Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

  • vacacionar artico.jpg
  • comidas estadios NFL.jpg
  • bmw-x5-portada.jpg
  • hoteles antes de morir.jpg
  • errorafeitar01.jpg
  • canciones-hombres.jpg
  • portada.jpg
La era AMLO / header desktop
La era AMLO / cintillo galería desktop

OPINIÓN: Los primeros días del presidente

El plan de austeridad de López Obrador es algo que gran parte de la población viene suplicando desde hace muchos años de dispendio y dilapidación de recursos públicos, opina Iván Franco.

Nota del editor: Iván Franco es fundador y director de la consultora de inteligencia competitiva Triplethree International. Síguelo en su cuenta de Twitter @IvanFranco555 . Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

(Expansión) – Al que denominan el “virtual” presidente electo no tiene nada de virtual. Andrés Manuel López Obrador comenzó a despachar desde el día 3 de julio. Y por algo será.

López Obrador lleva un paso acelerado, algo inusitado en la tradicional actividad postelectoral.

Lee: AMLO recibirá al país estancado en inversión pública

Mientras que otros seguirían celebrando, eligiendo la decoración de su nueva residencia y vislumbrando a su gabinete, el nuevo presidente se encuentra delineando algunos planes de gobierno y ha confirmado varias de sus propuestas de campaña ante la opinión pública.

Sin embargo, habrá que esperar un par de meses a que las autoridades electorales le den la constancia de presidente electo.

Publicidad

Más allá de las formas institucionales, hay dos temas que el próximo presidente está manejando y que son significativos.

Lee: Peña heredará la deuda más alta de los últimos 25 años

En primer lugar, está la visita a México de funcionarios de alto nivel de Estados Unidos en representación del presidente Donald Trump. Aunque todavía no es posible decidir sobre los temas de la agenda bilateral con el nuevo gobierno, la visita fue un paso importante en la intención de Estados Unidos de mejorar sus relaciones con México. Ese país tendrá elecciones el próximo mes de noviembre, donde el Partido Demócrata mantiene una ligera ventaja sobre los republicanos. Una mala noticia para Trump.

La renegociación del TLCAN entre México, EU y Canadá sigue en duda

El hecho de que altos funcionarios de aquel país hayan visitado a López Obrador envía un mensaje entre líneas, que sugiere indicios de desesperación ante el panorama electoral. Además, porque el gobierno de Estados Unidos aún no ha logrado nada con México, en los términos prometidos por Trump a su base electoral.

Por su parte, López Obrador respondió enviando un documento al presidente Trump con los lineamientos de la agenda bilateral que él desea en su gobierno. Este es un movimiento lógico que le otorga una ventaja negociadora al próximo presidente mexicano.

Publicidad

Como lo he mencionado antes, para Donald Trump es positivo que López Obrador mantenga la intención de generar más oportunidades para evitar que los mexicanos emigren a Estados Unidos. Para Trump, esto representa una condición inicial favorable de negociación. Según dijeron en el equipo de transición, pronto se revelará el contenido de la carta enviada al presidente de Estados Unidos.

Lee: Programas sociales de AMLO representarían el 1.5% del PIB

El plan de austeridad

La otra promesa de campaña de López Obrador es su plan de austeridad, que consta de 50 puntos. El plan ha caído como un balde de agua helada en algunos sectores de la opinión pública y en aquellos que defienden los viejos privilegios de los funcionarios públicos.

Pero ¿qué esperaban? Sin ninguna justificación técnica de soporte, en promedio, los salarios del sector público llegan incluso a cuadruplicar a los salarios del sector privado.

Publicidad

Los altos salarios del sector público han generado al paso de los años, corrupción, amiguismos y clientelas políticas, a pesar de la ley del servicio profesional de carrera, que ha sido inoperante ante estos aspectos.

En cambio, los salarios más bajos generarán un incentivo contrario, es decir, que quien desee trabajar en el servicio público lo hará por vocación y convicción, no por buscar un jugoso hueso.

Lee: El IMEF propondrá una nueva reforma fiscal al próximo gobierno

Por supuesto que habrá capital humano dispuesto a llenar esas plazas que dejen los servidores públicos inconformes, incluso trabajando los sábados, porque nadie es indispensable.

El plan de austeridad de López Obrador es algo que gran parte de la población viene suplicando desde hace muchos años de dispendio y dilapidación de recursos públicos. En columnas anteriores, he manifestado la necesidad de achicar al sector público de México, quitándole ineficiencias y tareas que, por su propia naturaleza, realiza ineficientemente.

Los ajustes a los salarios y los recortes de plazas del alto nivel son necesarios, aunque cuesten la dimisión de miles de funcionarios. Este sería el costo por años de excesos promovidos por la vieja maquinaria gubernamental. En el sector privado, por ejemplo, es inconcebible ver este tipo de prácticas, por muy primitiva que sea la empresa.

Publicidad

De hecho, falta todavía delinear el plan de austeridad para Pemex y su sindicato y los demás organismos descentralizados. Vamos, para cualquier ente que funcione con el dinero público.

Estos son los 50 puntos del plan de austeridad y anticorrupción de López Obrador

Reasignación del gasto

Pero más importante que lo anterior está la verdadera necesidad del nuevo gobierno de generar ahorros significativos por dos razones. En primer lugar, para redirigir los recursos ahorrados hacia programas sociales de grupos vulnerables de la población.

Publicidad

Por otro lado, el programa de austeridad lanzado marca un cambio de tendencia hacia la coherencia.

Lee: López Obrador anuncia que cancelará la compra de 8 helicópteros a EU

Fue precisamente Estados Unidos, con su azarosa reforma fiscal, el país que marcó la pauta al mundo sobre los ajustes que un gobierno debe hacer hoy en día. Los gobiernos deben achicarse y ser más austeros, porque los niveles de endeudamiento, la corrupción y la desigualdad económica están dejando ver las grandes fallas en los sistemas públicos tradicionales. Actualmente, no hay gobierno que aguante las mismas cargas fiscales de antes.

En resumen, el próximo presidente está en el camino de cumplir sus primeras promesas de campaña a pasos agigantados. Es posible que el ritmo de trabajo durante el próximo sexenio sea igual o más acelerado que en el periodo de transición, lo cual es positivo. El gobierno mexicano requiere disciplina y una impecable ejecución a partir del mes de diciembre de 2018.

Es normal encontrar fuertes resistencias de personas que viven atrapadas en el pasado de los viejos privilegios. Es válido quejarse, pero las decisiones están tomadas.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad