Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

OPINIÓN: La oportunidad de Howard Schultz si se postula a la Casa Blanca

Como un vendedor experimentado, Schultz tiene que usar su dinero y su audacia para cortejar a los electores independientes como si fueran clientes nuevos, opinan Arick Wierson y Bill Hillsman.
Howard Schultz
Howard Schultz

Nota del editor: Arick Wierson es productor de televisión galardonado con el Emmy y fue asesor sénior de medios del exalcalde de Nueva York, Michael Bloomberg. Actualmente asesora a personajes de la política y el mundo empresarial en Estados Unidos, África y América Latina. Puedes seguirlo en Twitter como @ArickWierson . Bill Hillsman es consultor político independiente. Ha trabajado en cuatro campañas presidenciales y locales en 30 estados de la Unión Americana, para candidatos como Paul Wellstone, Jesse Ventura, John Hickenlooper, Kinky Friedman y Ralph Nader. Fundó Independent Voters of America. Síguelo en Twitter como @BillHillsman . Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente a los autores.

(CNN) — El Washington Post reportó recientemente que Howard Schultz, ex CEO y presidente de Starbucks , está pensando seriamente en postularse a la presidencia de Estados Unidos, como candidato de un tercer partido.

No es nada nuevo que el exejecutivo del café esté considerando una nueva vida en la política: su nombre ha sonado en varias listas de personalidades del mundo empresarial y celebridades que podrían enfrentar a Donald Trump en 2020, pero hasta ahora, gran parte de las especulaciones consistían en que Schultz se postulara como demócrata .

OPINIÓN: Por qué Howard Schultz no debe ser presidente de Estados Unidos

La historia de las candidaturas presidenciales exitosas de un tercer partido en el Estados Unidos moderno es la más corta: ha habido precisamente cero, pero la dinámica sui generis de la contienda de 2020 podría crear una ventana de oportunidad única para que Schultz haga su apuesta.

Para que esto favorezca a Schultz, varios factores tendrán que alinearse y algunos, en lo que concierne a Schultz y a sus asesores, están totalmente fuera de sus manos.

Publicidad

La política en 2020 no será 'lo mismo de siempre'

Las elecciones presidenciales en Estados Unidos siempre son un referendo sobre el presidente en funciones, ya sea porque está buscando la reelección o porque el candidato de su partido busca la continuidad. Suponiendo que Trump siga en pie en 2020, será un año de reflexión para los estadounidenses, quienes tendrán que evaluar si le dan cuatro años más al que tal vez sea el presidente más polémico de la historia del país.

Según una encuesta reciente de Marist , el 57% de los votantes registrados "definitivamente" votaría por alguien que no sea Trump en 2020. En esta misma encuesta, se demostró que aunque el 69% de los electores republicanos tiene la intención de respaldar a Trump en 2020, el 62% de los independientes y el 91% de los demócratas dijo que definitivamente no respaldarían la reelección de Trump.

Sin embargo, votar "por" o "en contra" de alguien es un ejercicio un tanto abstracto a falta de un oponente real. Hasta ahora, los primeros candidatos demócratas propuestos representan el extremo cada vez más progresista de la gama política, lo que lleva a muchos expertos a deducir que muchos de los integrantes del Partido Demócrata están decididos a no nominar a un hombre blanco como primera opción para 2020.

Lee: Schultz sale de Starbucks y tiene en la mira la Casa Blanca

El 42% de los estadounidenses se considera votante independiente ; hay muchos estadounidenses indecisos que, si tuvieran que optar entre un presidente cada vez más errático y un revoltoso como Elizabeth Warren, lo más probable es que se abra una grieta en el electorado estadounidense que podría llenar un candidato como Howard Schultz.

Claro que como estamos hablando de la política estadounidense, llenar un vacío y ganar a un montón de electores es muy diferente a conseguir triunfos suficientes en el país como para recabar los 270 votos que se necesitan para ganar en el colegio electoral.

Cómo venderles la idea a los votantes independientes

Para que Schultz salga adelante, tiene que ir a todo vapor tras los votantes independientes; como hay muchos en casi todos los condados, podría ser una tercera opción viable en casi todos los estados con la estrategia de campo adecuada y una campaña mediática inteligente.

Como un vendedor experimentado, Schultz tiene que usar su dinero y su audacia para cortejar a los electores independientes como si fueran clientes nuevos; hacerlos sentir empoderados por el hecho de que no se identifican con ninguno de los principales partidos políticos disfuncionales. Con la estrategia correcta, podría negociar su éxito en el mundo empresarial y transformar una marca entrañable en un vector político viable.

OPINIÓN: Si Trump no gana en 2020, ¿lo estará esperando un juicio penal?

La abundancia de candidatos demócratas favorecerá a Schultz porque la atomización de las alianzas durante la temporada de las elecciones primarias deprimirá el apoyo a cualquier demócrata en particular, lo que significa que en las primeras encuestas de 2019 (suponiendo que pueda consolidar una base de partidarios) podría tener mejor desempeño que todos los demás candidatos salvo Trump, lo que le dará credibilidad inmediata y legitimidad a su campaña.

Con la ayuda de los amigos

Conforme se vaya calentando la carrera electoral, Schultz estará rezando para que surjan algunos candidatos centristas formidables en las primarias demócratas. Tiene que estar preparado para que políticos como Joe Biden y Michael Bloomberg —quienes tienen la capacidad de conseguir un gran apoyo de los demócratas moderados que sospechan tanto de los progresistas como Warren, Kamala Harris y Julián Castro, como de Trump— ganen un impulso considerable, pero no suficiente como para ganar las primarias.

Las candidaturas de Biden y Bloomberg ( ninguna está confirmada hasta ahora ) beneficiarán a Schultz siempre y cuando no cobren demasiado impulso. Lo más probable es que el equipo de campaña de Bloomberg haga un buen trabajo al convencer a los electores de que no es un error elegir a un empresario, sino que los estadounidenses eligieron al equivocado la última vez.

La solemnidad de Biden y su resurgimiento en el escenario nacional les recordará a los estadounidenses lo que es tener una mano firme en el timón del país. También es muy probable que el equipo de campaña de Bloomberg busque atraer a los independientes desde el principio, lo que colocará a Schultz inadvertidamente como la segunda opción para los independientes de Bloomberg.

Lee: Las dos veces en que Howard Schultz salvó a Starbucks

Si la apuesta formidable de Biden y de Bloomberg fracasara, millones de demócratas se pondrían a buscar un nuevo centrista sensato; para ellos, un Schultz independiente bien podría ser la opción. Sin embargo, es arriesgado apostar a que Biden y Bloomberg atraigan a los centristas; si cualquiera de las dos campañas despega y se vuelve el candidato demócrata, quedaría poco oxígeno para un centrista independiente como Schultz.

Lo menos probable, pero no por eso totalmente imposible , es que el exgobernador de Ohio, John Kasich, decida desafiar a Trump en las primarias republicanas pero se quede corto al final. Si Howard Schultz logra desarrollar un mensaje independiente sólido, podría atraer a los republicanos que apoyaban a Kasich, a quienes nunca votarían por Trump y a los republicanos moderados.

Garantizar el acceso a las boletas en los 50 estados

Uno de los principales problemas a los que se enfrentan los candidatos presidenciales de un tercer partido es el acceso a las boletas y el desarrollo de una estrategia de campo formidable a falta de un partido local en el cual apoyarse.

Como parte del plan de Bloomberg para la candidatura independiente en 2016, sus asesores determinaron que sería posible que un candidato independiente hiciera una maniobra para entrar en la boleta de los 50 estados , pero para hacerlo se necesitaría mucha anticipación para organizar los recursos necesarios, tanto jurídicos como prácticos, para cumplir los requisitos electorales de cada estado.

Si Schultz está tomando en serio entrar a la jugada en 2020, tendría que estar dispuesto a invertir parte de su capital neto estimado de 3,400 millones de dólares para desarrollar equipos locales y contratar abogados electoralistas en los 50 estados en los próximos meses.

OPINIÓN: Las oportunidades para los demócratas en 2019

La transición de ejecutivo a político

El comodín más importante en la candidatura presidencial independiente de Schultz es el candidato en sí. Al igual que el presidente actual, este multimillonario que empezó desde abajo no ha probado talento en el mundo político.

Recorrer los sembradíos de frijol con los agricultores de Iowa no es lo mismo que ordenar sesiones de capacitación en diversidad en toda una empresa. ¿Será capaz de detallar las cuestiones económicas y políticas complejas en términos con los que el elector promedio se identifique? ¿Cómo manejará los ataques inevitables de quienes lo llamen plutócrata desconectado del mundo? ¿Podrá presentar propuestas sensatas para resolver los problemas más divisivos del país, como la inmigración y los servicios de salud? ¿Cómo hará Schultz para proyectar la imagen de ganador y no solo la de un cachavotos?

Para la prensa y los expertos en Washington, la candidatura independiente de Schultz aportaría un elemento potencialmente transformador a una dinámica electoral de por sí fascinante. Si Schultz de verdad tiene aspiraciones presidenciales, este es el momento en el que las estrellas están más o menos alineadas para que haya un candidato legítimo de un tercer partido.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad