es la panacea para todos los problemas que aquejan a nuestra economía. Sin embargo, es tonto ignorar los beneficios económicos de la inmigración . Crear más políticas que den la bienvenida a la inmigración serviría para que nuestra economía pueda absorber los efectos de la escasez de mano de obra, de la reducción de la tasa de natalidad y del envejecimiento de la sociedad.

OPINIÓN: Trump, rompiste el DACA. Ahora arréglalo

En vez de cerrarnos a la economía global, debemos abrirnos al movimiento de la preparación y la mano de obra. Después de todo, más del 95% de la población mundial vive fuera de Estados Unidos. Definitivamente queremos venderles nuestros productos y servicios. La gente de Texas lo entiende mejor que la mayoría porque el intercambio y el comercio son esenciales para nuestra identidad económica.

Si empezamos ahora, podemos tomar las medidas necesarias para asegurarnos de que nuestra economía esté lista para lidiar con los cambios demográficos que amenazan nuestra vida económica.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad