Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

  • vacacionar artico.jpg
  • comidas estadios NFL.jpg
  • bmw-x5-portada.jpg
  • hoteles antes de morir.jpg
  • errorafeitar01.jpg
  • canciones-hombres.jpg
  • portada.jpg

OPINIÓN: ¡Ahí viene el AMLOBO!, ¿qué será de los contratos petroleros?

En muchos de los contratos las ofertas de las empresas son tan altas que cabe la duda sobre si éstas podrán cumplirlas, apunta Miriam Grunstein.
Contrato petrolero
¿Cómo pagarán contraprestaciones? Hay muchas ofertas que levantan las cejas, pues se trata de compromisos muy altos, tanto de retribuciones al estado, como de inversión, señalan analistas. (Foto: Theerapong28/Getty Images/iStockphoto)

Nota del editor: Miriam Grunstein es profesora e investigadora de la Universidad Panamericana. Es académica asociada al Centro México de Rice University, coordinadora del programa de Capacitación al Gobierno Federal en materia de Hidrocarburos que imparte la Universidad de Texas en Austin y socia fundadora de Brilliant Energy Consulting. Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas de su autora.

(Expansión) – En víspera de las elecciones, los que brindamos por el nuevo modelo energético pasamos por un momento de sobriedad. Las encuestan indican que, ahora sí, viene el 'Lobo' a devorarse la reforma. Así hemos dejado de alzar las copas hasta nuevo aviso. Hasta una vez más no llegue el 'Lobo' o que, al menos, si se presenta, se sume al banquete en lugar de devorar a los invitados. Si llegara a la presidencia, la neoliberal que escribe le da la bienvenida y lo exhorta a que considere lo siguiente:

Primero, en su calidad de presidente está más que legitimado para revisar los contratos de exploración y extracción de hidrocarburos, con la precisión de que todos lo estamos. Estos han sido periódica y consistentemente publicados en la bóveda digital de Rondas México, administrada por la Comisión Nacional de Hidrocarburos) y puede ser consultada por cualquiera en todo momento.

Lee: Los contratos petroleros están protegidos, afirma regulador

Así, llama la atención que, si tanto le preocupaba rescatar a la Nación de un esquilmo, no haya hecho este escrutinio antes. De cualquier forma, me parece positiva su iniciativa de revisar los contratos por muchas razones, si es que efectivamente pretende analizar si sus condiciones son favorables para la Nación. Ya verá que lo son, tal vez en demasía, al grado de dudar de su factibilidad.

En muchos de los contratos las ofertas de las empresas son tan altas que cabe la duda sobre si éstas podrán cumplirlas. Aun con el alza de los precios internacionales del crudo uno se pregunta cómo van a hacer para pagar contraprestaciones al gobierno que los dejan con miserias, verbigracia, como el 10% de la utilidad operativa de cada barril producido. Por ejemplo, la empresa italiana ENI, al ganar el contrato costa afuera en la segunda licitación de la Ronda 1, ofreció algo más que el 80% de sus utilidades más impuestos.

Publicidad

nullEl clamor en la sala del fallo estalló al presentarse la oferta y el gobierno pudo jactarse de haber traído a una italiana con oro a manos llenas a cambio de aceite vil. ¿Será esa la razón por la que ella ha buscado las perlas, no de la virgen, sino del reino de Qatar al que le vendería hasta el 35% de su proyecto? Tal vez sola no pueda cumplir su promesa.

Fuera de este caso en particular, hay muchas ofertas que levantan las cejas, pues se trata de compromisos muy altos, tanto de retribuciones al estado, como de inversión. Además, la carga regulatoria es onerosa para las empresas puesto que, si no le piden permiso a la Comisión Nacional de Hidrocarburos, de nada les servirá pedir perdón. O remedian su falta o los amenaza la rescisión.

Anda, Andrés Manuel, revisa los contratos y te darás cuenta de que no hay nada en ellos que realmente amenace los intereses de la Nación, siempre y cuando los hagas valer letra por letra. Tu peor error sería zafarlos de sus compromisos. Es posible que les duela más que los hagas cumplir.

Lee: Echar abajo la energética costaría 600,000 mdd, afirma Peña

Si alguna empresa tenía en mente que las ofertas eran solo para entrar, pero que en algún lugar habría manera de escapar de sus obligaciones, persíguelos con el largo brazo de la justicia y sujétalos con las cadenas del derecho. Tu mejor apuesta es ceñirte al estado de derecho y hacerlos cumplir. El lema de tu gobierno debe ser Pacta Sunt Servanda, esto es, los pactos se hacen para ser respetados.

Así podrás ser el presidente que recordaremos por enaltecer la ley y las instituciones y las empresas petroleras, que tan generosamente prometieron, deberán pagar hasta el último centavo que le deben a México.

Publicidad

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Así va la apertura de México a las petroleras privadas

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad