Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

OPINIÓN: ¿Cómo interpretar la obra en la que 'Ivanka' aspira migajas?

El arte no tiene que tener un significado fijo, pero en combinación con otros aspectos más trillados, la obra se viene abajo, opina Paddy Johnson.
La doble de Ivanka Trump - 'Ivanka Trump'
Ivanka Vacuuming es un concepto ingenuo que funciona mejor en ferias de arte y en Instagram, en donde la atención es breve y los amantes del arte de izquierda probablemente perdonen esas fallas porque tiene el mensaje que les agrada, opina Paddy Johnson.

Nota del editor: Paddy Johnson es editora del próximo libro Impractical Spaces y editora fundadora de Art F City, un blog sobre arte contemporáneo. Junto con Nancy Kleaver, dirige PARADE, una organización artística no lucrativa que encarga proyectos artísticos con sentido cívico en Queens, Nueva York. Da clases de arte multimedia y de escritura en Nueva York. Síguela en Twitter como @artfcity . Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

(CNN) — Una de las consecuencias desafortunadas de la presidencia de Donald Trump es la intervención cada vez mayor de los millonarios desconectados de la realidad en el discurso público. No solo se trata del presidente de Estados Unidos y su familia, sino del ejército de ejecutivos, abogados y cabilderos que lo rodea.

Aunque es probable que los estadounidenses no estén acostumbrados a un elitismo plutocrático descarado, el mundo del arte lo está. En este ámbito, unas cuantas personas acaudaladas determinan, en gran medida, qué se ve y de qué se habla. Los acaudalados miembros de los consejos de administración de los museos respaldan exposiciones frívolas; la prensa sigue el dinero y el nepotismo anda libre por ahí.

Lee: Ivanka Trump responde a un performance que la imita

La artista Jennifer Rubell está inmersa en ese mundo; es una estrella establecida e hija de los megacoleccionistas Mera y Don Rubell. En teoría, ¿quién mejor para enfrentar a Ivanka Trump en una performance que se exhibe actualmente en Washington ?

Rubell, a quien se conoce por la producción de instalaciones artísticas con grandes pilas de madera, ahora nos trae Ivanka Vacuuming, que se exhibirá hasta el 17 de febrero en la galería de arte móvil de CulturalDC. Una doble de la hija del presidente, que lleva un vestido rosa entallado y zapatillas de tacón de aguja, aspira unas migajas de una alfombra fucsia. Mientras trabaja, se invita a los espectadores a arrojar más migajas a sus pies, las cuales pueden tomar de una montaña de migajas que está cerca de ahí.

Publicidad

Al parecer, Ivanka se sintió atacada y respondió a la obra en Twitter: "Las mujeres pueden optar por perjudicarse unas a otras o ayudarse a crecer. Elijo lo segundo".

No hay muchas pruebas de casos en los que Trump haya hecho lo segundo, lo que contribuye a la interpretación de la obra. La autoproclamada defensora de la mujer respaldó la nominación de Brett Kavanaugh (acusado de mala conducta sexual) a la Suprema Corte, según un reportaje de Vanity Fair en la que se cita a dos personas que tenían conocimiento de la situación antes de que se confirmara su candidatura.

Hizo campaña a favor de la extremista antiaborto Kim Reynolds , candidata a la gubernatura de Ohio, y cubrió a su padre luego de que este dijera que a la exconductora de Fox News, Megyn Kelly, "le salía sangre hasta por los ojos". Al igual que con los otros Trump, para Ivanka, lo que beneficia a su familia es bueno para las mujeres .

OPINIÓN: Todas las mujeres del presidente son cómplices

Lo que queda, bajo la administración de su padre, ni siquiera son migajas.

(Rubell respondió al tuit de Trump invitándola a ver la exposición con sus propios ojos. "Me alegraría organizarlo de tal forma que venga sola, sin el circo mediático que se ha formado a su alrededor", escribió Rubell . "No estoy perjudicando a nadie. Estoy explorando temas complejos que a todos nos interesan").

Entonces ¿cómo tendríamos que interpretar esta obra? Tal vez la doble de Ivanka está chupando con su aspiradora los derechos y las libertades que las mujeres han ganado. La aspiradora tiene la intención de aludir al rol doméstico que se espera que las mujeres desempeñen. Cada vez que tiramos migajas a los pies de Ivanka, socavamos lentamente esos privilegios.

Bueno, algo así. La pila de migajas nunca se agota, así que si participar tiene una consecuencia, el espectador nunca la sufre. Es más, la metáfora no funciona bien: un montón enorme de migajas es despreciable, mientras que una montaña de progresos reales y graduales no lo es.

OPINIÓN: El inquietante papel de Ivanka Trump

El arte no tiene que tener un significado fijo, pero en combinación con otros aspectos más trillados, la obra se viene abajo. El simbolismo evidente de que el rosa y la aspiradora representan a la mujer, por ejemplo, causa risa, no curiosidad intelectual.

La verdad es que Ivanka Vacuuming es un concepto ingenuo que funciona mejor en ferias de arte y en Instagram, en donde la atención es breve y los amantes del arte de izquierda probablemente perdonen esas fallas porque tiene el mensaje que les agrada. Como miembro de esta comunidad, no soy inmune a esto, aunque sé que es arte malo.

Rubell, quien explica en el comunicado de prensa que a los espectadores les gusta atormentar al intérprete, reconoce tácitamente que la obra no es muy diferente a un tanque en el que puedes sumergir a alguien de un pelotazo. "Nos hace sentir poderosos y queremos más", dice sobre la obra, como si estuviera llevando a cabo un estudio etnográfico de la psique estadounidense. Una lectura más amable de esta atracción de feria podría ser que alude a que se suele usar más a las mujeres que a los hombres para dar lecciones y para victimizarlas. Pero esto parece demasiado.

Aunque el mensaje político me impide renegar totalmente de esta obra, tampoco confío en ella. Fuera del espectáculo con el que el arte trafica, el proyecto tiene un tufo de hipocresía que no puedo sacudirme del todo.

Jennifer Rubell no está usando su posición económicamente privilegiada para combatir la desigualdad de género, la está usando para vender arte que critica a otras mujeres privilegiadas por no hacerlo. Es una especie de moralismo pasivo que nos hemos acostumbrado a ver en los millonarios desde hace un par de años y merece mucha menos exposición.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad